El trato hacia las personas con disminución psíquica

  • Imprimir Amigable y PDF
Fuente: Integración de Personas con Disminución Psíquica en el Tiempo Libro, Manual del monitor especializado.
Autores: Victor J. Ventosa - Rafael Marset (Coordinadores).
Publica: EDITORIAL CCS, 2000.
Reproducido con la autorizacion de Editorial CCS
Publicado en Paso-a-Paso, Vol. 17 No. 4

- Dirigirse directamente a la persona, en vez de hacerlo hacia algún acompañante: siempre que sea posible las personas con discapacidad psíquica deben hablar por sí mismas. En caso de que sea necesario, se deberá esperar a que el acompañante intervenga por propia iniciativa, es decir, no invitarle a que "traduzca" lo que dice la persona con disminución sin antes prestarle atención a ésta.

- Tratar a estas personas siempre con respeto, por ejemplo, no tratándoles como a niños si no lo son.

- En caso de encontrarse dentro de un grupo, debe tratársela como a una más: cuando estemos presentando al grupo, debemos también presentar a la persona con disminución sin aludir a su discapacidad.

- Animar a otras personas para que hablen directamente con las personas con retraso mental, y por lo tanto que no os hagan a vosotros las preguntas que desean hacerles a ellos.

- Dirigirse a las personas con retraso mental por el nombre, evitando diminutivos que los infantilicen.

- Hacer todo lo posible para incluir en la conversación a la persona con discapacidad psíquica, aunque ésta tenga alguna dificultad para expresarse.

- Escuchar y respetar sus opiniones.

- Respetar la intimidad y dignidad de las personas con retraso mental. Por ejemplo, en la medida de lo posible evitar estar presentes en la ducha, cuando se visten o desvisten, en el W.C.

- La actitud del animador tiene que basarse en la aceptación y tolerancia de las diferencias y limitaciones, en el conocimiento del participante y en una exigencia respecto a sus capacidades. No debemos caer en el error de exigirles más de lo que pueden hacer ni creernos que no pueden hacer nada y por lo tanto nosotros debemos ayudarles.

- Debemos rechazar los estereotipos. Evitaremos presentar cualquier tipo de característica física como factor determinante de la personalidad. Es necesario entender a la persona con discapacidad como un ser individual, complejo y poseedor de una gama completa de emociones.

- Mostrar a la persona con retraso mental no sólo como receptora sino también con capacidad para poder dar. Conviene recordar que no sólo debemos hacer cosas por las personas con retraso mental, sino también con ellas.

- Es conveniente presentarlos como miembros de una población media, sin dotes sobrehumanas, sensacionalistas, ni tampoco receptores de piedad (recordad que el protagonista de la película "Rainman" no es en absoluto el prototipo de persona autista).

- Tratarles de forma adecuada a la edad que tienen y no presentar una imagen infantilizada.

- Se les debe proponer, no imponer. Nosotros no estamos por encima de las personas con discapacidad. Es necesario para cualquier persona que ésta tenga capacidad de autodirigir su propia acción.

- Hay que ser pacientes, saber escuchar, estar abiertos a formas de comunicación no verbal a través de las cuales se expresan en muchas ocasiones las personas con retraso mental.

- Del mismo modo, hay que reconocer el derecho de autodeterminación que tienen las personas con disminución psíquica. Esto significa apoyarlas en la adquisición de las habilidades necesarias para escoger y decidir. Asumir este principio significa reconocer el derecho a equivocarse que tiene cualquier persona.

Debemos de dejar de hablar de disminuidos, deficientes, minusválidos, retrasados, etc., para reconocerlos como PERSONAS. Para no seguir etiquetando a estas personas, ya que una persona con deficiencia mental es más que su nivel intelectual.

Visto 2564 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Banner Concurso2016 291x86

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA