El rol del maestro en la comunicación del Hogar/Escuela: Todos ganan

  • Imprimir Amigable y PDF
Recomendaciones de Rick Lavoie, especialista en Dificultades de Aprendizaje, ampliamente conocido por sus talleres y videos que muestran lo que representa la escuela para muchachos con dificultades de aprendizaje.  
Fuente: LdOnline.com, 2008
Traducción abreviada: ángela Couret.
Publicado en el Boletín Paso a Paso Vol. 20 No. 3/Marzo - Mayo 2010.

Investigación tras investigación ha demostrado que las escuelas exitosas y productivas comparten una característica: solicitan, fomentan, facilitan y promueven la comunicación con los padres.

En estas escuelas: no se ignora a los padres, se les invita; no se evita a los padres, se les consulta;  no se les penaliza por opinar, se les insta a comunicarse.

La comunicación efectiva, consistente y proactiva entre maestros y padres es un fenómeno relativamente nuevo en nuestras escuelas. En generaciones anteriores, la consigna era “no tener noticias es una buena noticia” y los padres tenían noticias de los maestros solo cuando se presentaba una crisis o cuando el niño tenía serios problemas. Los contactos entre la escuela y el hogar eran forzados y artificiales y una vez que el muchacho llegaba a bachillerato, prácticamente inexistentes.

Pero ¡los tiempos cambian! En la mayoría de las comunidades hoy en día, los padres esperan (y exigen) que fluya la comunicación. Se perciben como “consumidores de servicios educativos” y anticipan estar informados sobre el desempeño de su hijo. Además, esperan que sus opiniones sean escuchadas y tener respuesta del maestro.

Este fenómeno es reciente en la educación regular, pero la comunicación entre hogar/escuela ha sido la norma en Educación Especial durante décadas. Los que trabajamos con niños con discapacidad sabemos que el éxito del niño depende mucho de la calidad y frecuencia de esta comunicación.

Nuestros colegas y amigos del sistema regular tienen mucho que aprender de nosotros.

He mantenido comunicación con los padres durante más de 35 años, como maestro y como administrador de escuela.

Reconozco que puede ser desafiante y desgastador, pero bien vale la pena el esfuerzo.

Estudios realizados por la Asociación Nacional de Psicólogos Escolares indican que una comunicación efectiva, receptiva, bien planificada entre la escuela y el hogar tiene los siguientes resultados en las escuelas: mejores notas; una actitud estudiantil más positiva; menor número de derivaciones a educación especial; merma en la tasa de deserción escolar; disminución de conductas de alto riesgo; mejor estado de ánimo entre los maestros; relaciones más cordiales entre la escuela y la comunidad; mayor apoyo de los padres a iniciativas y programas de la escuela; aumento en donaciones de insumos, materiales y servicios para la escuela; mejor opinión de los padres en relación con la escuela. ¡Todos ganan!

Siguen algunas advertencias para el maestro que desea aumentar la intensidad y frecuencia de sus comunicaciones. {mospagebreak}
Forje una alianza con los padres.
Una alianza implica que todos los involucrados trabajen juntos -como iguales- con derechos y responsabilidades específicas relacionados con un objetivo común. Cada parte contribuye sus propias destrezas y conocimientos específicos para lograr los objetivos.

Desafortunadamente, gran parte de la comunicación hogar/escuela es unidireccional y dirigida desde el colegio. La información se comparte... pero no se comparte el poder. ésta no es una auténtica alianza.
La mayoría de las situaciones de crisis hogar/escuela resultan por una comunicación deficiente.

Sea positivo.
En la mayoría de las familias, la llamada o la nota del maestro es una indicación automática de malas noticias relacionadas con la conducta o el desempeño del niño. Evite que esto suceda haciendo llamadas positivas esporádicamente. Envíe una nota o llame al padre cuando el niño haya tenido una conducta o un desempeño positivo. Estas notas breves y positivas ayudarán a mejorar su relación con los padres y aumentarán su credibilidad al momento de comunicar información negativa.

Aplique el “sándwich comunicacional”
Siempre empiece y termine una comunicación (verbal o escrita) de manera positiva. Procure abordar el problema o la dificultad en la parte central de la comunicación.

Sra. Ernest,
Como hemos comentado, Jake se está esforzando mucho por mejorar su ortografía e incluso pidió ejercicios adicionales de práctica. Aspiramos que logre aprenderse el resto de las palabras en las próximas semanas.
Sin embargo, tanto la auxiliar del aula como yo estamos preocupadas por su evidente rezago en matemática. De las últimas 12 tareas, solo ha entregado cuatro y el trabajo ha sido deficiente. Es posible que tenga dificultades con la división y procuraremos darle ayuda adicional en clase.
Mucho agradeceremos recordarle a Jake la importancia de hacer la tarea. La repetición diaria le permitirá memorizar y dominar los diversos procesos.
Gracias nuevamente por su colaboración en el proyecto de recolección de comida enlatada. Gracias a su esfuerzo, superamos nuestra meta.
Saludo cordial,
Sally McNally

Demuéstrele que a Ud. le importa…
Antes de que al padre le interese lo que Ud. tiene que decir, ¡debe creer que a Ud. le importa!  A los padres les gusta saber que Ud. conoce a su hijo y disfruta su compañía. Para el niño con dificultades de aprendizaje, la relación con el maestro puede ser el ingrediente más importante para tener éxito.

Todo padre ha participado en reuniones largas y tediosas donde el maestro se extiende sobre las expectativas curriculares y los objetivos educativos… pero no hace ningún comentario que indique que conoce (o se interesa) por el niño como persona.  Procure empezar toda comunicación con una anécdota que refleje su conocimiento del niño como individuo:

Buenos días, Sra. Starkey.
¡Jason está muy emocionado con el paseo del sábado! Me comentó que Ud. y su esposo lo llevaran al juego del fin de semana. ¡Qué suerte!
Saludos, Sr. Drexel.
Gwen comentó en clase sobre los cachorritos. Estaba emocionadísima. Me encantaron los nombres que escogieron para ellos…

En resumen, personalizando la comunicación un poquito, enviará un mensaje reconfortante a los padres.{mospagebreak}
No utilice palabras técnicas en sus comunicaciones con los padres
Cada profesión tiene vocabulario técnico diseñado para facilitar la comunicación entre colegas. Pero esa terminología se convierte en un obstáculo para la comunicación efectiva cuando se emplea con personas fuera de la profesión.

Dicho esto, otra advertencia: cuídese de subestimar el nivel de comprensión de los padres. Muchos padres manejan mucha información sobre temas educativos, particularmente en relación con su hijo. Sea flexible en su comunicación con los padres modificando su lenguaje acorde con el nivel de conocimiento de los padres.

No permita que las uaciones desagradables “se enconen”
Comuníquese con los padres en la etapa inicial de una inminente crisis. Contáctelos para conversar cuando note un cambio significativo en la conducta, desempeño o actitud del niño. No espere a que la crisis estalle para consultar con los padres.

Maneje los conflictos de manera efectiva
Desafortunadamente, los conflictos y desacuerdos son inevitables debido a la naturaleza dinámica de la relación hogar/escuela. Cuando se manifieste un conflicto y haya sido resuelto, pase la página. Pase a otro asunto y procure reconstruir la relación y la confianza que compartían previamente.

Durante un conflicto, el profesional debe asegurarse de centrarse en los intereses del niño. Separe a la persona del problema. No permita que las “agendas de los adultos” o una lucha de egos tengan impacto en su decisión.  
Nunca permita que un desacuerdo con los padres modifique su trato con el niño.

No sea demasiado crítico
Es posible que deba tratar con una familia cuyas actitudes, valores y dinámica familiar no concuerden con los suyos. Como profesional, respete la “cultura” de esa familia, aún cuando no esté de acuerdo con ella.

Reconozca que cada relación maestro/padre tiene tres etapas
John Cheng Gorman recuerda a los profesionales que la relación hogar/escuela tiene una etapa inicial, una etapa de mantenimiento y una etapa final. Cada etapa presenta sus propias oportunidades, responsabilidades y riesgos.

La Etapa Inicial requiere que el maestro esta-blezca su credibilidad como profesional competente y confiable. El maestro deberá establecer el tono de colaboración y delinear los objetivos, roles y responsabilidades específicos de cada miembro de la alianza.

La Etapa de Mantenimiento requiere que el maestro se mantenga en comunicación permanente para mejorar la relación.

La Etapa Final es particularmente difícil para los maestros de educación especial. Los padres frecuentemente desarrollan una dependencia hacia el maestro y temen el cambio. Asegúrele al padre que Ud. se comunicará estrechamente con el siguiente maestro del niño y que se involucrará en la transición. Asegúrele que el niño estará “en buenas manos”.{mospagebreak}
No trate de defender lo inexcusable
Pueden presentarse situaciones en que Ud., un colega o “el sistema” se equivoquen. Considerando la multitud de responsabilidades que todos tenemos, estas situaciones son prácticamente inevitables.
No se torne defensivo o discuta cuando se enfrente a esta situación. Simplemente discúlpese por el error, manifieste que lo siente e informe sobre los pasos que se tomarán para prevenir que vuelva a suceder. Incluso el más molesto de los padres responde bien ante este manejo. 

No perciba a los padres de manera unidimensional
Suponga que Jessica es su alumna. Su mamá se llama Amanda. Por lo tanto, su relación con Amanda se basa únicamente en su rol como mamá de Jessica. Sin embargo, Amanda tiene otros roles en su vida, más allá de ser mamá de Jessica. También es esposa, hija, hermana, nuera, vecina, amiga, empleada, etc. Cada uno de esos roles requiere de su tiempo y atención. Es posible que su mamá esté gravemente enferma, que esté presionada en su trabajo, que esté remodelando su cocina o que su perro haya muerto esa mañana. Estas situaciones impactan significativamente en su estado de ánimo. Ser mamá de Jessica no es su única responsabilidad, aunque ésta sea muy importante.
Tenga esto presente cuando Amanda olvide devolver una llamada o asistir a una reunión. 

Mantenga el “equilibro de poder” equitativamente
En cualquier alianza efectiva, el poder es compartido equitativamente. En la alianza maestro/padre es muy importante tener presente que ambas partes tienen áreas específicas de conocimientos y habilidades. Los padres conocen bien el desarrollo longitudinal de su hijo (físico, médico, social), sus intereses y su estilo de vida. El maestro conoce estrategias educativas y de evaluación, políticas y procedimientos escolares y el desempeño del niño en la escuela. Compartan estos conocimientos y complementen sus respectivas perspectivas de manera colaborativa.

No dude en ofrecer a los padres orientación y recomendaciones para la casa, cuando lo soliciten.
Sus conocimientos sobre la discapacidad del niño podrían ser muy útiles para los padres cuando trabajen con el niño en casa. Inste a los padres a leer delante de sus hijos, a conversar positivamente sobre los maestros y la escuela, a mostrar interés en el trabajo escolar del niño, a celebrar los esfuerzos de su hijo, a fomentar su independencia, sugiérales juegos y actividades educativas para la casa, recomiéndeles minimizar palabras descalificadoras y el castigo en casa, anímelos a fomentar las relaciones sociales con sus pares y a hablarles pausadamente y con claridad, evitando frases complejas.

Ayude al padre a asumir un rol de “entrenador”
Hay ocasiones en que el padre tiene que “distanciarse” y permitir que su hijo intente una tarea independientemente. Recuérdele que un buen entrenador no se sitúa en el campo de juego, sino que se mantiene en la banca, ofreciéndole al “jugador” ánimo, sugerencias y orientación. 

Recuerde que los padres atraviesan una serie de etapas a medida que aceptan y comprenden la discapacidad de su hijo.
Entre esas, etapas de ira, culpabilidad, negación, depresión, aislamiento o evasión. Por ello, es posible que el trato con estos padres a veces sea difícil y que en ocasiones su reacción sea inapropiada. Recuerde que estos padres recorren un camino difícil y desafiante.  Tomen en serio la conducta, pero no la asuman como una afronta personal.
Visto 6341 veces

Banner Cirdis2016 291x86

banner concurso2017

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA