Factores para una Atención Temprana de calidad.

  • Imprimir Amigable y PDF

¿Cómo mejorar la calidad del tratamiento del niño en la atención temprana?Siguen algunas señales de un programa de atención temprana de calidad.

 
Orientado hacia las conductas del niño:
Identifica las conductas que el niño inicia de modo autónomo, cuáles son sus fines y qué significación tiene para el niño el apoyo del terapeuta y el impulso de tales conductas.

Mejora el sentimiento de bienestar del niño:
El bienestar del niño es un objetivo importante de la atención temprana, así como un requisito para una terapia eficaz.

Fomenta la motivación y la actividad del niño:
Es importante en el tratamiento de la atención temprana conseguir la atención del niño, de tal forma que tome parte activa en la terapia, sea consciente de la relación entre la acción y la reacción, observe su propio comportamiento y pueda experimentarse a sí mismo en un rol activo.

Desarrollo de la propia iniciativa y la autonomía:
Hay una relación significativa entre el desarrollo de la propia iniciativa en el niño, la confianza en sus propias capacidades, y el desarrollo de la autonomía. Si se potencian las iniciativas del niño, se desencadena la motivación, el interés y el gusto para adentrarse en las fases particulares de la atención temprana y su construcción sobre la experiencia.

Fomento de la confianza en sí mismo:
El elogio y el ánimo durante las sesiones de terapia, aportar ayudas funcionales, seguir incluso las pequeñas conductas independientes, el reconocimiento de los progresos por pequeños que sean, así como establecer un clima de relación emocional, se consideran todas ellas importantes variables en el impulso y afianzamiento de la confianza en sí mismo del niño.

Iniciar e impulsar actividades significativas para el niño:
Los niños con retraso en el desarrollo y discapacidad frecuentemente encuentran dificultades para reconocer interrelaciones en la vida. Si son capaces, dentro de su propio significado, de realizarlas, desarrollarán con más probabilidad actividades más lúdicas, partiendo de su propia iniciativa y convirtiéndose en una fuente importante de experiencias.

Aspectos de la cooperación entre los terapeutas y los padres que mejoran la calidad de la intervención

Establecer un ambiente familiar que contribuya al desarrollo:
Optimizar el medio del niño es un factor clave para un desarrollo positivo. La cuestión central respecto a la cooperación de los padres será siempre cómo crear una vida familiar y un ambiente tanto físico como emocional que sea atractivo para el niño.

Fortalecer la competencia de los padres:
El que un niño tenga una discapacidad implica también una serie de limitaciones para su familia. En la intervención temprana es prioritario fortalecer la competencia de los padres respecto a las interacciones familiares. Ellos han de ser capaces para organizar su vida diaria de tal manera que, además de aportar los cuidados necesarios que requiere el niño con discapa-cidad, dispongan también de tiempo para el resto de la familia, para su vida social y para sus propias necesidades...

La orientación comprehensiva a los padres por parte del terapeuta de atención temprana es considerada como la forma más eficaz de aportarles ayuda. Por una parte, en el transcurso del diálogo con el terapeuta los padres adquieren importantes habilidades relacionadas con el crecimiento y tratamiento de su hijo. Por otra, el diálogo y la orientación pretenden también ayudar a los padres a afrontar los problemas que surgen en la vida cotidiana con su hijo

La implicación de los padres en el proceso de la terapia, su participación e intercambio de experiencias, son importantes en cuanto a la creación de un ambiente favorable para el niño, la mejora de la interacción padres-hijos y el reconocimiento de los aspectos positivos y fuertes del niño. Tanto las estrategias de la intervención temprana como las medidas individuales para llevarlas a cabo, se pueden dialogar y analizar libremente con los padres, implicándoles de esta manera en el proceso de búsqueda de soluciones, sin que las estrategias se les impongan externamente.

Circunstancias personales y familiares que contribuyen a una intervención temprana eficaz

Ambiente familiar favorable:
Los problemas pueden ser analizados con el compañero; sentimiento de ser comprendido, apreciado y aceptado, así como intercambio de emociones positivas entre los miembros de la familia.

Enfoque positivo para abordar los problemas:
Se aprende y se está preparado para aceptar nuevas ideas, afrontando de esta manera más fácilmente los problemas; se dan pasos con decisión para resolver dudas y temas difusos; se toman decisiones claras para solucionar los problemas actuales, se ensayan diferentes soluciones, etc.

Una interacción con el niño que contribuya a su desarrollo:
Jugar con el niño y divertirse con él; ser consciente de los sentimientos del niño; ser paciente y esperar con calma hasta que el niño encuentre la forma de resolver los problemas por sí mismo; hablar abierta y honestamente sobre las propias expectativas, ser consciente de aquellas cosas que favorecen el desarrollo, etc.

Implicación del padre en la atención temprana:
Las madres ven la intervención temprana como una responsabilidad compartida con el padre; el compañero ayuda activamente en la terapia; el tratamiento de la intervención temprana es desarrollado conjuntamente con el padre; el terapeuta incluye al padre en las sesiones de tratamiento, etc.
 
 
Autor: Dr. Franz Peterander 
Ludwig-Maximilians-University, Alemania
Fuente: Extractos del resumen de la conferencia pronunciada por el Dr. Peterander, dentro del marco de la VIII Reunión Interdisciplinar sobre poblaciones de alto riesgo de deficiencias (Madrid, Diciembre 1998). 
Publicado en Internet por GENYSI. 

Publicado por Paso a Paso Vol. 11 Nº 4

 

Visto 6387 veces

Banner Cirdis2016 291x86

banner concurso2017

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA