La pintura corporal como terapia de integración sensorial en el niño autista

  • Imprimir Amigable y PDF

Integración Sensorial


"A medida que tratemos mas niños autistas averiguaremos
más acerca de sus problemas neurológicos y desarrollaremos
formas de llegar a su cerebro con experiencia sensorial."
Jean Ayres

 

En los primeros 7 años de vida de un niño casi toda la actividad es parte de un proceso de organización de sensaciones en el SNC. El niño aprende a sentir su cuerpo y el mundo que lo rodea y a realizar diferentes movimientos, aprende a interactuar con objetos, a hablar y a relacionarse con otras personas. Todo esto le proporciona información sensorial y debe desarrollar esta integración para usar esa información e interactuar de forma adecuada. Todas estas funciones se desarrollan en un orden natural y cada niño sigue la misma secuencia básica unos de una forma más rápida y otros de una manera más lenta. Los niños que se desvían considerablemente de la secuencia básica del desarrollo de la integración sensorial, presentarán problemas en muchos aspectos de la vida.

 

La modulación sensorial sana ocurre automáticamente, inconscientemente, y sin ningún esfuerzo por parte de los niños normales en vías de desarrollo. Para los niños con una serie de problemas de desarrollo, el proceso es ineficiente, requiriendo esfuerzo y atención sin la garantía de conseguir precisión. Cuando esto ocurre, el hecho de regular la información sensorial y "dar sentido al mundo físico" y " situarse a sí mismo dentro de ese mundo" no se consiguen fácilmente.

 


¿Qué es una disfunción integrativa sensorial?

 

Cuando la actividad de un sistema sensorial se vuelve más organizada, o cuando varios sistemas sensoriales se integran más entre sí, el SNC funciona de manera integral, es decir, cuando todo el cuerpo y todos los sentidos trabajan como un todo al cerebro le es más fácil adaptarse y aprender. El sistema vestibular es el sistema unificador, porque forma la relación básica de una persona con la fuerza de gravedad y con el mundo físico y las demás sensaciones se procesan en relación con esta información vestibular básica, es decir, prepara todo el sistema nervioso para que funcione de forma eficaz, y cuando el sistema vestibular no funciona eficientemente, la interpretación de otras sensaciones será inconsistente e imprecisa y el SNC tendrá dificultades para funcionar.

 

Cuando el cerebro no organiza o procesa el flujo de impulsos sensoriales de manera que proporcione al individuo una información adecuada del entorno, así como la dirección eficaz del comportamiento humano, podemos decir que hay una disfunción de la integración sensorial, por lo que se dificulta el aprendizaje y a menudo el individuo se siente incómodo consigo mismo y no está al nivel de las exigencias y tensiones comunes.

 

Hasta la actualidad, los terapeutas de integración sensorial que han trabajado con niños autistas, han logrado resultados positivos en unos casos y en otros no, y proporcionar un cambio en su organización cerebral es alentador, especialmente porque los enfoques bioquímicos a este problema han sido de poca ayuda, y las técnicas para modificar conductas, solo se basa en eso, sin cambiar las causas o condiciones en el cerebro que provocan este comportamiento.
En los niños autistas se han encontrado tres aspectos del proceso sensorial insuficiente y son:

 

· La entrada de sensaciones no se registra correctamente en el cerebro del niño autista, por lo que le presta poca o casi ninguna atención a las cosas a su alrededor, mientras que en ocasiones reacciona de forma exagerada.

 

· Poca modulación de la entrada sensorial, especialmente la vestibular y la táctil, lo que puede traer como consecuencia que sea gravitacionalmente inseguro o táctilmente defensivo o indiferente.

 

· Tiene poco interés en realizar cosas propositivas o constructivas, ya que la parte de su cerebro que lo impulsa a hacer cosas no funciona correctamente
Nuestro sistema límbico determina que entrada sensorial estamos registrando y qué hacemos con esa información, y en el niño autista esta función es deficiente, por lo que es incapaz de registrar y percibir lo que otros sí registran y perciben, y en otros casos no la modulan, por ende, su respuesta a una estimulación será directamente proporcional a la insuficiencia del funcionamiento del sistema límbico, esto trae consigo que sea incapaz de tener una clara percepción del espacio y su relación con él

 

El aspecto esencial del comportamiento humano es la organización de las percepciones y de la respuesta que damos a las mismas, por lo que al no percibir o actuar en el ambiente físico, carecemos de información para organizar comportamientos más complejos.{mospagebreak}

 

La pintura corporal como terapia de integración sensorial. Implementación del trabajo

 

Comencé a trabajar con niños autistas en el año 2000, y como defectóloga, me di a la tarea de buscar diferentes alternativas y nuevos caminos para ayudar al niño autista a llevar una vida más completa y adaptado a su medio social.

 

Tomando como base el Performance Art un género representacional que involucra usualmente ciertos grados de improvisación en el cual el artista dibuja a través de la danza, la música y otras expresiones del arte. Tuvo sus orígenes en 1950 a través del trabajo de algunos artistas de vanguardia. El profesor norteamericano Allan Kaprow lo describe como un evento único donde las personas ejecutan instrucciones no conocidas, dándole elementos de descubrimiento y sorpresa. Tomamos entonces la pintura corporal - tan primitiva como el hombre, quién la utilizó para expresar su cultura, creencias religiosas y estados emocionales- ejecutada después de movimientos corporales, relajación con música, como una vía que ayudara en la integración sensorial del niño autista.

 

Buscamos un lugar lejos del ruido de la ciudad, un entorno natural con gran extensión de bosques, fuera del contexto escolar y contamos con el apoyo de la familia en su actuar como coterapeutas de sus hijos. Se trabajó la selección y búsqueda de objetos, estímulos propioceptivos al caminar descalzos por pasto húmedo, lodo, rocas, mientras se daban diferentes órdenes a ejecutar y cuyo final era la expresión plástica.

 

La pintura del cuerpo entre hijos y padres, utilizando plumas de aves, los dedos, pinceles, hojas de árboles, resultó placentera, y en su conjunto estimuló el desarrollo sensorial. Guiar a los niños a través de una serie de actividades que pongan a prueba sus habilidades para responder apropiadamente a la información sensorial y para dar una respuesta exitosa y organizada, estimula la autorregulación de la información sensorial y mejora la habilidad de los niños para responder al mundo de las sensaciones de una forma más adaptada.

 

Aún no alcanzamos a ver el final del camino, pero los resultados han sido favorables, se han disminuido las reacciones aversivas, exageradas o inactivas en las respuestas a la información sensorial, se han mejorado las respuestas a conductas sociales inadaptadas, se facilitó la interacción entre desconocidos, disminuyendo la sensación de soledad. Y mediante el ejercicio, la actividad, la alegría y el optimismo se favorece enormemente la autoestima de quienes llegaron con una esperanza más atada a sus manos.

 

Autora: Profesora Elaime Maciques Rodríguez
Sobre Elaime: Licenciada en Francés
Cursa cuarto año de la licenciatura en Educación Especial en el Instituto Superior Pedagógico de la Universidad de La Habana 
Ciudad Habana, Cuba. 
Mayo 2004

 

Bibliografía

 

· Ayres Jean. Integración sensorial y el niño. Editorial Trillas. Mexico. 1998

 

· Colectivo Autores. Metodología de las Artes Plásticas. 1980. Cuba

 

· Kostelanetz, Richard: Performance Art. Encarta Encylopedia, 2003

 

Visto 7387 veces

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA