Cosas de Hermanos: Entrevista con Oscar Fernandez (Medellin 2006)

  • Imprimir Amigable y PDF
En septiembre 2006 visité la hermosa ciudad de Medellín para participar como expositora en unas jornadas académicas organizadas por el Instituto de Capacitación Los álamos y la Fundación Integrar.

 


Ya conocía ambas instituciones organizadoras, aunque virtualmente. Una vez en Medellín, aproveché para visitar la sede de ambas y conocer mejor sus programas y servicios.

En el caso del Instituto de Capacitación Los álamos, visité sus instalaciones acompañada por óscar Fernández, miembro de la Junta Directiva e hijo de una de las familias fundadoras de la institución.

A título informativo, el Instituto de Capacitación Los álamos (álamos) es una entidad privada, sin fines de lucro, fundada en 1961 por un grupo de padres con hijos con discapacidad intelectual. Fue una de las primeras instituciones en Colombia en ofrecer programas de educación especial y habilitación vocacional.

Actualmente álamos ofrece a más de 700 usuarios una gama de programas y servicios, abarcando todas las etapas de vida de la persona con discapacidad intelectual (desde estimulación temprana hasta gerontología). 

Sin embargo, esta entrevista no tiene que ver con el Instituto de Capacitación Los álamos sino con una ejemplar relación de hermanos. La de mi anfitrión en esa visita, óscar Fernández, y su hermano Gustavo, a quien también conocí en el transcurso de las jornadas. 

Saben que uno de los temas que tocamos con frecuencia en nuestros boletines es el de la relación entre hermanos y la del cuidado que debemos tener los padres con varios hijos, uno de ellos con necesidades especiales, para equilibrar las cosas en casa. 

¿Cuál es el secreto para que no surjan celos y resentimientos desproporcionados? ¿Cuál es el secreto para que los hermanos se quieran y apoyen? ¿Cuál es el secreto para mantener ese equilibrio como padres?

Evidentemente la familia Fernández descubrió esos secretos. Lo supimos observando el trato entre esos dos hermanos adultos. Es por eso que nos propusimos entrevistar a Oscar, como un caso de estudio en "Mejores prácticas". 

PaP: Oscar, ¿qué edad tienes?

Tengo 50 años y soy el menor de la familia

PaP: ¿Cuántos hermanos son en la familia?

Somos 6 hermanos todos hombres. 


PaP: Tu hermano con necesidades especiales, Gustavo, ¿qué edad tiene y cuál es su diagnóstico?

Gustavo tiene 59 años y sufre de hidrocefalia causada por los fórceps durante el parto.

PaP: Así que es el mayor de los hermanos… ¿cuándo te diste cuenta que tu hermano era diferente?

Desde muy niño en mi casa nunca nos ocultaron el problema, siempre no lo contaron con mucha naturalidad, tratando de familiarizarnos con el problema de nuestro hermano.

PaP: ¿Cómo se manejó el tema de Gustavo en casa? ¿En algún momento sentiste resentimiento por la atención prestada a tu hermano?

El tema siempre se trato de una forma natural, sin escondernos nada, siempre nos hablaban de él y como debíamos comportarnos cuando estábamos compartiendo con Gustavo. En nuestra casa siempre nos advirtieron que existían dos palabras del vocabulario español que no estaban en el de nuestra casa. Esas palabras eran BOBO y LOCO. Quien pronunciara esas palabras ya fuera en el diario hablar o refiriéndose a nuestro hermano, tenia problemas pero siempre se nos volvía a recalcar el acuerdo familiar.

Como nota anecdótica de nuestra adolescencia, siempre fue duro para nosotros el compartir parte de nuestra adolescencia con un hermano especial, pues contábamos con unos padres que exigían un compromiso total de todos para con Gustavo. No era sino pedir permiso para ir al cine un viernes y mi madre decía si, siempre y cuando lleves a tu hermano. Imagínate uno de 14 años con un hermano de 23, uno sacaba disculpas y decía cosas como, mira mamá mi amigo tal no le gusta andar con Gustavo. Y ella respondía. Si no le gusta salir con tu hermano es un amigo pasajero, verdaderamente no es tu amigo.

De esto te puedo decir que hoy por hoy los mejores amigos de mi hermano son los amigos de nuestra infancia.

PaP: Uds. son varios hermanos, todos hombres… ¿alguno se ha desvinculado del día a día de Gustavo?

Ninguno, unos mas que otros pero todos tenemos que ver con él.

PaP: Y ¿cómo es ese día a día, semana a semana de Gustavo?

Depende si esta en la finca o en la ciudad.

En la finca vive con otro hermano y con el administrador y su señora, personas muy importantes en la vida de Gustavo.

él se levanta muy temprano a veces a las 4:30 a.m. y si no hay nadie levantado, el mismo prepara el café, luego participa de la conversación en la mañana donde se dan instrucciones a los trabajadores de lo que deben hacer, después se desayuna. En la mañana antes del desayuno se informa de lo que debe hacer mi otro hermano y el administrador y ahí el decide con quien de los dos quiere irse, auque casi siempre desea irse con el administrador. Luego viene el almuerzo, la siesta y al final de la tarde salen a una subasta ganadera que hay todos los días.

 

Si Gustavo esta en Medellín, él llega a su apartamento donde vive solo con su empleada, en la mañana empieza a llamar a todos sus hermanos a ver quien quiere ir a su casa a almorzar y siempre va al menos uno pero hay días que nos juntamos hasta tres hermanos con señoras e hijos.

 

PaP: óscar, sé que eres casado y que tienes hijos. El hecho de tener a Gustavo como hermano, ¿tuvo algún impacto en tu relación de pareja? ¿Le debiste plantear a tus hijos la situación de su tío?

 

Creo que como nos enseñaron en la casa nunca escondimos el caso de nuestro hermano, es mas pienso que es tanto el compromiso que a veces las señoras nuestras entran a hacer parte del grupo de personas que apoyan a Gustavo, son las que lo acompañan cuando quiere ir de compras o a quienes llama cuando necesita algo.

 

PaP: ¿Qué crees que hicieron bien tus padres y qué recomiendas a otros padres con hijos con necesidades especiales?

Yo creo que fueron ejemplares en la búsqueda de una buena relación entre nosotros, exigiendo compromiso de parte nuestra, pero con mucho amor y compresión, les toco buscar en sus hijos el apoyo que requeriría Gustavo una vez ellos estuvieran muertos. Mi madre siempre rezó pidiéndole al señor que Gustavo se muriera primero que ella, pero la realidad fue otra, y nos toco una vez decirle, todos alrededor de ella que se muriera tranquila que Gustavo iba a estar bien.

 

PaP: ¿Tienes alguna recomendación para los hermanos? ¿Cómo crees que deben prepararse contemplando el futuro de su hermano con discapacidad?

Algún día contándole a un amigo que me pregunto del colegio Los álamos y viéndome como vibraba con todo esto, me dijo unas palabras que me llegaron mucho. Oscar te has dado cuenta que Dios les ha enviado a Gustavo por una razón muy especial. Y le pregunte ¿cuál? Y me dijo, si Gustavo no existiera, de pronto no existiría el colegio, y de pronto no estarías haciendo lo que estas haciendo. Dios les ha enviado a Gustavo porque él consideró que ustedes tenían un papel importante en la discapacidad como familia y la única manera de involucrarlos en esto a todos era a través de la existencia de Gustavo.

Pienso que tener un hermano con discapacidad exige compromisos y es mas fácil asumirlos que vivir con el remordimiento de haberlo hecho a un lado o simplemente ignorarlo.
 

PaP: ¿Piensas que tu madre pudo morir tranquila?

Eso nunca se podrá decir de una madre que deja a un hijo especial en la tierra, pero estamos seguros que ella si iba muy tranquila pues siempre nos educo pensando en el futuro de Gustavo si ella llegara a faltar primero que él.

PaP: ¿Cuál es entonces el secreto, óscar?

 

No lo se, solo podría decir que mucho amor, exigir a los otros hijos el compromiso desde muy pequeños, sin imponerlo sino hablando de los compromisos adquiridos como miembro de una familia. Siempre existen deberes y derechos y los que tenemos un hermano especial tenemos un deber más que las personas que no lo tienen.

Medellín, 2006.

Reporta Angela Couret:

Visto 1812 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Banner Concurso2016 291x86

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA