Cuando la diversidad llega a la Orquesta

  • Imprimir Amigable y PDF
La asombrosa experiencia del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela
Entrevista con Felipe Bosque, Director del Programa de Integración Social de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil del Estado Aragua

 


¿Niños y jóvenes con necesidades educativas especiales formándose en música académica e incorporándose a las filas de un movimiento orquestal de dimensión nacional y proyección internacional?

 

Aunque Ud. no lo crea, esta es la situación de varios cientos de niños y jóvenes con necesidades especiales venezolanos formándose dentro del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela.

 

Sobre el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles…

 

Fundado en el año '75 por iniciativa del venezolano José Antonio Abreu, el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela (FESNOJIV) ofrece una alternativa de vida a niños que probablemente no tendrían estímulo para ocupar su tiempo en una actividad musical.

Es así que a lo largo de tres décadas varios millares de niños y jóvenes de muy diversas procedencias y condiciones de vida han logrado encontrar en el Sistema Nacional de Orquestas Infantiles y Juveniles una vía para su crecimiento profesional, convirtiéndose el FESNOJIV en la más importante institución de educación musical del país.

 

En la actualidad, más de 140.000 niños y jóvenes de bajos y medianos recursos se acercan a la música gracias al Sistema, agrupados en más de 200 orquestas sinfónicas a lo largo y ancho del país. Entre estos, varios centenares con necesidades especiales.

 

Buscando conocer mejor los entretelones de este movimiento orquestal y particularmente su programa de integración social, nos reunimos con el Profesor Felipe Bosque, Director del Programa de Integración Social de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil del Estado Aragua.

 

PaP: Profesor, cuéntenos un poco cómo está estructurado el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela.

 

FB: El sistema está presente en todos los estados de Venezuela, en las principales ciudades e inclusive en los pueblos mas pequeños. Por ejemplo, en el caso de Aragua, existe la Fundación Orquesta Juvenil e Infantil de Aragua que comprende el sistema de educación musical regular y el programa de integración social, aunque no todos los núcleos por estado, cuentan con programa de integración social. Hacia allá vamos!

 

PaP: ¿Cuándo surge el programa de integración social y cuál es su razón de ser?

 

FB: El programa de integración surge formalmente en el año ’99. Sin embargo, desde mucho antes existían experiencias integradoras "silvestres" dentro del sistema, específicamente en Lara y en Aragua.

 

Recuerdo que en el ’97 realizamos en Aragua una actividad que sirvió de catalizador para sistematizar la experiencia. Organizamos un nacimiento viviente al que incorporamos a 150 alumnos con necesidades especiales. Invitamos al Maestro José Antonio Abreu a presenciar el acto, resultando tan emotiva que en ese momento el Maestro, conmovido, se comprometió públicamente a incorporar esta población al Sistema de Orquestas. En el ’99 se establece formalmente el Programa de Integración Social dentro del Sistema.

 

La intención del programa es incorporar a los niños y jóvenes de educación especial en el entorno musical dándole igualdad de oportunidades... como a cualquier niño o joven. No limitarlos por su condición, sino ofrecerles un servicio de calidad y mucho amor y comprensión.

 

Nuestro objetivo con todos los alumnos es pasarlos a una orquesta preinfantil, infantil o juvenil.

 

PaP: ¿Cuál ha sido la experiencia en Aragua?

 

FB: En Aragua trabajamos con todas las condiciones de educación especial dentro de la orquesta. Actualmente atendemos a más de 80 alumnos entre 2 y 56 años de edad, con una lista de espera de más de 55!

 

Las cátedras que se atienden en Aragua son: Iniciación Musical, Banda Rítmica, Práctica Coral, Percusión, Violín, Trompeta, Clarinete, Contrabajo, Ensamble de Percusión y Corno, logrando integrar a los alumnos de las mismas en las Orquestas ya mencionadas.

 

PaP: ¿Qué tipo de inducción le hace a los maestros para trabajar con los muchachos?

 

FB: Los profesores que atienden a los muchachos son músicos formados dentro del propio sistema orquestal. No son especialistas en educación especial, aunque sí reciben apoyo técnico de parte del Equipo de Apoyo Psicológico de la Universidad Bicentenaria de Aragua, quienes se han convertido en nuestros aliados, y existe siempre la posibilidad de especializarse formalmente en el Pedagógico.

 

Un pequeño grupo de 10 profesores trabaja directamente con el programa de integración. Sin embargo, todos los profesores del sistema atienden a estos muchachos desde el momento que se encuentran en una de sus clases.

 

Nosotros les sensibilizamos. Les creamos conciencia que el niño con n.e. funciona igual que un niño regular, aunque su aprendizaje puede ser más lento y su ejecución puede ser a un nivel más bajo que su compañero sin discapacidad. Requieren paciencia, comprensión, amor y sobre todo, ¡cero lástima!

 

PaP: ¿Qué tipos de adecuaciones han debido hacerse?

 

FB: Para facilitar el acceso a las partituras para alumnos con discapacidad visual, por ejemplo, el programa cuenta con la cátedra de musicografía en Braille.

 

Sin embargo, con frecuencia prevalece una solución más sencilla: apelar al profesor o a algún compañero vidente para que le "dicte" al alumno invidente la partitura. Si bien ésto representa un trabajo mayor (me la dictan, la copio, luego la canto para asegurarme que quedó bien), sí se logra y es una solución de baja tecnología.

 

Para seguir las pautas del director se cuenta igualmente con el apoyo del compañero que te va diciendo las entradas y lo que el director está expresando. Evidentemente es cuestión de compañerismo, colaboración y mucho ensayo!

 

Los profesores también han crecido mucho en el proceso. Por ejemplo, algunos profesores de instrumento preparan arreglos de la obra para que el muchacho con n.e. la pueda ejecutar. Usualmente conlleva modificar el nivel de exigencia.

 

PaP: ¿Cuál ha sido la reacción de los compañeros sin necesidades especiales?

 

FB: De parte de ellos, una aceptación maravillosa. Ya sabes, el que desintegra no es el niño o el joven. El que pone etiquetas es el adulto.

 

En la orquesta juvenil vemos a los compañeros emocionados. Se sientan al lado del amigo con discapacidad. Lo ayudan a tocar su parte. Se alegran de sus logros. Hay una compenetración maravillosa.{mospagebreak}

 

PaP: ¿Qué dificultades han encontrado en el camino? ¿Soluciones propuestas?

 

FB: Cabe señalar que muchos de los niños que nos llegan vienen sin un diagnóstico o con un diagnóstico equivocado.

 

Para solventar ésto, en Aragua hemos logrado establecer una alianza con la Universidad Bicentenaria de Aragua (UBA) para conformar un Equipo de Apoyo Psicológico, supervisado por dos psicólogos clínicos de la UBA, quienes no solo ayudan en el diagnóstico sino que ofrecen orientaciones específicas al personal docente.

 

Por otra parte, una de las debilidades históricas que hemos tenido es la falta de hábito del profesor de música de planificar por escrito. En Aragua hemos comenzado a desarrollar manuales y contenidos programáticos para sistematizar las experiencias y facilitar la transferencia de conocimientos.

 

En cuanto a resistencias, inicialmente por parte del profesorado. Pero esto fue solo al comienzo y principalmente por desconocimiento y falta de información.

 

Objetaban que integrar a estos muchachos les crearía más trabajo. Que sería más engorroso. Que los sobrecargaría.

 

Actualmente están comprometidos. Ya saben que ellos como profesores sí pueden.
También los muchachos.

 

PaP: ¿Cuál es el proceso de admisión? ¿Es necesario que el alumno tenga alguna aptitud musical?

 

FB: Conlleva presentarse a una entrevista, con un informe actualizado (si no lo tienen, en Aragua podemos referirlos al equipo de la UBA dentro de la misma orquesta).

 

En cuanto a aptitud musical, confieso que en lo personal nunca le he dicho a nadie que no.

 

Inclusive tenemos un joven con parálisis cerebral severa en la banda rítmica, pandereta en mano. Hay que ver la felicidad de ese joven y su ganancia a nivel de pertenencia y autoestima.

 

Hemos tenido muchachos que no hablaban y están hablando. Otros que no participaban, participando. Las anécdotas son asombrosas.

 

Recientemente un niño con síndrome de Down que llevaba dos años tocando violín le dijo a su maestra que no quería más violín. Que quería otro instrumento. Su petición fue tomada en cuenta con gran seriedad y se canalizó. ¡Una muestra de autodeterminación musical!

Julio 2005

Visto 2158 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA