Desarrollando el Autoestima en los muchachos

  • Imprimir Amigable y PDF

La autoestima constituye una de las cualidades más preciadas a desarrollar en el niño. Si la posee, el niño hace la transición hacia la adultez con la habilidad para enfrentar los altibajos de la vida, la capacidad de forjar relaciones sanas y responsables con otros y la confianza para esforzarse en lograr sus metas personales y profesionales.

 

 

Para los niños con necesidades emocionales especiales resulta particularmente importante (y con frecuencia una tarea difícil), mantener una sana autoestima. En el caso de los niños con epilepsia, muchos atraviesan su niñez y adolescencia enfrentándose a la ignorancia y al malentendido de sus pares, maestros e inclusive miembros de su propia familia. Deben aprender a convivir con lo impredecible de las crisis de epilepsia. Con frecuencia deben enfrentarse a sentimientos de vergüenza, culpabilidad y rechazo, haciéndose retador el participar en actividades recreativas, escolares y familiares. Los padres y demás miembros de la familia deben compenetrarse con el niño, haciéndole sentirse amado, capaz y único.

 

Los psicólogos y los educadores afirman que en las relaciones de los niños deben destacar el afecto, la integración y el control. Estos elementos forman parte de nuestras necesidades psicológicas a lo largo de la vida y debemos cultivarlos para desarrollar una personalidad caracterizada por la autoconfianza y la autoaceptación.

 

El afecto es importante para el ser humano. Todos ansiamos el contacto físico. Necesitamos y respondemos a las caricias, los abrazos y las sonrisas. El recibir y responder al afecto hace que el niño se sienta querido y competente.

 

En forma similar, el niño necesita sentirse incluído en los diversos entornos sociales en que participa, nutriéndose así de sentimientos de pertenencia y de conexión con sus amigos y seres queridos. De esta forma, aprende a sentirse capaz y con confianza al socializar.

 

Finalmente, el niño necesita experimentar cierto sentido de control en su relación con sus padres y maestros, gozando de la oportunidad de participar en el establecimiento de metas y expectativas.

 

Siguen algunas sugerencias que pueden resultar útiles:

 

  • Converse sobre el diagnóstico de su hijo en una manera positiva. Evite términos como "discapacidad" y "minusvalía".
  • Procure involucrar a su hijo en las conversaciones con sus amigos y familiares, especialmente cuando se toque el tema de las crisis o de la epilepsia en general.
  • Reconozca los intereses y talentos especiales de su hijo. Evite las comparaciones desfavorables o ambiguas en relación a otros niños o a los hermanos. Cada niño es único.
  • Respete la necesidad de su hijo de tener privacidad y tiempo para estar solo.
  • Construya sobre las fortalezas del niño. Reconozca sus intereses y valore sus esfuerzos por alcanzar sus metas.
  • Anime a su hijo a explorar y a enfrentar nuevas experiencias. Ésto le ayudará a sentir confianza en sus habilidades.
  • Incluya al niño en la toma de decisiones. Procure ofrecerle oportunidades de negociar con Ud. sobre su participación en diversas actividades, especialmente cuando existe cierto factor de riesgo. En lugar de declarar No puedes hacer eso - puede que se te presente un ataque, diga más bien Vamos a conversar sobre eso y a ver qué podemos hacer. Así el muchacho desarrollará la capacidad de tomar buenas decisiones y establecerse expectativas razonables.
  • Estimule a su hijo para que converse directamente con sus médicos, formule sus propias preguntas y exprese sus sentimientos. Ésto ayudará al niño a sentirse como un miembro del equipo y le ayudará a actuar con mayor asertividad y confianza ante otras personas a medida que vaya creciendo.
  • Esté pendiente de la vida social del muchacho. Anímelo a conversar sobre sus amigos, maestros y sus actividades sociales.
  • Aproveche las oportunidades que surjan para que su hijo interactúe con muchachos de diferentes edades e intereses. Ésto le ayudará a desarrollar destrezas sociales y a sentirse incluído dentro de su grupo de pares.
Autor: Mike Nickerson.
Fuente: Family Support Bulletin, publicación del Cerebral Palsy Association (EE.UU.), Verano 1991. (Traducción resumida).
Publicado en Paso-a-Paso Vol. 11.2

 

Nota: Aunque el artículo de Nickerson trata sobre el autoestima en niños con epilepsia, los aspectos que se señalan son aplicables para cualquier niño con discapacidad.
Visto 3321 veces

Banner Cirdis2016 291x86

banner concurso2017

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA