Destrezas Sociales para una Mayor Integración

  • Imprimir Amigable y PDF
Destrezas Sociales y el retardo mental (ahora Discapacidad Intelectual) 

Sobre el nuevo concepto del Retardo Mental

 

Comentemos algunas ideas que se están planteando en otros países más avanzados que el nuestro (Venezuela) con relación a uno de los tipos más frecuentes y representativos de las discapacidades humanas: el retardo mental.
En nuestro país se estima que cerca de 600.000 venezolanos - 3% de la población - tienen algún tipo de retardo mental.

 

Para cada uno de nosotros el retardo mental tiene una significación muy particular porque un miembro de nuestra familia, un hijo o una hija, en algunos de los presentes, tiene esta condición que nunca terminamos de entender completamente. Conocemos muchas cosas acerca de él o de ella y aún nos quedan otras muchas cosas por saber. Queremos conocer más.

Nuevos aspectos a considerar...
 
Un grupo de especialistas de los Estados Unidos, en 1992, hizo un gran esfuerzo por presentarnos algunos aspectos nuevos que nos pueden ayudar a mejorar el trato dado a nuestros hijos o hermanos con retardo mental.

 

Hay personas que antes de los 18 años de edad presentan dificultades en determinadas habilidades de su vida diaria relacionadas con su inteligencia conceptual, práctica y social.

 

Cuando son evaluadas con uno o más tests de inteligencia, su funcionamiento es inferior al promedio de las personas de su grupo, además de tener limitaciones en algunas áreas de habilidades adaptativas que son esenciales para un adecuado funcionamiento en la sociedad. Entonces decimos que ellas tienen retardo mental.

 

Eso expresa la nueva definición que dice textualmente:

 

"El retardo mental se refiere a diferencias substanciales en el funcionamiento actual. Se caracteriza por un funcionamiento intelectual significativamente inferior al promedio, que existe simultáneamente con limitaciones relacionadas en dos o más de las siguientes áreas de habilidades adaptativas: comunicación, autocuidado, vida en el hogar, habilidades sociales, manejo de la comunidad, autoconducción, salud y seguridad, habilidades académicas funcionales, tiempo libre y trabajo. El retardo mental se manifiesta antes de los 18 años. (AAMR, 1992)."
No interesa a los padres que les den un diagnóstico que perpetúe el carácter estigmatizador de una etiqueta tan poco apreciada en nuestra sociedad, el retardo mental, nombre que tanta angustia produce en las familias de muchos venezolanos.

Tampoco queremos que nos sigan repitiendo las características de una determinada categoría o clasificación a las que se ajusta nuestro hijo o hija. Con eso los padres no hacemos nada. Lo que sí queremos es lograr una evaluación que tome en cuenta todos los aspectos de su vida, a partir de la participación de cada uno de nuestros hijos o hermanos con retardo mental en los diferentes ambientes en que se mueve para conocer cuál es la mejor ayuda que podemos ofrecerle.

 

Tampoco se trata de un simple cambio de una definición que la conocemos más o menos, por otra nueva que tampoco llegaremos a entender totalmente. No somos especialistas ni nos interesa quedarnos en los aspectos teóricos; queremos trabajar por nuestros hijos.

Según la nueva definición del retardo mental:

 

Deben cumplirse las siguientes condiciones o premisas...

- que las personas que evalúen tomen en cuenta las diferencias del grupo cultural al que pertenece nuestra familia, así como el lenguaje que utilizamos en nuestra casa para comunicarnos, y algunas conductas que caracterizan al grupo venezolano del cual formamos parte.

- Por otra parte, reconocemos que nuestros hijos tienen limitaciones en algunas habilidades que dificultan que se defiendan solos en nuestra comunidad. Pero lo que muchos profesionales no entienden o no creen es que nuestros hijos tienen algunas destrezas o algunas habilidades y cualidades particulares que ellos muestran, que nosotros los padres las conocemos pero que los demás no, que muchas veces pasan desapercibidas y que son de un gran valor.

- Finalmente, es posible que el funcionamiento de nuestros hijos mejore si se les proporciona la ayuda y asistencia necesaria durante el tiempo necesario. Eso lo queremos de veras.

El cumplimiento de estas condiciones para la evaluación marca una gran diferencia con lo que estamos acostumbrados a ver cuando no se toma en cuenta la interacción de la persona con su ambiente, ese contacto directo de nuestro hijo o hija con su comunidad.

 

El cumplir estas condiciones antes de etiquetar a nuestros hijos como retardados mentales nos hace pensar que ahora se trata de favorecerlos mucho más y eso nos contenta mucho porque es lo que aspiramos los padres.{mospagebreak}

Comprendiendo mejor la definición del retardo mental: un triángulo...
Para entender mejor la definición del retardo mental pensemos en un triángulo que, como sabemos, tiene tres lados.

 

- En uno de los lados de dicho triángulo están la inteligencia y las habilidades adaptativas; son las capacidades o atributos que determinan un funcionamiento adecuado en la sociedad. Ambas son necesarias, pero no suficientes.

 

- En el otro lado del triángulo están los ambientes o entornos como el hogar, el trabajo/escuela, y la comunidad; es decir, entendemos que son los lugares donde nuestro hijo o hija vive, aprende, juega, trabaja, se socializa e interactúa y donde deben evidenciarse las limitaciones en sus capacidades.

 

- Se completa el triángulo destacando en su base o lado inferior el nivel de funcionamiento presente para referirnos a las necesidades de apoyo, de ayuda, de tratamientos y servicios que los padres necesitamos porque solos no podemos hacer mucho a favor de nuestros hijos.

 

El diagnóstico diferencial, punto de partida en el proceso de evaluación
El proceso de evaluación para determinar si un niño o niña tiene o no retardo mental, se inicia con el llamado diagnóstico diferencial. Para eso los psicólogos evalúan su inteligencia, las psicopedagogas observan e intentan describir sus habilidades sociales y los médicos los examinan detenidamente, y cuando es el caso les hacen otros exámenes o pruebas complementarias.

 

Clasificación y descripción de potencialidades y limitaciones: segundo paso en la evaluación
Como segundo paso del proceso de evaluación se encuentra la clasificación y descripción de las potencialidades y limitaciones - puntos fuertes y débiles - de cada uno de nuestros niños y jóvenes a quienes se considera que tienen retardo mental.

 

La descripción de las fortalezas y debilidades debe hacerse especificando el tipo de observaciones conductuales, las pruebas psicométricas que utilizan los psicólogos, las evaluaciones médicas y otros estudios que generalmente nos piden que los padres realicemos con los diferentes especialistas que nos toca visitar, a veces por años y años.

 

Es muy interesante que no se queden con un casillero, rótulo o categoría, porque nuestros hijos no son cosas, sino personas que poseen muchas capacidades y algunas limitaciones.

 

Tomando en cuenta el ambiente familiar y social del individuo.
Lo que no sabíamos es que ahora se toma en cuenta el ambiente familiar y social en que vivimos. ¿Hasta dónde la vivienda, el trabajo y la educación facilitan o restringen el retardo mental de nuestros hijos?

 

No todos tenemos un ambiente óptimo que facilita la independencia/interdependencia, la productividad y la integración a la comunidad. Tomar en cuenta estos aspectos puede hacer la diferencia entre dos niños que aparentemente tienen el mismo grado de retardo mental.

 

Establecimiento del perfil e intensidad de los apoyos necesarios: tercer paso en la evaluación
El tercer paso es el establecimiento del perfil e intensidad de los apoyos necesarios en cada una de las dimensiones o aspectos que constituyen una persona, luego de describir las fortalezas y debilidades en su interacción con el ambiente.

 

El nivel de apoyo o ayuda que se requiere recibe diferentes nombres de acuerdo al tiempo que debe durar, si es por un tiempo preciso o si por las características de nuestro hijo debe durar largos años de vida, como puede ser un programa de Modificación de Conducta, un programa para controlar esfínteres, un Programa de Terapia de Lenguaje por un tiempo determinado o algunas sesiones para enseñarle a utilizar el autobús o la camionetica de transporte público.

 

Estas observaciones ofrecen un breve resumen de la propuesta de ese grupo de especialistas norteamericanos que ya se ganó un punto positivo por el sólo hecho de darse a conocer y desatar la discusión sobre este tema. Las discapacidades en general y el retardo mental, en particular, no tienen verdades absolutas ni son dogmas. El debate y la controversia no debilitan las ideas; las fortalecen.
 
La importancia de las habilidades adaptativas
En la definición del retardo mental que acabamos de nombrar se destaca la importancia de las habilidades adaptativas en el proceso de evaluación. Eso es algo que los profesionales tienen muy en cuenta y que los padres debemos tener siempre presente.

 

Nuestros hijos que tienen necesidades especiales, muchas veces, la mayoría de las veces, lo que tienen es una carencia de habilidades y destrezas para defenderse y manejarse en todas partes. No debe preocupar a un padre cuál es el Cociente Intelectual de su hijo. Es más importante aceptar y conocer cómo está en cuanto a la capacidad para adaptarse a los diferentes lugares, personas, circunstancias que le toca vivir cada día.

 

Las así llamadas habilidades adaptativas harán más o menos fuerte su grado o nivel de discapacidad.

 

Si existe algún tipo de daño orgánico, físico, biológico, casi nada podemos hacer frente a la presencia del daño orgánico. Sin embargo, podemos intervenir y cambiar el número y calidad de las habilidades sociales, de las destrezas que nuestro hijo o hija cuenta en las diferentes etapas de su vida. Eso sí es importante. Eso sí es de vida o muerte, porque de ellas depende su supervivencia y su misma felicidad.

 

La importancia de los ambientes
En segundo lugar, hay que subrayar la importancia que hoy se asigna a los ambientes donde viven y se desarrollan nuestros hijos. La evaluación que se mencionó anteriormente exige interacción directa, concreta y real, de la persona. Es evidente el valor que tienen ahora tanto la familia como la comunidad. Por fin se nos toma en cuenta. Siempre se habló de los padres. Ahora se les toma en cuenta y se les pide su compromiso y participación directa.{mospagebreak}

 

Destrezas sociales que debemos cultivar en la persona con necesidades especiales

 

Las diez habilidades adaptativas...

 

Para facilitar el trabajo de reflexión y análisis de las destrezas que debemos cultivar en nuestros niños y jóvenes con necesidades especiales, como punto de referencia, retomo de la misma fuente norteamericana la definición de cada una de las diez habilidades adaptativas, con la seguridad que, al formar parte de un esquema trabajado previamente tendremos a la mano un material que nos permitiría luego re-pensarlo en términos y situaciones propias de nuestra realidad venezolana, de acuerdo a las características y necesidades de cada una de las personas a quienes ayudamos a lograr su integración.

 

¿Qué destrezas debe poseer la persona con necesidades especiales para lograr una mayor integración social y laboral?

 

Sigue un contenido retomado de Verdugo, 1996 pp.538-39 y cuya lectura facilitará la respuesta a esta pregunta:

 

1. Comunicación:
Habilidades que incluyen la capacidad de comprender y transmitir información a través de comportamientos simbólicos (por eje. palabra hablada, palabra escrita/ortografía, símbolos gráficos, lenguaje de signos) o comportamientos no simbólicos (por eje., expresión facial, movimiento corporal, tocar, gestos).

 

Ejemplos concretos incluyen la capacidad de comprender o de recibir un consejo, una emoción, una felicitación, un comentario, una protesta o un rechazo. Habilidades de nivel más elevado de comunicación (por eje. escribir una carta) estarían también relacionadas con habilidades académicas funcionales.

 

Reflexión: En el caso de mi hijo o hija ¿cuáles son sus destrezas de Comunicación? ¿Qué es lo que le hace más falta? Intente resumirlas en tres lineas.

2. Autocuidado:
Habilidades implicadas en el aseo, comida, vestido, higiene y apariencia física.

 

Reflexión: ¿cómo está mi hijo o hija en autocuidado?

 

3. Habilidades de vida en el hogar:
Habilidades relacionadas con el funcionamiento dentro del hogar, tales como:
- el cuidado de la ropa,
- tareas del hogar
- cuidado del hogar
- preparación de comidas
- planificación y elaboración de la lista de compras
- seguridad en el hogar
- planificación diaria.

Habilidades asociadas incluyen:
- la orientación y el comportamiento en el hogar y en el vecindario
- comunicación de preferencias y necesidades
- interacción social
- aplicación de habilidades académicas funcionales en el hogar.

Reflexión: En este punto y en cada uno de los que vienen después, podría detenerme unos minutos y ver las necesidades de mi hijo o hija. Estaría pensando en algunas de las cosas más importantes para él o ella. ¿Cómo puedo hacer para que aumente sus habilidades adaptativas?

4. Habilidades sociales.
Relacionadas con intercambios sociales con otros individuos, incluyendo
- el iniciar, mantener y finalizar una interacción con otros
- recibir y responder a las claves o pistas situacionales pertinentes
- reconocer sentimientos, proporcionar feedback positivo y negativo
- regular el comportamiento de uno mismo, ser conciente de la existencia de iguales y aceptación de éstos
- calibrar la cantidad y el tipo de interacción con otros
- ayudar a otros
- hacer y mantener amistades
- afrontar las demandas de otros
- compartir, entender el significado de la honestidad y de lo hermoso
- controlar los impulsos
- adecuar la conducta a las normas
- respetar normas y leyes
- mostrar un comportamiento sociosexual apropiado.

 

5. Utilización de la comunidad
Habilidades relacionadas con una adecuada utilización de los recursos de la comunidad incluyendo:
- el transporte
- comprar en tiendas, grandes almacenes y supermercados
- utilización de otros servicios de la comunidad (por eje. bombas de gasolina, tiendas de reparación, consultas médicas)
- asistencia a la iglesia
- teatro, cine y visitar otros lugares y eventos culturales.

Habilidades relacionadas incluyen:
- el comportamiento en la comunidad
- comunicación de preferencias y necesidades
- interacción social
- aplicación de habilidades académicas funcionales.

6. Autodirección:

 

Habilidades relacionadas con
- realizar elecciones,
- aprender a seguir un horario,
- iniciar actividades adecuadas a los lugares, condiciones, horarios e intereses personales;
- completar las tareas necesarias o requeridas;
- buscar ayuda en casos necesarios;
- resolver problemas en situaciones familiares y en situaciones novedosas y demostrar asertividad adecuada y habilidades de autodefensa.

 

7. Salud y seguridad

 

Habilidades relacionadas con el mantenimiento de la salud, tales como:
- comer
- identificar síntomas de enfermedad
- tratamiento y prevención de accidentes
- primeros auxilios
- sexualidad
- ajuste físico
- consideraciones básicas sobre seguridad (por eje. seguir las reglas y leyes, utilizar el cinturón de seguridad, cruzar las calles, interactuar con extraños, buscar ayuda);
- chequeos médicos regulares y hábitos personales.

Habilidades relacionadas incluyen:
- protegerse de comportamientos criminales,
- utilizar un comportamiento adecuado en la comunidad,
- comunicar preferencias y necesidades,
- participar en interacciones sociales y
- aplicar habilidades académicas funcionales.
8. Académicas funcionales:

 

Habilidades cognitivas y habilidades relacionadas con aprendizajes escolares, que tienen además una aplicación directa en la vida. Por ejemplo:
- escribir
- leer
- utilizar de un modo práctico los conceptos matemáticos básicos,
- conceptos básicos de ciencias y todo aquello relacionado con el conocimiento del entorno físico y la propia salud y sexualidad
- geografía
- estudios sociales

Es importante destacar que esta área no se centra en los logros académicos correspondientes a un determinado nivel sino, más bien, en la adquisición de habilidades académicas funcionales en términos de vida independiente.

 

9. Ocio y tiempo libre:
Hace referencia al desarrollo de intereses variados de tiempo libre y ocio (por eje. entretenimiento individual y con otros) que reflejen las preferencias y elecciones personales y, si la actividad pudiera ser realizada en público, las normas asociadas a la edad y a la cultura.

 

Las habilidades incluyen:
- elecciones e intereses de propia iniciativa
- utilización y disfrute de las posibilidades de ocio del hogar y de la comunidad y de las actividades  recreativas solo y con otros
- jugar socialmente con otros
- respetar el turno
- finalizar o rehusar actividades de ocio o recreativas
- ampliar la duración de la participación
- aumentar el repertorio de intereses, conocimientos y habilidades.

Habilidades asociadas incluyen:
- comportarse adecuadamente en lugares de ocio y tiempo libre
- comunicar preferencias y necesidades
- participar de la interacción social
- aplicar habilidades funcionales académicas
- exhibir habilidades de movilidad.
10. Trabajo:

 

Habilidades relacionadas con poseer un trabajo a tiempo completo o parcial en la comunidad, en términos de habilidades laborales específicas, comportamiento social apropiado y habilidades relacionadas con el trabajo. Por ejemplo,
- finalizar las tareas
- conocimiento de los horarios
- habilidades para buscar ayuda
- recibir críticas y mejorar habilidades;
- manejo del dinero
- localización de recursos financieros y aplicación de otras habilidades académicas funcionales
- habilidades relacionadas con el ir y volver del trabajo
- prepararse para el trabajo
- manejo de uno mismo mientras esté en el trabajo
- interacción con los compañeros.
 
Autor: Manuel Aramayo Z., Doctor en Psicología
Fuente: Ponencia del Dr. Manuel Aramayo en el evento para padres "Si Podemos", 
organizado por Fundación Paso a Paso, Caracas 1997
Nota editorial: El formato de la ponencia ha sido adaptado para facilitar su lectura online.
Visto 8109 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Banner Concurso2016 291x86

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA