Mi experiencia como padre (Testimonio de un papá)

  • Imprimir Amigable y PDF
Tomado del libro: "Mi hijo Isaac. El mundo interior de un niño especial visto por su padre"
Autor: Roberto Molinares, papá de Isaac.
Publicado en Paso-a-Paso Vol. 13.1


"La experiencia no es lo que le sucede a un hombre.
Es lo que un hombre hace con lo que le sucede"
Aldous Huxley

¿Por qué yo? Esta es la primera pregunta que nos asalta como padres. Se manifiesta todo un conflicto interno. Las preguntas no tienen respuestas. Se suele caer en sentimientos encontrados y aparece la culpa. Definitivamente algo salió mal. ¿Un castigo divino? Olvidamos que la vida puede sorprender a cualquiera.

No es fácil aceptar la realidad, la mente puede fabricar subterfugios que jamás imaginamos.

No, no se trata en absoluto de un castigo del cielo. Se trata más bien de una aventura, un cambio imprevisto de planes a mitad del camino. Un viaje a un lugar desconocido y con la maleta equivocada.

Por supuesto todo ello implica una inmejorable oportunidad para aprender y para crecer, pero solo podemos entenderlo cuando se ha caminado parte del trayecto y se ha aceptado el reto. Muchas veces sumidos en la autocompasión inicial, solemos creer que esto es algo para lo cual no estamos preparados. Pero el solo hecho de haber sido designados por La Providencia, de alguna manera nos acondiciona y transforma para la tarea.

Hace casi veinte años, trabajaba en un colegio donde realizaba diversas ocupaciones, desde pintar, hacer arreglos menores hasta colaborar con los niños en las tareas dirigidas. Un día se me acercó un niño en su silla de ruedas.

-Maestro Roberto, ¿quieres ser mi papá?

Aquello me desconcertó por completo, pero no pude menos que aceptar.

-Claro, de ahora en adelante puedes llamarme papá.

Poco tiempo después una niña se acercó y al oído me susurró la misma insólita petición., Comprendí. Carecían de una figura paterna y yo había sido el elegido para llenar ese vacío, pero además estos niños tenían en común el hecho de ser especiales.

Ahora comprendo que ya en aquella época, siendo tan solo un adolescente, estaba siendo probado y aprobado. En todo el tiempo que transcurrió entre estos encuentros y el nacimiento de mi hijo, jamás pensé en la remota posibilidad de ser el padre biológico de un niño especial. Tal vez, desde entonces ya había sido designado por el misterioso dedo de Dios para ésta singular tarea.

Mi experiencia como padre se ha visto enriquecida por una inmensa cantidad de pequeños descubrimientos. Es como si viéramos una película de artes marciales en acción lenta. Vamos muy despacio, pero lo suficientemente despiertos y atentos como para poder maravillarnos con cada nuevo movimiento. Si cada escena fuese rodada a la velocidad habitual habríamos pasado por alto mucho de lo realmente importante, sencillamente no lo habríamos visto.

Cada persona idónea que Dios nos ha puesto en el camino, cada esperanza recompensada, cada sueño por realizar, cada palabra de aliento, cada mano extendida, significan mucho más porque hasta los sentimientos se intensifican. Un abrazo tiene el poder de transformarlo todo. Siempre tendremos frustraciones, pero sin ellas cada triunfo no tendría la misma maravillosa dimensión. Estas experiencias nos han permitido crecer, expandir la conciencia y comprender que podemos influir no tan solo en nuestro maravilloso hijo, sino también en tantos otros niños y padres que hoy viven el desconcierto y la duda y se hacen la incontestable pregunta ¿Por qué yo? ¿Por qué nosotros?

Con el tiempo hemos descubierto que no es fácil el recorrido, éste camino no está exento de dificultades, luchas, frustraciones. Claro está, de vez en cuando debemos enjugar una que otra lágrima. Afortunadamente la mayoría de las veces son de felicidad.

Visto 3360 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA