Dile NO al acoso escolar

  • Imprimir Amigable y PDF
Fuente: Adaptado de Stopbullyingnow.hrsa.gov
Traducción: Angela Couret
Publicado en Paso-a-Paso Vol. 21 No. 1


¿HAS SIDO TESTIGO DE UNA SITUACIóN DE ACOSO? ¿TE MANTUVISTE COMO ESPECTADOR?

Si has presenciado un acto de acoso u hostigamiento hacia algún compañero, hay acciones que puedes tomar para ayudar. Podría ser más fácil mantenerte como espectador (o tratar de ignorar la situación), pero recuerda, todos necesitamos ayuda de vez en cuando. Piensa en cómo te sentirías si te pasara a ti y la próxima vez que veas a un compañero siendo víctima del hostigamiento, prueba algunas de las siguientes estrategias.

Reporta el acto de acoso a un adulto. Muchos niños objeto de intimidación sienten temor de comunicarlo a un adulto (especialmente a un maestro o al director) porque temen que el hostigador se entere y que la situación empeore. Es allí que tú puedes intervenir. Aún cuando te dé temor decírselo a un adulto, sería lo correcto. No es cuestión de ser un soplón – se trata de ayudar a un compañero.

¿A quién decírselo? Podrías contárselo a tu maestro, al psicólogo u orientador escolar, a  tus padres, a tu entrenador o a cualquier adulto en quien confíes. Podría ser más fácil si le pides a algún amigo que te acompañe. Asegúrate de explicarle al adulto exactamente lo que pasó – a quien hostigaron, quien fue el hostigador, dónde y cuándo.  Si no estás seguro de la situación de acoso, pero lo sospechas, sería bueno informarlo de todos modos. La mayoría de los adultos se preocupan por este tipo de situación y se alegrarán mucho de que se lo comentes. Si ya lo comunicaste a un adulto pero te parece que no han tomado ninguna acción (o sientes que las cosas no han mejorado), encuentra otro adulto a quien confiárselo.

Apoya a la persona que está siendo intimidada. A veces lo mejor que puedes hacer por una persona objeto de hostigamiento es simplemente ser un buen amigo. Podrías acompañarlo camino a casa o pasar un rato juntos a la salida de la escuela; sentarte a su lado en el transporte o en el comedor; tratar de incluirlo en las actividades académicas o sociales o simplemente pasar tiempo juntos y tratar de comprender lo que le está sucediendo. Verás que estas acciones sencillas tendrán un gran impacto y demostrarán a tu compañero que te importa lo que le sucede.

Enfrenta al hostigador. Si te sientes seguro enfrentándote al hostigador, dile, de manera sencilla, que lo que está haciendo está mal y que debería dejar de hacerlo.  Por ejemplo: “Juan, deja eso. A nadie le parece simpático.” Si es posible, haz que otros amigos te apoyen. Cuando los hostigadores se dan cuenta que sus acciones no resultan simpáticas a los demás, probablemente las abandonen. Eso sí, no siempre es fácil enfrentarse a muchachos más grandes o más fuertes o más populares que tú así que si no te sientes cómodo enfrentándote, no hay problema. Eso sí, al menos dícelo a un adulto.

¿Eres víctima de acoso escolar?

Si eres objeto de intimidación, seguramente te sientes muy mal. Pero no importa lo mal que te sientas, debes saber que no estás solo. Así es. Hay muchos muchachos en todo el mundo que atraviesan situaciones similares a la tuya a diario. Y aunque a veces te sientas impotente, hay muchas cosas que puedes hacer para detenerlo. Prueba estas ideas.

Infórmale a un adulto siempre. A veces es difícil hablar con los adultos sobre lo que te pasa pero ellos pueden ayudarte. Coméntaselo a un adulto en quien confíes – tus padres, tu maestro, el orientador escolar, tu entrenador, tu vecino. Si en el pasado acudiste a un adulto y no hicieron nada al respecto, busca otra persona en quien confiar. Y si tienes miedo de ir solo a contarlo, busca alguien que te acompañe – un amigo, un hermano.  Cuando alguien nos apoya, es menos difícil hacerlo. Explícale al adulto exactamente lo que sucedió – quien te intimidó, dónde y cómo sucedió, desde cuando viene sucediendo y cómo te sientes. Si lo comentas con un adulto en tu escuela, pregúntale qué medidas tomará para detener la situación. Una de sus responsabilidades es asegurar tu bienestar. La mayoría de los adultos se preocupan mucho por el acoso escolar y harán todo lo posible por ayudarte.

Mantente dentro de un grupo. Los muchachos que intimidan suelen victimizar a los que pasan mucho tiempo solos. De esa forma es más fácil y tienen mayores probabilidades de pasar desapercibidos. Si pasas más tiempo con tus compañeros, no serás una víctima tan fácil y tendrás otros compañeros a tu alrededor para ayudarte si se presenta una situación difícil.

Si te sientes seguro haciéndolo, enfréntate a la persona que te está intimidando. Si esa persona piensa que no vas a hacer nada al respecto, probablemente se ensañe contigo. Esto no significa que debas buscar pleito con ellos o convertirte tú en acosador. Más bien intenta expresarle con firmeza que no te gusta lo que está haciendo y que deje de hacerlo. Bien sencillo. Podrías decir algo como: “Déjame tranquilo, Juan”, y luego alejarte. De ser posible, habla de manera calmada. A los hostigadores les gusta ver que te molestan. Si tienes miedo de enfrentarte a la persona por ti solo, pídele a alguien que te acompañe y apoye. Los acosadores probablemente te escuchen y se detengan cuando vean que no estás solo. Si no te sientes cómodo enfrentándote, no lo hagas. Simplemente aléjate. Pero asegúrate de comunicárselo a un adulto.

Intégrate a algún grupo o asociación o participa en actividades donde puedas conocer a otros muchachos. A veces es muy bueno unirte a clubes o participar en actividades que te interesen. ¿Qué tal integrarte a un equipo en algún deporte o unirte a una tropa Scout? Podrás conocer a otros muchachos que compartan tus intereses y hacer buenos amigos.{mospagebreak}

“Me gustaría decírselo a mis padres o al profesor, pero no sé cómo hacerlo…”

Muchos chicos querrían hablar de sus problemas o comentar lo que están viendo que sufren otros pero no se atreven a hacerlo, ni ven el momento adecuado para ello. A veces ni siquiera se atreven a comentarlo con un compañero, aunque sea su amigo. Les da vergüenza y les duele reconocer que están en una situación de indefensión que refleja debilidad ante alguien que se ha erguido como poderoso. Sin embargo, es necesario que el maltrato salga a la luz. Es la única forma en que paren las agresiones.

En ocasiones no se ha producido una agresión física, sino que se trata de una amenaza velada o indirecta -por ejemplo, a través del teléfono celular o internet- y no se puede determinar quién está detrás de ella. Por eso no se sabe cómo explicarlo. Aún así, es necesario que se comente, que se hable de ello y que se ayude, tanto al que agrede como al agredido.

Si no sabes cómo contarlo a un adulto o tienes miedo de parecer un “soplón”, piensa que no hay ninguna justificación para que seas víctima o que un compañero sea víctima de esta situación. Los conflictos hay que abordarlos para que se resuelvan. Te sugerimos:
- No esperar hasta que el nivel de daño u hostigamiento haya causado mucho miedo o malestar. Actúa cuando sientas que se están pasando contigo, que cada vez son más las personas que te maltratan o lo hacen con más frecuencia o intensidad. Actúa cuando antes.
- Decidir a qué adulto o compañero le contarás tu problema. Busca un momento tranquilo en el que puedas hablar con sinceridad para expresar lo que te pasa. Deberás contar los hechos, tus emociones (lo que sientes, tus inquietudes, tus miedos…), tus deseos… y solicitar ayuda.
- Pedirle ser discreto, que no vaya contando a cualquiera lo que te está pasando y que te ayude a definir un plan para detener el maltrato.
- Confiar en que, en realidad, casi todo el mundo piensa que no está bien que un compañero sufra por la agresión de otro. Tendrás muchos más aliados de lo que piensas. Cree en ti y en los demás.
Qué NO hacer si eres objeto de hostigamiento.
- Creer que es tu culpa. ¡Nadie merece ser intimidado!
- Entrarte a puños con el intimidador o acosarlo de vuelta. Esto no mejorará las cosas y podría meterte en problemas. Además, tú eres mejor que él.
- Callarte y aguantar esperando que la situación de acoso se esfume sola. Es normal querer ignorar la intimidación o desear que termine – incluso deseando que otra persona se convierta en la víctima. Pero, frecuentemente, la situación de intimidación no se detendrá hasta que los adultos u otros compañeros se involucren. Por eso, asegúrate de reportar la situación de acoso.
- Ausentarte de la escuela o evitar actividades porque tienes miedo que te intimiden. Faltar a la escuela o a las actividades que te gustan no es la respuesta. ¡Tienes todo el derecho de participar!
- Pensar que eres un “soplón” por reportarle a un adulto la situación. ¡Reportarlo NO significa soplar! Es lo que debes hacer.
- Autolesionarte. Algunos muchachos víctima del acoso se sienten tan tristes y deprimidos que pueden intentar lesionarse porque piensan que no hay nada más que puedan hacer. Definitivamente esa no es la respuesta. Conversa con un adulto inmediatamente y dile como te sientes. Ellos podrán intervenir.-

Visto 4443 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA