El Diagnóstico

  • Imprimir Amigable y PDF
Sentí el dolor como agua que penetra en la arena, silenciosamente, hasta llegar al centro de mi ser. 
 
Así recordamos muchas parejas el momento del diagnóstico, como un momento de dolor profundo. Como una ola inmensa que se deja venir sobre nosotros, provocando un instante de pánico y parálisis para luego dar lugar a las únicas tres opciones que tenemos frente a la furia del mar. Una, dejarnos arrasar; dos, darle la espalda y huir despavoridos en una carrera sin sentido porque, finalmente, la marejada nos alcanzará.

 

Y la tercera opción: dar la cara, tomar aire y reunir todos nuestros recursos para enfrentar la ola, para cruzarla, dejarnos empapar por ella, atravesar el dolor y salir, mucho más adelante, fortalecidos por la experiencia.

 

Darle la cara a la ola no es un acto temerario o de arrojo, implica enfrentar y asumir nuestra vulnerabilidad y, paradójicamente, ahí mismo encontrar nuestras verdaderas fortalezas.

 

Sólo así podemos ver que el diagnóstico es, también, el momento donde cede la incertidumbre y se abren alternativas nuevas, el momento de generar una red de aliados y abrirse a un crecimiento nuevo y distinto.

 

Aceptar, tiene algo de renacer, no se da en lo abstracto, en los pensamientos o en las puras sensaciones, está enraizado en lo concreto, en los cuidados cotidianos de ese bebé que empezamos a conocer y a amar, en las respuestas que se atisban, en el diálogo que se inicia, en los pequeños y grandes logros que conquistamos juntos, en la solidaridad de los nuestros y de esos otros, - los médicos, los terapeutas, los maestros - que, lentamente, también se van haciendo nuestros.

 

El del diagnóstico es un momento imprevisto, no elegido pero sí afirmado, un momento para decirle, de nuevo, sí a la vida.

 

Alicia Molina.
Diciembre 2002

Autora: Alicia Molina
Fuente: Editorial de la Revista Ararú, Nov. 02- Ene 03
Nota:. Título asignado por A. Couret

Visto 1410 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA