Abuso Sexual

  • Imprimir Amigable y PDF
Mucha gente se percataba del abuso sufrido por sus hermanas, hijas y amigas, pero no se atrevía a hablar de ésto. De manera similar, el abuso sexual de las personas con discapacidad ha sido un problema oculto a pesar del numeroso grupo de personas afectadas.
 
Las estadísticas en mi país, Canadá, señalan que el 83% de las mujeres con discapacidad han sido víctimas de abuso sexual. En el caso de las personas sordas, el 54% de los hombres y el 50% de las mujeres han sido atacados. Entre los normoyentes, el porcentaje es mucho menor: 10% de hombres y 25% de mujeres.
 
En un estudio realizado en California, (EE.UU.), las personas con discapacidad intelectual reportaron haber tenido experiencias de abuso sexual en una proporción cuatro veces mayor al promedio nacional, por lo que podemos decir que, independientemente de dónde vivan las personas con discapacidad, es evidente que se encuentran en una situación de riesgo.

 

Trabajo en la Asociación Canadiense para la Vida Comunitaria, una confederación de asociaciones formadas por padres que tienen hijos con discapacidad y sus amigos. La mayoría de los integrantes de nuestra asociación son padres, pero también forman parte de ella profesionales y personas con discapacidad, que cada vez tienen un papel más activo.

 

Las familias forman el corazón de nuestra asociación. Nuestro trabajo consiste en escucharlas, conocer sus retos y trabajar con ellas, codo a codo, para eliminar las barreras y crear programas de apoyo para sus hijos.

 

Durante mucho tiempo, nuestra asociación no se atrevió a abordar este tema. El problema no se planteó abiertamente hasta que las personas con discapacidad intelectual comenzaron a participar. Ellos hablaban de sus propias vidas: "trabajo en un taller protegido donde he sufrido abuso sexual", "viajo en taxi frecuentemente y he sido agredido sexualmente". No podíamos ignorar estos testimonios...

 

Las dos caras de la denuncia

 

En Canadá, existe un aumento en las quejas y reportes de actos violentos realizados por familiares y cuidadores de personas con discapacidad pero, ciertamente, aun hay inconsistencia entre la gran cantidad de abusos de los que tenemos indicios y el limitado número de quejas presentadas a la policía.

 

La mayor parte de los reclamos que reciben las autoridades provienen de mujeres y los agresores, generalmente, son conocidos por las víctimas: padres, hermanos, tíos, abuelos, novios, amigos, vecinos y compañeros de residencia.

 

Es muy difícil presentar una demanda contra un familiar, así que los cuidadores y las personas que proporcionan los servicios son quienes más frecuentemente son reportados a la policía, incluyendo a maestros, trabajadores sociales, trabajadores de casas hogar, y personal de talleres protegidos, consejeros y transportistas.{mospagebreak}

 

Una de las dificultades de atender estos casos es que tienden a manejarse de manera confidencial dentro de las instituciones y nunca son reportados a la policía, por eso es imposible conocer la incidencia relativa de acuerdo con el tipo específico del agresor. Sin embargo, no se puede negar que el porcentaje de abuso sexual en contra de las personas con discapacidad, en Canadá, es verdaderamente horrendo. ¿Qué factores aumentan las posibilidades de abuso sexual?
Las investigaciones del Instituto Roeher (Canadá) han identificado seis factores de riesgo:

 

1. El tipo de discapacidad. Son más vulnerables las personas que tienen limitaciones de comprensión de lo que se consideran interacciones sociales apropiadas, de la información relacionada con la sexualidad humana y quienes tienen una habilidad muy limitada para distinguir el bien del mal. Cuando son víctimas de abuso, estas personas no saben qué hacer y a quién acudir, no conocen sus derechos ni cómo funciona el sistema de justicia, también tienen una capacidad limitada para comunicar con claridad los detalles y responder a los interrogatorios.

 

2. Confianza en otras personas. Muchas personas con discapacidad y sus familias tienen que confiar en diversos cuidadores a lo largo de su vida, y reciben atención en distintos centros de servicio. En algunos casos, la atención incluye cuidados personales íntimos, lo que aumenta la vulnerabilidad de la persona.

 

3. Obediencia y falta de poder. A las personas con discapacidad se les educa y socializa para que sean complacientes y obedientes, o se les impone a la fuerza, lo cual las hace más susceptibles de ser atacadas.

 

4. Medidas de seguridad ineficaces. En la mayoría de las instituciones existen sistemas y procedimientos de seguridad ineficaces (o inexistentes), que dificultan que los agresores sean detectados o acusados legalmente.
5. Aislamiento social y necesidad de intimidad. Frecuentemente resulta fácil, para el personal que proporciona cuidados directos, aprovecharse de una persona con discapacidad por la gran necesidad de amistad que tienen estas personas, así como de compartir su intimidad.

El hecho de que 12.7% de las personas con discapacidad nunca visiten a sus familiares o a sus amistades fuera de su hogar, y que el 16% de las personas con necesidades especiales múltiples nunca visiten a nadie, son datos significativos sobre el grado de aislamiento en el que viven las personas con discapacidad.
6. Pobreza. Si las personas con discapacidad, además, son de escasos recursos económicos, es muy probable que vivan en áreas caracterizadas por un alto índice de criminalidad, en donde tienen mayores probabilidades de ser víctimas de un atentado.{mospagebreak}

 

A pesar de que el número de abusos es muy elevado, la experiencia en Canadá es que las denuncias presentadas son relativamente pocas, lo cual se debe a los siguientes factores:

 

  • Falta de contacto entre las instituciones que atienden a las personas con discapacidad y la policía.

  • Pocas notificaciones y quejas debido al miedo de las personas con discapacidad y sus familias, control que otras personas ejercen sobre ellas, así como a la falta de información sobre los procedimientos legales aplicables.

  • Falta de sensibilidad y respuesta de los propios policías. Aún cuando se levante legalmente una demanda, las víctimas frecuentemente tienen que sortear numerosos obstáculos para que sus casos particulares puedan ser atendidos en un proceso regular. Aunque no se puede obtener información muy precisa, por la gran cantidad de anécdotas que conocemos todo parece indicar que es muy difícil para las personas con discapacidad lograr que sus quejas sean tratadas con toda la seriedad y formalidad del caso.

 

Tuvimos en Canadá el caso de un delincuente, acusado y confeso de una agresión sexual, que apareció en la televisión, pero al que la policía nunca le hizo cargos porque pensaron que el testimonio de la víctima, una joven mujer que no podía comunicarse verbalmente, no era válido para ser utilizado en los tribunales.

 

De manera similar, algunas mujeres con parálisis cerebral han reportado que fueron tratadas burlonamente y con ligereza por los policías, quienes confundieron sus expresiones faciales con una señal de que estaban bromeando en relación a sus supuestos asaltos.

 

A medida que nos hacemos más conscientes de la alta incidencia de abusos sexuales entre las personas con alguna discapacidad, nuestra asociación está actuando en tres frentes:

 

  • Primero, intentando reducir la impunidad cooperando con las familias, las instituciones, el sistema jurídico y con la propia policía, para establecer procedimientos que aumenten las posibilidades de que las agresiones sean reportadas y los asaltantes sean castigados.

  • Segundo, promoviendo la educación de las personas con discapacidad para que tengan conciencia de sus derechos y de cómo protegerse a sí mismos.

  • Finalmente, proporcionando a las víctimas apoyo en cuanto notifican el abuso a que fueron sometidas. {mospagebreak}
¿Qué pueden hacer los padres?

 

En el pasado, los padres de familia que tenían hijos con discapacidad, sobre todo discapacidad intelectual, pensaban que sus hijos e hijas serían siempre niños. Ahora, los padres tienen expectativas diferentes: que sus hijos tengan una vida plena como adultos, que se capaciten para tener un trabajo productivo y una vida independiente. Esperan que, como todo adulto, sus hijos tendrán relaciones de amistad y amor. Si los padres esperan todo ésto, deben preguntarse cómo preparar a sus hijos para el futuro, cómo educarlos para una vida plena, en la que van a dar y recibir amor. La educación sexual cobra, entonces, una gran importancia.

Por una parte, es necesario que conozcan el funcionamiento de su cuerpo pero, también, es esencial que reconozcan las formas de interacción y de relación interpersonal que se juzgan apropiadas en nuestra cultura, y que puedan distinguir entre lo que es una expresión de afecto y lo que es un abuso.

 

También es fundamental apoyar la construcción de autoestima y su asertividad para que sean capaces de protegerse, aprender que pueden y deben decir no, si no quieren que una persona haga algo que los afecte.

 

Para las familias es más fácil ignorar o negar este problema, pero la única manera de solucionarlo es enfrentarlo. El abuso sexual es una caja de Pandora; una vez que el tema deja de ser un tabú y se puede hablar de él, no nos queda otro remedio, a las instituciones y a los distintos grupos sociales, que actuar con firmeza.
 
Autora: Diane Richler
Resumen de la ponencia de Diane Richler, de la Asociación Canadiense para la Vida Comunitaria, en el Tercer Congreso Internacional "La Discapacidad en el Año 2000" (México). Publicado en la revista Ararú No. 30. Mayo-Julio 2000. Publicado en Paso-a-Paso Vol. 11 No. 1

 

 

Visto 5980 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA