Hace diez años. (Testimonio de un papá)

  • Imprimir Amigable y PDF

Hace diez años entraba a una sala de maternidad con la mayor expectativa de mi vida, ver el nacimiento de mi primer hijo varón.



Hace diez años deje a mi esposa en una camilla rodeada de médicos e ilusiones, de luces blancas y anhelos de futuro, de incertidumbres y deseos de felicidad.

 

Hace diez años lanzaba una plegaria al cielo para que aquel “diosito bueno “al que le rezaba de chico, no me abandone en mi momento mas esperado, el día mas feliz de todos.

 

Hace diez años estaba todo preparado para la llegada de aquel niño, estaba todo listo para el primer aliento de vida, estábamos todos con el mismo deseo en común.

 

Hoy hace diez años, salieron de la sala de maternidad con mi amor dormido y dolorido y mi gran sueño confuso y entubado y en ese preciso instante me dieron la noticia menos esperada de todas.

 

Hoy hace diez años el medico me dijo por primera vez que mi hijo no era como los demás niños, que había tenido problemas su nacimiento, que su corazón no sabían bien si podía aguantar, que mi hijo era discapacitado, que mi hijo tenia síndrome de Down.

 

Hoy hace exactamente diez años sentí un gran deseo de morir, de tirarme por la ventana del hospital y terminar con todo.

 

Hoy hace diez años le pedí a DIOS que se lleve a mi hijo recién nacido por que no podía aceptarlo.

 

Hoy hace diez años tuve la pesadilla más horrorosa que un hombre pueda tener en su vida, soñé que terminaba con la vida de mi propio hijo.

 

Hoy hace diez años entré en una iglesia, me acerqué al CRISTO crucificado, lo miré a los ojos, sentí como penetraban los clavos su carne, sentí su corona de espinas en mi cabeza, y lo maldije en voz alta hasta quedarme ya sin fuerzas.

 

Hoy hace diez años presencié mi propia muerte y me invitaron sin quererlo siquiera a mi propia resurrección.

 

Hoy se cumplen diez años de aquel momento, por consiguiente hace exactamente diez años comprendí que el amor no siempre llega a tu vida en una carroza de rosas y jazmines y su verdadero rostro tiene quizás otros rasgos.

 

Hoy hace diez años me di cuenta por vez primera que además de un cuerpo soy un alma, y era mi alma recién nacida la que se reflejaba en el rostro del niño.

 

Desde hace diez años no conocí nada tan maravilloso, tan dulce, tan bello, como ese niño.

 

Con el tiempo comprendí que las bendiciones llegan para aquellos que las saben aceptar tal cual la manda DIOS, y luego de pedirle perdón mil veces de rodillas, acepté su regalo.

 

Hace diez años que le digo al niño que es lo mas hermoso de mi vida, que es lo mas puro que pueda llegar a ver, que es la felicidad mas grande que pueda llegar a tener.

 

Hace diez años que miro los ojos del niño y no puedo dejar de asombrarme por tanta belleza.

 

Hoy hace diez años que hice las paces con aquel CRISTO clavado en el madero, y no dejo de agradecerle un solo día por su bendición.

 

Hoy se cumplen diez años de aquel día, diez años de mi muerte, diez años de mi resurrección, diez años del nacimiento de mi alma, diez años de agradecimiento al cielo, diez años de felicidad, diez años de bendición, hoy es el cumpleaños numero diez de aquel niño diferente que entró en mi vida para darle una razón de ser, una razón de existir, para hacerme sumamente feliz.

 

Hoy es el cumpleaños numero diez del gran amor que tengo, de lo que mas amo en todo el mundo, de mi propia alma, de mi propio corazón.

 

Por el seria capaz de hacer cualquier cosa, le daría mi propia vida, si fuera necesario, y aunque no comprenda mis palabras, ni lo que le acabo de escribir esta noche, no me importa, él sabe en su corazón que es y será el gran amor de mi vida, por siempre.

 

Feliz cumpleaños, hijo mío.

 

Feliz cumpleaños, Nahuel

Autor: Adrian Gramont, Argentina
Adrian es papá de Nahuel, quien recientemente cumplió 10 años de edad
Marzo 2006

Visto 5220 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA