De cuidar a ser cuidado. Síndrome del cuidador

  • Imprimir Amigable y PDF

Asistir a un ser querido es una experiencia gratificante, sin embargo requiere de cierta dedicación, la cual muchas veces puede resultar agotadora y frustrante

Señora con cara de agotamiento

Andrea Quetglas, 14 de agosto 2015.- Las personas que presentan algún trastorno o discapacidad física, cognitiva y/o emocional, experimentan una alteración de sus capacidades funcionales, la cual se traduce en una mayor dependencia que va a recaer en sus familiares más cercanos.

Asumir el rol de cuidador de una persona con discapacidad exige responsabilidad, tolerancia, paciencia y una dedicación casi exclusiva que con el tiempo puede llegar a generar una sobrecarga emocional en aquel que se desempeñe en esta tarea. A esto se le conoce con el nombre de Síndrome del cuidador.

El Síndrome del cuidador es un trastorno que se caracteriza por el desgaste y agotamiento físico y psíquico del cuidador, ocasionado por la dificultad que implica adaptarse a un nuevo modo de vida y reorganizar el entorno familiar, laboral y social en función de las exigencias que supone el cuidar a un familiar dependiente. Conforme pasa el tiempo, el cuidador va asumiendo responsabilidades y reduciendo al mínimo los momentos para dedicarse a sí mismo y a sus actividades sociales. Esto termina por afectar su estado de ánimo, volviéndose más irritable, ansioso, frustrado y en ocasiones experimentando sentimientos de culpa cuando no está pendiente de la persona a cargo.

Por esta razón es importante que el cuidador aligere dicha carga con momentos de desconexión y pasar de cuidar a ser cuidado. A continuación algunos consejos para prevenir la aparición del síndrome:

- Acéptese como es: El cuidador debe aceptarse como persona y entender que tiene derecho a llevar una vida propia.

- Comunique sus sentimientos: Haga partícipe a los demás miembros de la familia o amigos cercanos acerca de sus preocupaciones, temores, frustraciones, etc.

- Involucre a otros: Busque el apoyo de familiares y amigos y delegue en ellos algunas de las responsabilidades.

- Reconozca sus fortalezas: Identifique sus puntos fuertes y busque algo con lo que premiarse.

- Momentos de relajación: Trate de hacer un tiempo para sí mismo. Realice alguna actividad que le guste, practique técnicas de relajación, o simplemente disfrute del tiempo libre.

- Piense y actúe de forma positiva. Tener un pensamiento y una actitud positiva es fundamental para mantener la armonía y el bienestar en su vida y la del enfermo.

- No se aísle: No pierda el contacto con los demás y en la medida de lo posible busque tiempo para salir de casa y compartir con amigos y familiares.

- Cuide su salud: Mantenga hábitos de vida saludable, como una alimentación balanceada, evitar los excesos y visitar al médico periódicamente.

- Descanse: Duerma lo suficiente cada día.

Finalmente es importante mencionar que cada persona, cada discapacidad y cada familia es diferente, sin embargo, existen síntomas en común que suelen experimentar los cuidadores principales y que funcionan como señales de alarma. Algunos de ellos son:

 Cansancio continuo (fatiga, debilidad)
 Alteraciones del sueño (somnolencia o insomnio)
 Trastornos digestivos (aumento o disminución del apetito)
 Abandono del aspecto físico
 Aislamiento social y/o familiar
 Susceptibilidad emocional
 Irritabilidad
 Culpabilidad
 Depresión

Por tanto, el saber reconocer y aceptar la presencia de uno o varios de estos síntomas es fundamental para que el cuidador pueda identificar cuál es el detonante que le genera ese desequilibrio físico y emocional, y permitirse un tiempo de reflexión que le ayude a encontrar soluciones.

Fuentes Consultadas:

El síndrome del cuidador quemado: síntomas de alarmaFundación Caser. 
Entender el Síndrome del cuidador, Marían García (Fundación Caser)
Cómo prevenir el Síndrome del cuidador. (2015). COCEMFE-Cantabria.

Visto 878 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA