Adaptaciones curriculares en Educación Secundaria.

  • Imprimir Amigable y PDF
Organización de la enseñanza. Adaptaciones  curriculares 

 

La Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo viene a configurar un nuevo Sistema, reformando niveles y estructuras escolares y, sobre todo, ofreciéndonos, entre otras novedades, un currículo más adecuado a las demandas educativas que la sociedad española requiere. Una de las innovaciones más deseadas, ha sido la descentralización de la Administración educativa y la autonomía de los centros y profesores.

 

Efectivamente, la LOGSE (1990) precisa que los centros escolares tendrán un mayor margen de decisión para organizar las enseñanzas en relación con el medio, ya que gracias a la existencia de un currículo abierto y flexible, permitirá la adaptación de programas y actividades a las del alumnado. Este protagonismo que adquieren los centros y profesores de Secundaria para decidir los procesos de enseñanza-aprendizaje, hace que la planificación didáctica se convierta en el principal instrumento organizador y vertebrador de la educación y de los procesos que permiten llevarla a cabo. En esta etapa educativa, uno de los principales fines educativos es asegurar que la mayoría del alumnado alcance los objetivos propuestos en el Diseño Curricular Base (1989), en sus concreciones y adaptaciones.

 

Todos estos cambios hacen de la Educación Secundaria una etapa nueva, un reto más en nuestro sistema educativo que servirá, en cierta medida, para comprobar el éxito o fracaso de la propia reforma educativa. De esta manera, los objetivos de la Educación Secundaria trascienden el ámbito académico y engloban diferentes aspectos como son: de tipo sociológico (Lorenzo, 1992), ya que debe dar respuesta a las demandas sociales y culturales que nuestra sociedad reclama; de tipo psicológico, pues tiene que tener en cuenta el propio proceso de desarrollo y aprendizaje de los alumnos, así como sus características personales; de tipo pedagógico, fundamentados en una serie de técnicas y conocimientos que aseguren la obtención de los objetivos programados; y epistemológico, ya que parte de unos conocimientos científicos integrados dentro de las áreas del currículo de esta etapa educativa.

 

La Educación Secundaria, por lo tanto, debe atender a un nuevo sector de población escolar, lo que supone una serie de modificaciones en su planteamiento y planificación y, sobre todo, no ignorar las características e intereses de los propios alumnos, incluidos los alumnos con necesidades educativas especiales.

1. ASPECTOS PSICOPEDAGóGICOS EN EDUCACIÓN SECUNDARIA

 

La Reforma Educativa incorpora unos principios de intervención educativa que están íntimamente relacionados con la dinámica del proceso de enseñanza-aprendizaje y que deben ser el fundamento de los distintos proyectos, diseños o adaptaciones curriculares en Educación Secundaria. Los aspectos psicopedagógicos que fundamentan la LOGSE son: Aprendizaje significativo, Comprensividad-Diversidad, Interdisciplinariedad, Evaluación, Promoción y Orientación.

 

El aprendizaje significativo considera al alumno protagonista de su propio aprendizaje, por ello se apuesta por una formación personalizada. El proceso educativo tendrá en cuenta el desarrollo evolutivo de los alumnos, sus propias capacidades y su experiencia previa, a través de un aprendizaje constructivo y significativo. El aprendizaje significativo se produce cuando los contenidos recibidos por el alumno logren incorporarse a su esquema de conocimiento, es decir, cuando entren a formar parte de la integridad de aspectos cognitivos, psicomotores y afectivos que conforman su personalidad. Para que el alumno pueda construir aprendizajes significativos es necesario, en primer lugar, que el contenido propuesto sea potencialmente significativo, es decir, tenga organización y coherencia interna (estructura lógica de la materia). Por otro lado, se requiere que el alumno adopte una actitud favorable para aprender significativamente, lo que exige contar con sus intereses y motivaciones (estructura psicológica).

 

La enseñanza comprensiva es el principio inspirador de esta etapa educativa, consiste en proporcionar una formación polivalente, en principio, con un fuerte núcleo de contenidos comunes para todos los alumnos de un mismo centro o aula. Una enseñanza comprensiva debe equilibarse con el enfoque de la diversidad, de modo que durante el tratamiento se articulen el tronco básico y común para todos, con una progresiva adaptación y diferenciación de los contenidos en función de los intereses, motivaciones, capacidades y ritmo de aprendizaje de los escolares. Esta diversidad se hace extensiva, desde las adaptaciones curriculares y la creación de un espacio de opcionalidad, hasta la posible diversificación curricular.

 

En Educación Secundaria Obligatoria las áreas se enfocan con un enfoque interdisciplinar, si bien, en el último curso pueden estructurarse por materias o disciplinas. Desde el punto de vista metodológico, globalización e interdisciplinareidad se conjugan armónicamente en un currículo abierto y flexible. La globalización es un paso previo para la interdisciplinareidad, la cual se opone a una ciencia compartimentada y sin conexión entre las disciplinas.

 

La evaluación en Educación Secundaria Obligatoria es continua e integradora, aunque diferenciada según las áreas del currículo. Es realizada por el conjunto de profesores del grupo de alumnos, coordinados por el profesor-tutor, actuando todos ellos de forma colegiada, tanto a través del proceso de evaluación, como en las decisiones que hayan de adoptar al final.

 

La promoción en esta etapa educativa depende de la evaluación realizada, al final del primer ciclo y de cada uno de los cursos del segundo, se decide la promoción de los alumnos al ciclo o curso siguiente. El alumno que no haya conseguido los objetivos del primer ciclo, puede permanecer un año más en él. Excepcionalmente, el alumno o alumna podrá permanecer otro curso más en el segundo ciclo.

 

La orientación es otro de los principios de intervención educativa que cobra nuevo impulso e importancia en la Reforma. La función tutorial se enfoca hacia la adaptación del alumno en el grupo, la orientación durante el trabajo escolar, la ayuda ante las dificultades de aprendizaje y las relaciones con las familias. En Educación Secundaria Obligatoria prevalecerá, también, un tipo de orientación dirigida hacia la ayuda en la elección de opciones educativas y el afianzamiento de actividades y técnicas de estudio.

 

2. EL ALUMNADO CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES EN SECUNDARIA

 

Las innovaciones producidas por la LOGSE se hacen más patentes cuando se trata del tramo corespondiente al Segundo ciclo de la Educación Secundaria Obligatoria, por la sencilla razón de que en estos niveles educativos no ha existido la tradición o las experiencias docentes de alumnado con especiales dificultades.

 

Esta nueva etapa educativa se caracteriza bajo dos dimensiones básicas: la existencia de un currículo único para todo el alumnado, y la de la enseñanza personalizada. Además, se caracteriza también por el carácter propedéutico, ya que la educación en esta etapa tiene que conectar con la vida laboral activa, así como la preparación para futuros estudios.

 

El alumnado de la Educación Secundaria Obligatoria atraviesa por un período evolutivo con unas características peculiares; esto se complica si pensamos en la obligatoriedad de la etapa en unos momentos de inseguridad personal y profesional, por parte del alumno. Algunas dificultades específicas del aprendizaje se acentúan con la edad, con la diversidad de motivación e intereses que presenta el alumnado y con la complejidad de los aprendizajes (Real Decreto 1007/91 de 14 de junio, por el que se establecen las enseñanzas mínimas de la Educación Secundaria Obligatoria). Por lo tanto, la integración escolar en esta etapa presenta una serie de dificultades, convirtiéndose la educación de los alumnos con necesidades educativas especiales en la Educación Secundaria Obligatoria en un complejo y difícil reto (Monjas, 1995).

 

La LOGSE (Artículos 36 y 37) clarifica, desarrolla y amplía los planteamientos sobre la Educación Especial. En primer lugar, delimita el concepto de necesidades educativas especiales, significando un cambio de mentalización, expectativas y actitudes, los objetivos de la educación son los mismos para todo el alumnado, los alumnos con necesidades educativas especiales y los que no presentan especiales dificultades. En segundo lugar, se destacan los principios de normalización e integración escolar, lo que significa la necesidad de dar una respuesta educativa, lo más normalizadora posible, en los contextos educativos normales mediante la provisión de recursos, tanto personales, materiales como didácticos, siendo una de las respuestas más viables la de la adaptación del curriculum. Esto supone la necesidad de ajustar las enseñanzas a las peculiaridades y características del alumnado, en general, y de los alumnos y alumnas con necesidades educativas especiales, en particular. En tercer lugar, la LOGSE indica la necesidad de identificar y valorar las necesidades educativas especiales y el seguimiento periódico de estas decisiones. Y, por último, la atención a la diversidad del alumnado requiere una individualización y personalización, lo que significa darles una respuesta educativa destinada a cada uno de los alumnos y alumnas, según sus capacidades, intereses, motivaciones o posibilidades.

 

Recientemente ha aparecido el Real Decreto sobre ordenación de la educación de los alumnos con necesidades educativas especiales (RD 696/1995, de 28 de abril), que reajusta los planteamientos de la LOGSE. Esta normativa legislativa, tiene como novedad la de considerar a los alumnos con altas habilidades como alumnado con necesidades educativas especiales. Este Real Decreto amplía los artículos 36 y 37 de la LOGSE, regulando la ordenación, planificación de recursos y organización de la atención educativa de los alumnos con necesidades educativas especiales, ya sean temporales o permanentes asociadas a su historia educativa y escolar, o debidas a condiciones personales de sobredotación y de discapacidad psíquica, motora o sensorial.

 

Estas disposiciones legales implican un reordenamiento del planteamiento educativo sobre el alumnado con necesidades educativas especiales. Se señala la obligatoriedad de incluir en el Proyecto Curricular de Centro (PCC) las medidas de carácter pedagógico, organizativas y de funcionamiento previstas para la atención de este tipo de alumnos escolarizados en el propio centro. También se expone la posibilidad de establecer adaptaciones curriculares significativas para determinados alumnos o alumnas. Se propugna la mejora y la calidad de la enseñanza destinada a este tipo de alumnado, dando énfasis a la a la innovación e investigación educativa, así como a la actualización y formación de los profesionales.

 

La atención del alumnado con necesidades educativas especiales y su integración en el mundo escolar ya se ha venido realizando en etapas educativas como la de Primaria. Sin embargo, la atención hacia este tipo de sujetos en Educación Secundaria Obligatoria es todavía escasa e ineficaz. El Real Decreto, anteriormente citado, especifica que la atención especial en la etapa de Educación Secundaria se ha de realizar siguiendo las indicaciones del Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica de Primaria, sobre el proceso educativo del alumno con necesidades educativas especiales a lo largo de la etapa. De esta forma, se garantiza la continuidad en su proceso formativo y se da una relevancia especial al Departamento de Orientación en la identificación y seguimiento del proceso educativo de estos alumnos y en el asesoramiento y apoyo al profesorado.

 

Cuando nos referimos al alumnado que requiere una atención especial en Educación Secundaria, nos podemos plantear una serie de incógnitas que están en la mente de muchos profesores pero, sobre todo, en la de aquellos que los atienden directamente. Realmente conocemos poco el tipo de respuesta más adecuada que podemos ofrecerle al alumnado, debido a la corta experiencia de integración en esta etapa educativa. Sin embargo, podemos establecer dos tipos de características relacionados con sujetos que están en Educación Secundaria Obligatoria. En primer lugar, tenemos a alumnos con necesidades educativas especiales asociadas a condiciones personales de déficit sensorial, motor, psíquico o sobredotación intelectual. Y, en segundo lugar, alumnos con necesidades educativas especiales asociadas a factores sociales, culturales y de historia educativa, fundamentalmente desajustes sociales, inadaptación y problemas de comportamiento (Monjas, 1995).

 

El alumnado de Educación Secundaria Obligatoria es muy heterogéneo, por tanto, nos podemos encontrar grandes diferencias, desde alumnos que han logrado los objetivos de la Educación Primaria (Educación General Básica), hasta alumnos que no los han superado. Esta diversidad de la competencia curricular se agranda todavía más, cuando son alumnos con necesidades educativas especiales relacionados con problemas mentales o psíquicos.

 

3. LA RESPUESTA EDUCATIVA EN EDUCACIÓN SECUNDARIA

 

La Educación Secundaria Obligatoria está concebida como una etapa comprensiva, es decir, se ofrece una formación básica común para todo el alumnado, ya que existe un currículo único para todos, pero a su vez se pide una enseñanza personalizada, de forma que se tenga en cuenta la diversidad del alumnado. Esta atención a la diversidad, eje central de la Reforma, se convierte en un verdadero reto en la Etapa de Educación Secundaria Obligatoria. Todos los alumnos y alumnas tienen unas necesidades educativas que le son propias para aprender, lo que implica una respuesta educativa y una atención pedagógica individualizada. El Instituto de Secundaria tiene el reto de ofrecer a cada alumno la ayuda pedagógica que precise, ajustando la intervención educativa a todos y a cada uno de ellos. Esta atención a la diversidad de nuestros alumnos basada en los conceptos de enseñanza personalizada e individualizada, debemos de entenderla como el conjunto de intervenciones que, desde una oferta curricular común, ofrecen respuestas diversificadas y diferenciadas según las características y peculiaridades del alumnado. Este concepto de atención a la diversidad es aplicable a todo tipo de alumnado, aunque adquiere unas particuliaridades y unos matices concretos cuando se habla de aquellos sujetos que presentan unas dificultades y problemáticas especiales.

3.1. La planificación de la diversidad en Secundaria

 

La LOGSE ha establecido una serie de normas de actuación, destinadas a que la atención a la diversidad de nuestros alumnos sea tenida en cuenta y podamos actuar de una manera eficaz, según los principios de individualización y personalización que debe tener nuestra práctica educativa. Entre ellas destacamos las siguientes: a) La existencia de un Currículo abierto y flexible, que contempla una optatividad creciente a lo largo de la etapa. b) El Proyecto Curricular de Centro (PCC), donde se realizan las adaptaciones pertinentes del currículo establecido por la administración educativa, a las características y necesidades concretas del alumnado del Centro. c) Las Programaciones de Aula donde se realizan las adecuaciones pertinentes y se dan prioridad a determinados contenidos o estrategias didácticas, en función del grupo de alumnos y alumnas. Estas medidas conciernen a todos los profesores del Instituto, cuanto mayor sea la implicación y las medidas adoptadas, incluso en el Proyecto Educativo de Centro (PEC), la atención a la diversidad se podrá realizar de una manera más efectiva.

 

3.2. Niveles de concreción curricular

 

El currículo que propone la Reforma educativa, considerado como el conjunto de experiencias que proporcionan a los alumnos las diversas prácticas educativas, como son los objetivos, contenidos, metodología y criterios de evaluación, es susceptible de ser adaptado por el profesorado en función de su población escolar; este currículo se articula en diferentes momentos o niveles de concreción, desde la Administración educativa hasta culminar en la práctica de los Institutos. Estos niveles son los siguientes:

a) Diseño Curricular Base (D.C.B.), caracterizado por los siguientes aspectos: currículo abierto y flexible, con carácter indicativo y orientador; garantiza unos contenidos mínimos a toda la población escolar; es el conjunto de prescripciones, normas y sugerencias sobre la intencionalidad de la educación escolar y sobre las estrategias más adecuadas para lograr los objetivos; es una fuente común de información y orientaciones de las diferentes instituciones educativas; permite adaptaciones a un medio escolar y social concreto y a la diversidad de los alumnos, garantizando siempre unos mínimos comunes para todos; es competencia del M.E.C. y de las Comunidades Autónomas.

 

b) Proyecto Curricular de Centro (P.C.C.), se caracteriza porque su elaboración corresponde a los Institutos; es la adecuación de los objetivos generales de la Etapa al contexto socioeconómico y cultural del centro y a las características del alumnado, criterios metodológicos y decisiones sobre el proceso de evaluación; contempla las materias de optatividad y de diversificación curricular, habrá de adaptarlo a las características de los alumnos y a la realidad educativa de cada Instituto; es tarea de todo el Equipo de Profesores: las articulaciones para cada curso escolar del PCC se hace a través de la Programación General Anual del Centro.

 

c) Programación de Aula, este tercer nivel de concreción curricular se sitúa en el ámbito del aula y compete a los profesores que trabajan con grupos de alumnos determinados. En este nivel de concreción los profesores deben realizar al menos tres tipos de actividades relacionadas con la planificación: diseño y desarrollo de unidades didácticas o núcleos temáticos según el ciclo; elaboración y ejecución de adaptaciones curriculares para grupos concretos de alumnos; elaboración de materiales curriculares.

 

Existen otro tipo de medidas más específicas destinadas a dar una respuesta al alumnado con dificultades en el aprendizaje. Estas estrategias de atención a la diversidad, sobre todo, en alumnado con necesidades educativas especiales son las siguientes:

a) Permanencia de un año más en el curso o ciclo, descartando la tradicional idea de "repetir ", sino adecuando el currículo a las necesidades concretas que el alumno no ha superado todavía.
b) Las Adaptaciones Curriculares significativas se refieren a esa serie de ajustes más significativos y concretos,

c) los Programas de Diversificación Curricular. La diversificación curricular es una medida excepcional que consiste en adoptar globalmente el currículo de la Educación Secundaria Obligatoria a las necesidades individuales de determinados alumnos (MEC,1995), con una organización distinta a la establecida con carácter general, que ha de atender a las capacidades generales recogidas en los objetivos de la etapa y a los contenidos esenciales del conjunto de las áreas. Todo ello con el fin de que los alumnos que participen en estos Programas puedan alcanzar los objetivos generales y obtener así el Título de Graduado de Educación Secundaria. Lógicamente, la diversificación curricular es una alteración importante del currículo ordinario y que afecta en toda su totalidad: modificación de contenidos, objetivos, criterios de evaluación y organización de las áreas. La diversificación curricular es una medida excepcional y extrema, deben de probarse otras estrategias más ordinarias, teniendo en cuenta que estas medidas están destinadas para alumnos mayores de dieciseis años y con dificultades generalizadas de aprendizaje, siempre bajo la supervisión del Departamento de Orientación del Instituto.
 

4. ADAPTACIONES CURRICULARES EN EDUCACIóN SECUNDARIA

Las adaptaciones curriculares en la Educación Secundaria Obligatoria son posibles gracias a la existencia de un currículo más abierto y flexible que permite la adecuación a las personas y a los grupos sociales destinatarios de la acción educativa. En el Diseño Curricular Base (MEC,1989) se nos asegura que son una estrategia educativa que tiene el profesorado, con el objetivo de individualizar el proceso de enseñanza aprendizaje. Las adaptaciones curriculares están íntimamente relacionadas con la calidad de la enseñanza. Efectivamente, en la LOGSE (Art. 57) se reconocen que entre los factores educativos que favorecen la calidad y la mejora de la enseñanza, están los que se refieren a la programación docente y a la necesidad de las adaptaciones curriculares.


Si nos centramos en la calidad de la enseñanza, desde el punto de vista de la programación docente, podemos comprobar que depende de una serie de criterios, pautas e indicadores, entre los que destacamos los siguientes (Lorenzo, 1992):

 

a) Criterios para conocer la calidad de la enseñanza, podemos señalar los siguientes: si la educación favorece el desarrollo personal y el acceso al patrimonio cultural de un pueblo; si la programación didáctica se adapta a las peculiaridades e intereses de los alumnos, favoreciendo el desarrollo máximo de las capacidades de cada uno; otro criterio que indica la calidad de la enseñanza es si el centro educativo responde a las necesidades de una sociedad democrática, compleja y tecnificada; y por último, si la educación recibida prepara a los alumnos de la forma más adecuada para su inserción en la vida activa.

 

b) Entre los factores que contribuyen a la calidad de la enseñanza, destacamos entre otros: si los contenidos curriculares están adaptados a los niveles educativos y a los objetivos perseguidos; y si existe una buena coordinación entre los distintos elementos que pueda necesitar el centro educativo en un momento determinado.

 

c) Por último, entre los indicadores de la calidad de la enseñanza podemos reseñar si hay un grado de satisfacción de las personas que participan en el proceso educativo; si existe un grado de participación y de consenso en la elaboración de los proyectos educativos, y por último, si hay un ajuste a las capacidades de los alumnos y a las demandas del entorno social y laboral.

 

Todo este conjunto de criterios, factores o indicadores que inciden en la calidad educativa, exige que la comunidad educativa oferte a su alumnado un sistema escolar diversificado que atienda a sus peculiaridades y, por lo tanto, capaz de ofrecer posibles adaptaciones curriculares. Por esta razón, la Ley General de Ordenación del Sistema Educativo ofrece una serie de principios por los que se respeta el pluralismo cultural y personal de los sujetos, que debe atender y dar una respuesta educativa teniendo en cuenta la diversidad de capacidades, intereses y motivaciones. Las adaptaciones curriculares son, en consecuencia, el conjunto de estrategias que la comunidad educativa o el profesorado deciden aplicar para modificar, ya sea el Diseño Curricular Base, en función de las capacidades, intereses y motivaciones del grupo de alumnos al que se dirige la acción educativa o, por otra parte, el Proyecto Curricular de Centro, en función del alumno o los alumnos que, dentro del aula, presentan necesidades educativas especiales.

 

Parece evidente resaltar que las adaptaciones curriculares responden al principio de comprensividad, ya que se establece una progresiva diferenciación de los objetivos y contenidos, según los intereses y necesidades del alumnado. La enseñanza comprensiva se hará posible si se establecen diversos niveles de rendimiento dentro de cada ciclo o curso, adoptando organizaciones flexibles en el aula y utilizando el criterio de las adaptaciones curriculares y, en su caso, el de la opcionalidad e incluso el de la diversificación curricular.

 

Una adaptación identificada como "eficaz" por los profesores, padres, psicopedagogos y estudiantes cumple una o más de las siguientes funciones:
a) Ayuda a la persona a compensar los retos intelectuales, físicos, sensitivos o de comportamiento.
b) Permite a la persona usar sus habilidades actuales mientras promueve la adquisición de otras nuevas.
c) Previene la disfunción entre las habilidades del estudiante y el contenido de la lección de educación general.
d) Reduce el nivel de información abstracta para hacer que el contenido sea relevante para la vida actual y futura del estudiante.
e) Crea un emparejamiento entre el estilo de aprender del estudiante y el estilo de enseñar del instructor.
Formular y entender el propósito de la adaptación en la relación con las necesidades de aprendizaje de los estudiantes es un paso esencial en el diseño y el proceso de selección.

 

4.1. Tipos de adaptaciones curriculares

 

En general, podemos distinguir tres tipos de adaptaciones: las que afectan al Centro Educativo, las realizadas en el aula y las destinadas a alumnos con necesidades educativas especiales.

 

DE CENTRO
Adaptación del D.C.B.a las peculiaridades del propio Centro, gracias al P.C.C.
Pasos:
1.Definición de los sistemas de valores o de la identidad del Centro: Proyecto Educativo (PEC).
2. Adaptación de los objetivos educativos generales, en función de las necesidades personales que presenten los alumnos.
3. Adaptación de la metodología del profesorado para conseguir una enseñanza personalizada.
4. Adaptación de los contenidos según las características del alumnado.
5. Adaptaciones de acceso, ya sean por problemas materiales del Instituto o deficiencias debidas al propio alumno.

 

DE AULA
Son las adaptaciones que se realizan de una manera más específica en la Programación de Aula; se refieren tanto a actividades relacionadas con el proceso de enseñanza-aprendizaje, como a aspectos relacionados con la evaluación, contenidos y objetivos.
Diferenciamos dos tipos de adaptaciones curriculares:
1. Temporales: modifican el tiempo previsto en la consecución de objetivos, distinguimos dos variantes:
a) Adaptación temporal poco significativa, donde el alumno supera los objetivos en un tiempo superior al resto de sus compañeros, pero en el mismo ciclo;
b) Adaptación significativa, necesita otro ciclo o curso para superar los objetivos previstos.
2. Adaptaciones curriculares de algunos objetivos, áreas o contenidos propias del curriculum escolar. Distinguimos dos variantes:
a)La opcionalidad en algunas materias o contenidos.
b) La diversificación curricular como caso extremo, se adaptan otra serie de actividades.

 

ALUMNADO CON N.E.E.
Consisten en las respuestas individuales que se les ofrecen a este tipo de alumnado. El proceso de adaptación del alumnado con n.e.e. no debe entenderse como procesos estancos, sino integrados en torno el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Destacamos:
1. Después de un Diagnóstico pedagógico inicial, se debe elegir el método más adecuado para conseguir los objetivos generales según sus posibilidades.
2. No se deben realizar adaptaciones curriculares desde la óptica de los contenidos, sino en función de los objetivos educativos o el desarrollo de capacidades.

 

PASOS A TENER ENCUENTA EN LA ELABORACIÓN DE ADAPTACIONES CURRICULARES

 

a) Definición del Proyecto Educativo de Centro (PEC).

 

b) Adoptar una organización que sea muy flexible, en función de las necesidades y actividades del alumnado.

 

c) Atender y dar prioridad a aspectos como los relacionados con el desarrollo de las capacidades, los procesos de pensamiento, los valores, la metodología y los contenidos que creamos más prioritarios.

 

d) Utilizar una metodología que potencie el aprendizaje significativo y que mejore los niveles de aprendizaje, no en cantidad de conocimientos, sino como expresión del desarrollo de capacidades.

4.2. Proceso de adaptación curricular individual

 

El marco legal da un margen de autonomía, verdaderamente amplio, para que cada Instituto actúe con eficacia y responda con singularidad e innovación. Los distintos niveles de concreción curricular, nos dan las pautas a seguir en el camino hacia la adaptación curricular del alumno de Educación Secundaria. Se puede entender por adaptación curricular, cualquier ajuste o modificación realizada en los diferentes elementos de la oferta educativa común para dar respuesta a estos alumnos; esta estrategia de enseñanza individualizada permite la adecuación del alumno dentro de su aula ordinaria y permite, también, el máximo desarrollo personal y social del alumno. Estas adaptaciones deben realizarse a partir de las coordenadas, que sobre el tema de la diversidad, están incluidos en el Proyecto Educativo y Proyecto Curricular de Centro, como ya comentábamos anteriormente. La adaptación curricular individual debe proporcionarle un currículo equilibrado y relevante según sus posibilidades, por lo tanto, debemos considerarla con unos criterios relativos en el tiempo y aplicabilidad.

 

En la tarea de realizar la adaptación curricular individual, podemos distinguir cuatro fases (Grau, 1995):

 

a) Proceso de Identificación: donde se recoge información sobre los aspectos relacionados con su competencia curricular; sus capacidades y habilidades; sus áreas de interés; su estilo de aprendizaje y el autoconcepto del propio alumno.

 

b) Proceso de Evaluación: se obtiene información y datos sobre aspectos relativos a su contexto escolar como son: la adecuación de los objetivos y contenidos; la metodología utilizada; los tipos de actividades propuestas en el aula; los criterios de evaluación empleados; la utilización de los recursos materiales y la organización de los elementos personales.

 

c) Adaptación del currículo: se trata de ver qué aspectos se pueden variar o modificar para adaptarlos a las necesidades del alumno o alumna, distinguiendo tres apartados:

 

1) Adaptaciones en el qué enseñar: selección de los contenidos; dar prioridad a los más significativos; introducción de contenidos diferentes a los que trabaja el grupo.

 

2) Adaptaciones en el cómo enseñar: consiste en ajustar el método de trabajo a sus características, utilizando distintos procedimientos, por ejemplo: utilizar la enseñanza tutorada al proponer distintas actividades; programar actividades amplias que tengan diferentes grados de dificultad y realización; programar distintas actividades para trabajar un mismo contenido; programar actividades que permitan distintas posibilidades de ejecución y expresión; planificar actividades de libre elección por los alumnos; planificar actividades extraescolares adecuadas a los intereses de los alumnos, etc (Arocas, 1994).

 

3) Adaptaciones en el qué y cómo evaluar: recoger la información sobre los criterios de evaluación obtenidos en el proceso de evaluación sobre aspectos como: utilización de diversos procedimientos e instrumentos de evaluación; aspectos metodológicos, estrategias utilizadas por el profesor; relaciones interpersonales alumno-profesor-grupo; aspectos organizativos y ambientales.

 

d) Adaptación curricular individual: que afectaría a apartados relacionados con su proceso de enseñanza-aprendizaje como son los objetivos y contenidos; la metodología; las actividades; la evaluación; los elementos personales y su organización; y los elementos materiales. Las adaptaciones curriculares individuales no deben concebirse de una forma rígida, se adaptarán a la situación actual del alumno y con la periodicidad que se considere oportuna; su punto de partida debe ser el currículo ordinario, la evaluación del alumno y del contexto de enseñanza-aprendizaje. La adaptación curricular se convierte en una estrategia que facilita el desarrollo de las capacidades del alumno y estimula el trabajo colaborativo de todos los implicados en el proceso educativo.

 

La preparación y toma de conciencia del profesorado es esencial en todo el proceso de adaptación curricular, muchos docentes considerarán al alumnado que precisa esta atención especial como otra "carga" más a su ya saturada tarea, además, muchos no los entienden y no saben como actuar frente a ellos, esta inseguridad, e incluso cierto rechazo, se puede superar gracias al gran voluntarismo del profesorado de Secundaria, que con un asesoramiento y una mejor formación, pueden afrontar con éxito la adecuación y adaptación de su forma de trabajar a la del alumno o alumna que precise una atención especial.

 

4.3. La adaptación curricular como un proceso de toma de decisiones.
Los profesores que tienen éxito a la hora de incluir a estudiantes con características de aprendizaje diversas, constantemente toman decisiones sobre lo que se adaptará, ajustará, reconfigurará, coordinará y clarificará en su curriculum e instrucción.

 

Cuando un estudiante de Educación Secundaria con una problemática particular precise una atención especial, los miembros del equipo deben discutir varios puntos como un primer paso esencial para una programación eficaz. Deben identificar y discutir los objetivos educativos individuales del estudiante que se enfatizarán a lo largo de los marcos y las actividades educativas generales. Concurrentemente, crearán una imagen del estudiante como aprendiz y articularán las expectativas de actuación. El diálogo sobre esos puntos ayudará a establecer una visión compartida para la participación activa del estudiante y le protegerá contra expectativas discrepantes e irreales de cualquier miembro del equipo docente. Este discurso del equipo establece familiaridad con el estudiante, un entendimiento del programa y del marco educativo general, y un esquema básico de la participación del estudiante a lo largo del día y del curso escolar.

 

Algunos profesores llevan a cabo este intercambio informalmente, simplemente hablando sobre las preferencias y el estilo de aprendizaje de los estudiantes, los métodos instructivos pasados y el programa de educación individual actual. Otros desarrollan formas de comunicación más formales para expedir y asegurar el entendimiento entre los miembros del equipo docente.

 

El siguiente esquema, diseñado por Udvari-Solner (1995) señala un proceso de toma de decisiones que puede orientar a la hora de conceptualizar los actos de selección y de uso de las adaptaciones curriculares.

PROCESO DE TOMA DE DECISIONES EN UNA ADAPTACIóN CURRICULAR

 

A) Identificar los objetivos educativos individuales del estudiante que se han de enfatizar durante las actividades educativas generales.

 

B) Articular las expectativas para la actuación del estudiante en las actividades educativas generales.

 

C) Determinar Qué enseñar.
Como equipo, determinar el contenido de la actividad, tema o unidad de estudio .

 

D) Determinar Cómo enseñar.
Como equipo, determinar si, sin modificación, el estudiante puede participar activamente y conseguir los mismos resultados esenciales que sus compañeros no discapaces. Si el estudiante no puede alcanzar los mismos resultados.

 

E) Seleccionar o Diseñar las Adaptaciones Apropiadas
- Seleccionar los arreglos instructivos
- Seleccionar el formato de la lección
- Emplear técnicas de enseñanza específicas para el estudiante Seleccionar objetivos curriculares específicos para la lección Gestionar el entorno físico y social del aula
- Diseñar materiales modificados
- Seleccionar apoyos naturales y arreglos de supervisión

F) Si las estrategias de adaptación mencionadas no son eficaces, diseñar una actividad alternativa.

 

G) Evaluar la eficacia de las adaptaciones.

 

4.4. Estrategias en el proceso de selección de las adaptaciones curriculares

 

Para el proceso de selección o diseño de adaptaciones lo más apropiadas posibles para el alumnado que las requiera, siguiendo el plantemiento de la autora anteriormente citada, vamos a plantear una serie de interrogantes. Reflexionar sobre los mismos, puede ayudarnos a clarificar el tipo de respuesta más adecuada a las peculiaridades de cada alumno.

 

a) ¿Puede participar activamente el estudiante en las actividades sin realizar modificaciones? y ¿se alcanzará el mismo resultado que los demás?. En muchos momentos del día o la semana, las adaptaciones no serán necesarias. Los profesores deberían identificar estas ocasiones, y ahorrar sus energías para trabajar en otros temas que necesitan alteraciones significativas. Al igual que hay peligro en no proporcionar suficientes adaptaciones, existe el peligro en sobreadaptar o sobreapoyar a un estudiante cuando no es necesario. Para ahorrar esfuerzos inútiles, podemos determinar si el estudiante con discapacidades, puede conseguir o tendrá el mismo resultado esencial que sus compañeros sin realizar modificaciones. Si no, las adaptaciones suplementarias están probablemente justificadas.

 

b) ¿Se puede aumentar la participación de los estudiantes cambiando la organización de la clase? Los profesores pueden elegir entre una serie de adaptaciones instructivas para estructurar la dinámica de clase. Las alternativas más comunes para la agrupación de estudiantes incluyen: instrucción en grandes grupos o de toda la clase, instrucción en pequeños grupos dirigida por el profesor, aprendizaje en grupos pequeños, instrucción individualizada, aprendizaje con compañeros, tutoría entre compañeros y grupos de aprendizaje cooperativo. Tales disposiciones instructivas pueden tener efectos profundos en la forma en que se enseñan las lecciones y en que se espera o se permite participar a los alumnos.

 

c) ¿Puede aumentar la participación del estudiante si se cambia la forma de dar la clase? El formato de la lección se refiere a la forma de organizar un tema o una actividad que influye en cómo se imparte la información al estudiante y cómo el estudiante toma parte en el aprendizaje. El formato de lección tradicional y usado más frecuentemente en las aulas de Secundaria es el modo expositivo. Desafortunadamente, muchos profesores y estudiantes, particularmente en el nivel secundario, creen que esta forma de enseñanza es sinónima de sermón. Este paradigma de enseñanza tradicional está comúnmente basado en un libro y emplea la metodología de enseñar-practicar-examinar. Para seguir con las mejores prácticas de organización del aula, los profesores deben considerar la forma de impartir las unidades temáticas, basándose en diversidad de actividades o experiencias referidas a la comunidad, a fin de facilitar la participación de los estudiantes con discapacidades. De esta forma, los estudiantes se involucran activamente, participan en el proceso de planificación y ayudan a definir el contenido (Perrone 1994), aprenden mediante el descubrimiento y construyen su propio conocimiento.

 

d) ¿Puede aumentarse la participación y la comprensión de los estudiantes si se cambia la forma de instruir o el estilo de enseñar? Como se señaló anteriormente, una de las funciones esenciales de una adaptación es crear un equilibrio entre el estilo de aprender del estudiante y el estilo de enseñar del profesor. Los profesores son eficaces si se hacen comprensibles para los alumnos -no importa lo poco que el alumno sepa-, y no lo son cuando abruman al estudiante con la vana esperanza de que la comprensión llegará tarde o temprano. Es responsabilidad del profesor ser comprensible, no del estudiante comprender. La decisión de alterar el estilo de enseñanza requiere la reflexión más personal de aquellos que instruyen al niño, cuando los educadores contemplan los cambios en la forma de proporcionar la enseñanza como una forma legítima de adaptación y discuten abiertamente el impacto potencial del estilo instructivo, normalmente generan estrategias de enseñanza eficaces y específicas para el estudiante.

 

e) ¿Se pueden hacer cambios en el entorno del aula para facilitar la participación?. Desde una perspectiva socio-ecológica, el entorno físico y el clima social del aula influyen en el comportamiento y las interacciones de sus miembros. Los elementos del entorno tales como la iluminación, el nivel de ruidos, la información social y visual, la disposición física de la clase o el equipamiento y la accesibilidad a los materiales, pueden necesitar ser alterados para acomodarse a los estudiantes con problemas sensoriales, discapacidades físicas, dificultades para procesar información o métodos de comunicación alternativos. Los profesores deben considerar las reglas sociales explícitas e implícitas que han construido en sus aulas y determinar si algún elemento requiere un cambio para promover un mejor acoplamiento del estudiante y el entorno. Introducir innovaciones en la práctica del aula de Secundaria requieren compromisos de tipo personal e incluso afectivos. Los cambios pueden ser promovidos positivamente por profesores para participar en una acción reflexiva - la consideración activa, pensativa y rigurosa de las creencias y de la práctica. Parece que es importante proporcionar a los profesores un esquema inicial para tomar decisiones que inicien una acción reflexiva, el desarrollo y el uso inmediato del conocimiento existente con configuraciones nuevas para todos los estudiantes.

 

5. EL PROFESORADO DE EDUCACIóN SECUNDARIA

 

La atención a la diversidad del alumnado es un tema todavía pendiente en la Educación Secundaria. El Programa de integración escolar en el segundo ciclo de la Educación Secundaria Obligatoria, se inició de forma experimental durante el curso 1992-93. El Ministerio de Educación y Ciencia ha aplicado una serie de innovaciones y reformas que pueden contribuir a la mejora de la atención de los alumnos con problemáticas especiales, entre ellas destacamos las siguientes (MEC, 1994): dotación de la infraestructura necesaria, Departamento de Orientación, profesorado de apoyo y personal laboral, de todas formas y ante la valoración positiva realizada por el profesorado, todavía es insificiente, más aún cuando se trata de alumnos y alumnas con unas necesidades educativas especiales asociadas a graves problemas de comunicación o a retraso mental.

 

La actuación concreta del Profesorado de Educación Secundaria hacia la atención del alumnado que requiere una atención especial ha sido prácticamente inexistente, debido sobre todo, a la falta de formación y cualificación del profesorado, así como a la falta de tradición y experiencia en este tema. El profesorado de esta etapa educativa manifiesta no tener la información útil ni adecuada para tratar con estos alumnos, quizá debido a que muchos de ellos han abandonado sus estudios en etapas anteriores. Pero ahora y debido a la prolongación de la etapa obligatoria, cada vez tendrán que atender a mayor número de alumnado con unas deficiencias que requieran una atención especial.

 

Otro aspecto problemático que dificulta la respuesta educativa hacia estos alumnos y alumnas están en las actitudes del profesorado de Secundaria hacia este tipo de alumnado, muchas veces y debido al desconocimiento del tema, la inseguridad se pone de manifiesto, los docentes desconfían de este proceso, piensan que la atención a estos alumnos dificulta enormemente su tarea y repercute negativamente en su dedicación hacia al resto de los integrantes de la clase. Esta problemática, todavía es común en muchos docentes de Primaria, pero la experiencia nos ha demostrado que cuando existe coordinación, trabajo cooperativo y toma de conciencia de la diversidad de nuestro alumnado, el centro escolar es capaz de ofrecer un proceso de enseñanza-aprendizaje acorde con las necesidades educativos de cada uno de nuestros alumnos/as.

 

La falta de implicación del profesorado de Educación Secundaria es evidente, quizás debido a la falta de tradición, no se responsabiliza de la adecuada respuesta educativa hacia este tipo de alumnado, considerando que es tarea del Departamento o del Equipo de Orientación del Instituto. Sin lugar a dudas, la falta de formación y cualificación del profesorado es culpable que en la práctica educativa no sean asumidas por la mayoría de los docentes. Ante el nuevo reto que supone la Reforma educativa en esta nueva etapa, el Instituto debe de adoptar unas nuevas medidas metodológicas más innovadoras, nuevos modelos de organización escolar y nuevos modelos de intervención educativa y psicopedagógica que estimulen al centro y profesores involucrándose en el tema de la diversidad, concienzando y estimulando al profesorado en el proceso de enseñanza-aprendizaje de estos alumnos.

 

La respuesta a los alumnos con necesidades educativas especiales es una cuestión del centro, no es trabajo exclusivo del Departamento de Orientación o del especialista en Psicología o Pedagogía. Debe implicar a toda la colectividad, por esta razón es preciso que el Proyecto Educativo del Centro, como comentábamos anteriormente, contemple el tema de la diversidad, como un tema más, para así poder realizar las adaptaciones pertinentes con el fin de ajustar la respuesta educativa que se da al alumno en general, y al alumnado con necesidades educativas especiales, en particular, en el Proyecto Curricular del Centro. Cuanto mayor sea la implicación colectiva del Instituto, mejor será la respuesta educativa hacia estos alumnos. La toma de conciencia colectiva sobre las dificultades de algunos alumnos/as, será más efectiva que las voluntariedades personales de muchos profesores preocupados por ofrecer una respuesta ajustada a su problemática particular.

 

El Departamento de Orientación de los Institutos de Educación Secundaria desempeña un papel decisivo, es un departamento heterogéneo y diverso en cuanto a formación y procedencia de sus miembros y en cuanto a la complejidad y multiplicidad de sus funciones y tareas: diagnóstico y evaluación, intervención, docencia, asesoramiento, coordinación, todo ello con padres, profesores, alumnos y administración (R.D. 929/1993 de 18 de junio).
Dada la complejidad de sus tareas y funciones, lógicamente tienen una problemática particular (Monjas, 1995):

 

a) Diversidad de responsabilidades y tareas, entre las que están la de informar al profesorado y facilitar el conocimiento del alumnado con necesidades educativas especiales y sus características, aplicar la respuesta oportuna, diseño y desarrollo de Adaptaciones Curriculares, orientación y asesoramiento, docencia, evaluación psicopedagógica, programas de diversificación curricular.

 

b) Falta de la formación idónea para la diversidad de tareas concretas que han de desarrollar, desde la formación didáctica hasta estrategias de asesoramiento.

 

c) Falta de claridad en la intervención y las tareas a realizar en el entramando mundo de un Instituto.

 

d) Actitud de desconcierto del profesorado hacia la actuación del Departamento de Orientación.

 

6. LA TRANSICIÓN DE PRIMARIA A SECUNDARIA

 

En este momento de transición hacia esta nueva etapa educativa, el reto de la atención a la diversidad será uno más de los nuevos que se plantean ante cualquier tipo de reforma educativa. Hasta este momento todavía son pocos los alumnos y alumnas que presenten dificultades especiales en este tramo educativo,ya que la mayoría o han abandonado los estudios en Primaria o han desviado su formación hacia otros ámbitos formativos o profesionales. Cuando la LOGSE se generalice y se convierta en obligatoria el tramo desde los 6 a los 16 años, las dificultades serán de mayor índole en los Institutos de Secundaria. Además de los alumnos con necesidades educativas especiales permanentes, existe (en el futuro aún más) un considerable grupo de alumnado con notables dificultades o con unas peculiares capacidades, intereses y/o motivaciones que necesitan una respuesta educativa adaptada y diversificada a su problemática personal. Todos ellos, que aunque sin tener limitaciones personales, presentan grandes lagunas y deficiencias en su proceso de enseñanza-aprendizaje, también son un tipo de alumnado con escaso interés y desmotivación por el aprendizaje, e incluso con conductas poco sociables que perturban el clima de una clase o Instituto.

 

¿Qué hacer con este tipo de alumnado?. El primer paso sería la coordinación entre la Educación Primaria (Educación General Básica) y la Secundaria. Es evidente la gran desconexión existente entre estos dos tramos educativos, muchos sujetos identificados dentro de los que precisan una atención especial, pasan totalmente desapercibidos en los primeros meses, o incluso cursos, de la Secundaria. La identificación de las necesidades educativas especiales de determinado alumno o alumna iniciado en Primaria, debe seguir, si lo precisa, en la siguiente etapa educativa. El paso a una etapa educativa superior como es la Secundaria, supone problemas a la mayoría de los sujetos, más aún si entre ellos existen alumnado con necesidades educativas especiales; el problema de la aceptación social, de la descoordinación entre sus posibilidades y la oferta que le ofrece el Instituto deben tenerse en cuenta y coordinar esfuerzos entre los equipos psicopedagógicos de las distintas etapas educativas.

 

Como señalábamos anteriormente, en Secundaria ha existido poca tradición hacia el tema de la diversidad, las necesarias reflexiones colectivas, las decisiones orientadas a tomar las medidas en el Proyecto Educativo y en el Proyecto Curricular del Centro de Secundaria sobre la respuesta adecuada que precisan este tipo de alumnado, han brillado por su ausencia. Normalmente, este tipo de innovaciones o estrategias las adopta el Departamento de Orientación, siendo los profesores los que toman las medidas en sus clases, muchas veces sin coordinación o sin el seguimiento que precisan estos sujetos. Muchas veces las medidas extraordinarias como son las adaptaciones curriculares, se puede pensar que son el remedio que soluciona todos los males, y no es así. La falta de información y descoordinación en el proceso que supone toda adaptación curricular, puede conducir al fracaso, debido a la desorientación y falta de asesoramiento de los profesores. La adaptación curricular es una estrategia para atender al alumno que precisa una atención especial en nuestras aulas de Secundaria. Pero evitemos la improvisación, una correcta formación y una coordinación adecuada son los caminos lógicos para superarlo.

 

7. LAS AULAS DE SECUNDARIA TAMBIéN PUEDEN SER INTEGRADORAS

 

La satisfacción de las necesidades de una clase donde el nivel académico y el comportamiento de los alumnos es variado puede ser un desafío especialmente grande para los Institutos de Secundaria. Mientras que en Primaria se espera que los estudiantes dominen habilidades básicas relacionadas con la lectura, la escritura y las matemáticas, los estudiantes de Secundaria deben usar esas habilidades de manera independiente y en combinación con estrategias más específicas para aprender mayor cantidad de información. Debido a que los profesores de Secundaria trabajan con muchos estudiantes cada día, el contacto que hay entre los profesores y los alumnos suele ser limitado. Además, los requisitos para acceder a otras etapas educativas, la admisión en la universidad y la educación vocacional pueden tener un impacto significativo en lo que se refiere a la presión que experimenta el profesor de Educación Secundaria. Por esta razón, el profesorado tiene que tener presente que cuando los alumnos aprenden a ser estudiantes estratégicos y los profesores usan la mejora del contenido, el énfasis instructivo cambia de un "contenido" a una orientación sobre el "proceso". Consecuentemente, el profesor de Secundaria enseña no sólo un contenido, sino también las estrategias necesarias para que su aprendizaje sea significativo y transferible. En resumen, los profesores deben organizar el contenido de forma que sea agradable para el estudiante, deben considerar las estrategias que los alumnos necesitan y enseñar a usarlas proporcionando un "modelo de aprendizaje" en sus clases.

 

Desafortunadamente, en muchos Institutos la integración significa simplemente la admisión y asistencia de estudiantes discapacitados en clases normales. Pero lo que ocurre después de ser "colocados" en aulas normales determina si las Institutos están llevando a cabo un proceso integrador. Los educadores y los investigadores necesitan seguir buscando formas de proporcionar, gestionar y controlar la instrucción para que sus clases con estudiantes cuyo comportamiento y nivel académico es diverso, encuentren el aprendizaje más excitante y provechoso. Sólo si los profesores y los estudiantes aprenden nuevas estrategias, desarrollan nuevas actitudes y cooperan, será posible que la integración de todos los estudiantes en aulas normales de Secundaria beneficie a todo el mundo.
 
Autor: Arnaiz Sánchez, P. y Grau Company, S.
Arnáiz Sánchez, P y Grau Company, S. (1997). Adaptaciones curriculares en Educación Secundaria. En A. Sánchez Palomino y J.A. Torres González (coord.). Educación Especial I. Madrid: Pirámide, pp.275-292.
©2000. Pilar Arnaiz Sánchez.  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.  
Artículo reproducido con autorización de su autora.

 

BIBLIOGRAFIA

 

- Arnaiz, P. (1995). Integración, segregación, inclusión. Ponencia presentada en la XXII Reunión Científica de AEDES "10 años de integración en España: análisis de la realidad y perspectiva de futuro. Murcia.
- Arnaiz, P.-Illán, N. (1991). La elaboración de los planes de centro y adaptaciones curriculares: una propuesta de colaboración. En: López Melero, M.-Guerrero López, J.F.: Caminando hacia el siglo XXI; la Integración Escolar. Málaga: Dpt. Didáctica y Organización Escolar, 17-25.
Arocas, E; Martínez, P. y Samper, I. (1994). La respuesta educativa a los alumnos superdotados y/o con talentos específicos. Generalitat Valenciana y MEC.
- Centro Nacional de Recursos para la Educación Especial (1989). Las adaptaciones curriculares y la formación del profesorado. Serie Documentos. Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia.
- Centro Nacional de recursos para la Educación Especial (1989). Las adaptaciones curriculares y la formación del profesorado. Serie Documentos. Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia.
- García Vidal, J. (1993). Guía para realizar adaptaciones curriculares. Madrid: EOS.
- Garrido Landívar, J. (1993). Adaptaciones curriculares. Guía para los profesores tutores de Educación Primaria y de Educación Especial. Madrid: CEPE
- González Manjón, D. (1993). Adaptaciones curriculares. Guía para su elaboración. Málaga: Aljibe.
- Grau Company, S. (1995). Tesis Doctoral:"La formación de profesores de Primaria con alumnos superdotados". Facultad de Educación. Universidad de Murcia.
- Lorenzo, J.A. (1992). La Educación Secundaria. Madrid: Alhambra Longman.
- Ministerio de Educación y Ciencia (1989). Diseño Curricular Base. Educación Secundaria Obligatoria II. Madrid: MEC.
- Ministerio de Educación y Ciencia (1990). Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo. Madrid: Centro de Publicaciones del MEC.
- Ministerio de Educación y Ciencia (1994). La Educación Especial en el marco de la LOGSE. Madrid: Centro de Publicaciones del MEC.
- Ministerio de Educación y Ciencia (1995). Los programas de diversificación curricular. Madrid: Centro de Publicaciones del MEC.
- Monjas, I. (1995). La educación del alumnado con necesidades educativas especiales en la Educación Secundaria Obligatoria. Un difícil y complejo reto. Siglo Cero, 26(4), 160, 5-23.
- Perrone, V. (1994). How to engage Students in Learning. Educational Leardership, 51 (5), 11-13.
- Puigdellívol, I. (1993). Programación de aula y adecuación curricular. Barcelona: Graó.
- Rodríguez, J.A. (1992). Las adaptaciones curriculares. Madrid: Alhambra Longman.
- Schumaker, J.B.-Deshler, D.D. (1995). Secondary Classes Can Be Inclusive, Too. Educational Leardership, 52, 4, 50-51.
- Stainback, W.-Stainback, S. (1992). Curriculum Considerations in inclusive classroons. Baltimore: Paul Brookes.
- Udvari-Solner, A. (1995). A Process for adapting Curriculum in Inclusive Classrooms. In Villa, R.A.-Thousand, J. (ed.). Creating an Inclusive School. Alexandria: ASCD, 110-124.

 

Visto 36367 veces

Banner Cirdis2016 291x86

banner concurso2017

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA