Entrevista: Pablo Pineda Año 2010

  • Imprimir Amigable y PDF


Su semblante refleja una alegría de vivir inmensa que ni quiere ni puede disimular. Y es que ya lo dice él: "Siempre he sido muy feliz". Docente por vocación y actor casi por casualidad, Pablo Pineda, primer titulado universitario de Europa con síndrome de Down, se ha convertido en un ejemplo de superación, algo que lleva con "humildad" y con suma responsabilidad, siendo consciente de que "hay un colectivo muy grande que se fija en mi". Su primera experiencia en el cine, "Yo, también" le hizo valedor de una Concha de Plata en el Festival de San Sebastián de 2009.


Se puede decir que llegó al cine de una forma inesperada, pero ya con su primera película consiguió una Concha de Planta ¿Qué le llevó a decidirse a participar en el proyecto?


El guión me gustó inmediatamente, me llegó al corazón por la sensibilidad y el respeto con que se trataba el tema del síndrome de Down, así que me decidí a hacer una prueba de interpretación y me sorprendió gratamente comprobar que no lo hacía mal, que era capaz de hacerlo.
Tras la buena experiencia y el éxito cosechado, ¿piensa continuar en el cine?


En principio no. Soy profesor de Educación Especial y mi gran vocación siempre ha sido y es la experiencia. En todo caso, me plantearía volver al cine de forma muy puntual y siempre en algún proyecto que, como ocurrió con "Yo, también", me llegue al corazón y piense que puedo aportar algo con mi participación.

¿Cómo vive un actor novel el hecho de ganar una Concha de Plata en un festival como el de San Sebastián?
Fue impresionante. Cuando me llamaron por teléfono para decírmelo sentí una alegría tan grande que durante un buen rato no podía parar de llorar.
Ha comentado que uno de los grandes objetivos de su vida es conseguir la integración social de todas las personas con síndrome de Down. ¿Cree que esa meta está ya más cerca?

Se ha avanzado, pero aún queda mucho por conseguir. Existen todavía muchos prejucios respecto a las capacidades de una persona con síndrome de Down. Se olvida a menudo que todos somos personas, con los mismos derechos a estar integrados en la sociedad, a tener una educación y un empleo. Tener sindrome de Down no define a una persona ni a sus capacidades.

 

Fuente: diarioinformacion.com
Fecha: 07/10/2010
Reporta: P. Guzman. Visita en  Elda

 

 

Visto 1768 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA