Ajustes metodológicos para la atención de alumnos con deficiencias visuales

  • Imprimir Amigable y PDF

Autora: Ma Asunción Gómez Campillejo, doctora en Pedagogía, Logopeda.
Departamento de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación
Universidad Complutense de Madrid
Fuente: Revista Polibea No. 80, Año 2006


Al igual que en el trabajo interior, la finalidad del presente artículo es llevar a efecto una reflexión sobre las adaptaciones tanto metodológico-didácticas como organizativo-funcionales en la institución escolar, que garanticen en la medida de lo posible la eficacia, la eficiencia y la efectividad del proceso de enseñanza aprendizaje con personas que presenten una deficiencia visual.

 

Si consideramos que nuestro actual Sistema Educativo tiene un carácter comprensivo e integrador, la institución en todo su conjunto y en sus distintos niveles, deberá crear unas condiciones que de forma diferencial atiendan y estén orientadas a resolver y/o paliar las posibles dificultades, que directa/indirectamente se derivan de esta deficiencia sensorial.

 

Para ello, seguiremos la misma estructura con la que abordábamos las deficiencias auditivas, es decir, en dos grandes bloques que van desde la propuesta de directrices generales de trato, a pautas específicas y concretas que tratan en su conjunto procedimientos de facilitación del proceso de enseñanza aprendizaje de toda la comunidad educativa.

 

1. Pautas básicas para el trato
- Hay que preguntarle antes de ofrecerle ayuda: el hecho de que una persona tenga una discapacidad visual no debe llevarnos a suponer que necesita siempre nuestra ayuda.
- Para comunicarse con una persona con discapacidad visual hay que hablar en un tono normal, sin gritar ni elevar la voz. Hay que tener en cuenta que se trata de personas con discapacidad visual, no auditiva.
- Al hablar hay que dirigir la mirada hacia su cara; mirar directamente a la persona con discapacidad para saber lo que quiere o desea y no al acompañante.
- Conviene presentarse, con el fin de que la persona sepa con quién se encuentra: se le dice el nombre y, si procede, la profesión.
- Hay que preguntarle cómo se llama y utilizar su nombre para que tenga claro que nos dirigimos a esta persona.
- Para saludar, si la persona ciega no extiende la mano se puede coger la suya, discretamente, para hacerle saber que queremos saludarla.
- Si tenemos que abandonar la habitación o marcharnos, hay que avisar a la persona; de lo contrario, puede dirigirse a nosotros pensando que aún permanecemos con ella. Del mismo modo, si regresamos, es conveniente hacérselo saber. Hay que indicarle, cuando sea necesario, si hay más personas presentes.
- No hay que sustituir el lenguaje verbal por gestos; en muchos casos éstos no podrán ser percibidos por las personas con esta discapacidad.
- No se deben utilizar palabras como "aquí", "esto", "aquello"… ya que suelen ir acompañadas con gestos que no pueden verse por la persona ciega. En estas situaciones es preferible utilizar términos más orientativos como "delante de la puerta", "detrás de Ud.", "a su derecha". En ocasiones puede ser útil conducir la mano de la persona ciega hacia el objeto e indicarle de qué se trata.
- Si una persona con discapacidad visual ha de leer o firmar un documento, es conveniente leérselo o indicarle, guiando su mano, dónde debe firmar.
- Debe evitarse el uso innecesario de exclamaciones genéricas o indeterminadas que puedan provocar ansiedad o inseguridad a la persona ciega, tales como "¡ay!", "¡cuidado!", etc. Cuando veamos un peligro para ella (puerta abierta, obstáculo, agujero, etc.), es preferible emplear una exclamación más informativa, como "alto", "deténgase", con el fin de evitar que siga avanzando; luego se le explica verbalmente cuál era el peligro, o se le ayuda para que pueda evitarlo.
- Pueden utilizarse con normalidad palabras como "ver", "mirar", etc.; las propias personas con ceguera y deficiencia visual las utilizan normalmente en sus conversaciones.
- En caso de que haya que acompañar a una persona con discapacidad visual, hay que situarse siempre delante de ella (como a medio paso) y permitirle que se coja de nuestro brazo; nunca nos debemos situar detrás de ella y agarrar su brazo, y menos aún su bastón.
- Avisar a la persona con discapacidad visual del primer y último escalón de una escalera y poner su mano en el pasamanos.
- Si tiene que acompañar a una persona con esta discapacidad al baño, muéstrele donde se encuentran el inodoro y donde se puede lavar y secar las manos.
- Las personas con déficit visual acompañadas de perros guías tendrán acceso a lugares, alojamientos, establecimientos, locales y transportes públicos en la forma que se determina en el Real Decreto 3250/983, de 7 de diciembre, por el que se regula el uso de perros guías de personas con discapacidad visual.

 

2. Pautas Específicas

2.1 Aspectos físicos del centro
- Organización fija de los distintos elementos del entorno y advertencia, en caso de modificación.
- Las puertas y ventanas de las habitaciones deben estar abiertas o cerradas, no entreabiertas.
- Conocimiento de las zonas escolares donde se tiene que desplazar.
- Posición en el aula en un lugar avanzado.
- Adecuación de los espacios para los apoyos ya sea dentro o fuera del aula.
- Organización del aula de manera que la iluminación sea la correcta.
- Habilitación del espacio suficiente para los materiales específicos (libros braille, máquina perkins…).

 

2.2 Aspectos relacionados con el aula

A. Materiales
- Entregar al alumno/a el material que se va a seguir en clase con antelación, preferentemente en formato disquete, que pueda leerlo en su ordenador o Braille'n Speak.
- Permitir la presencia de voluntarios y de perros guía en el aula, en los casos que sea necesario.
- Grabación de las clases; la grabadora puede manejarla el profesor por si no quiere dejar constancia de algunos de los comentarios que realiza.
- La escritura en Braille se puede producir de forma manual (regleta y punzón), de forma mecánica (Perkins, Blista…) o informatizada (programa de conversión al Braille, COBRA).
- Instalación de los programas informáticos que necesita el alumno.
- Para el cálculo existen recursos como la caja aritmética, el cubaritmos, el ábaco y calculadoras adaptadas.
- Para el dibujo están las plantillas de dibujo positivo, figuras en papel, tableros, etc.
- Para las ilustraciones en relieve y modelos tridimensionales se dispone del Thermoform, del Horno Fusert y de la adaptación con texturas.
- Material tiflotécnico, referido a todos aquellos recursos que posibilitan el acceso a la información aprovechando la tecnología avanzada (síntesis de voz, línea Braille, Braille'n Speak, Braille-N-Print optacon, programas de ampliación en la pantalla del ordenador - ZOOMTEXT-, lupas televisión, etc…).

 

B. Organización
- Procurar, por seguridad para la persona con discapacidad visual, que las puertas de clase están cerradas o abiertas por completo.
- Aconsejar al alumno con baja visión que se coloque en las primeras filas.
- Evitar cambiar la disposición del mobiliario. Si se hace, avisar con antelación al estudiante.
- Ciudad que las aulas estén bien iluminadas para las personas con baja visión y evitar situarlas frente a la luz.

 

2.3 Aspectos relacionados con el profesorado

A) En la metodología
Es importante ponerse en contacto con el alumno para afrontar sus dificultades específicas en el aprendizaje y promover una metodología adecuada en el aula que favorezca su integración en la dinámica de la misma. Esta relación nos permitirá ir adaptándonos de forma gradual a las personas a las personas con discapacidad visual.

 

En las explicaciones
- La información que visualmente y de forma inconsciente se añade a las explicaciones debemos verbalizarla. Si se utilizan soportes visuales: video, transparencias, procurar una descripción de sus contenidos.
- Utilizar las tutorías para orientación e información adicional.
- Tener disponible con anterioridad al inicio de curso académico la bibliografía, material adicional (fotocopias), prácticas…, para transcribir en formato sonoro o Braille, y para que pueda utilizarse en el aula de forma simultánea al resto de sus compañeros/as.
- Cuidar que las fotocopias y todos los materiales tengan buena calidad de impresión, especialmente importante para los/as alumnos/as que tienen baja visión.

 

B. En la Evaluación
En los exámenes
- Si el alumno/a lo solicita, puede realizarse una transcripción de la prueba escrita al Braille a través de la ONCE, según el procedimiento establecido, al menos con 15 días de antelación.
- Posibilitar la realización de pruebas alternativas si el alumno/a lo desea. Por ejemplo, pruebas orales, con el soporte del ordenador, etc.
- En el caso de realizar el examen en Braille con la máquina Perkins, o si utiliza un ordenador, situar al alumno/a de modo que no moleste a sus compañeros.
- Grabar las pruebas orales para poder realizar una revisión posterior de las mismas.
- Incrementar el tiempo para realizar la prueba cuando sea necesario, un máximo del 50% del tiempo establecido.
- En el caso de alumnos con baja visión, ampliar los textos de forma que sean legibles, preguntando en cada caso cuál es el tamaño y tipo de letra más indicado.
- Permitir el uso de material habitual para el alumno, como lápices o rotuladores especiales…
- Asegurar una buena iluminación durante la prueba.
- Evitar, en la medida de lo posible, transparencias o diapositivas en la realización del examen, buscando una alternativa a éstas o proporcionando el material de forma perceptible para el alumno/a (ampliaciones en papel, láminas en relieve u objetos tridimensionales, etc.).

 

En los trabajos
- Avisar con bastante antelación en qué van a consistir los trabajos y la fecha de entrega para que pueda organizarse convenientemente.
- Facilitar fuentes de información donde pueda consultar.

 

C. Fuera del aula
Además de tener en cuenta las pautas generales para el trato propuestas con anterioridad y ponerlas en conocimiento del personal de la institución educativa, deberemos tener en cuenta otras consideraciones respecto al adecuado uso de las instalaciones.
- Asegurarse de que las puertas y ventanas estén totalmente abiertas o cerradas, nunca entreabiertas.
- Si se le ayuda a guardar sus cosas, informarle de cómo y dónde las hemos guardado.
- A la hora de comprar algo, dejarle tocar el objeto y describirlo con detalle.
- Si sus restos visuales permiten la percepción de colores o contrastes, utilizar indicadores para señalizar las principales dependencias de la facultad.
- En el caso de lectura en Braille, colocar carteles en Braille en las puertas de las diferentes instalaciones y dependencias para favorecer su autonomía.
- Si se producen cambios en las instalaciones, comunicárselo con antelación y, si fuera necesario, acompañarle para que compruebe la nueva disposición espacial.
- Si se le lee algún documento, hacerlo despacio y con claridad, evitando hacer resúmenes o comentarios del mismo durante la lectura.

 

Bibliografía
Alegre, O. y otros (1989), Guía para padres. Desarrollo sensorial para niños ciegos y deficientes visuales. Alicante. ONCE. C.R.E. "Espíritu Santo".
Almonacid, V. y otros 81989). El juego en los niños ciegos y deficientes visuales. Madrid. ONCE.
Arnaiz, P. (1994). Deficiencias visuales y psicomotricidad: teoría y práctica. Madrid. ONCE.
Arnaiz, P. y Martínez, R. (1998). Educación infantil y deficiencia visual. Madrid. CCS.
Bardisa, L. (1992). Cómo enseñar a los niños ciegos a dibujar. Madrid. ONCE.
Bueno, M. y Toro, S. (Coords.) (1994). Deficiencia visual. Aspectos psicoevolutivos y educativos. Málaga. Aljibe.
Caballo Escribano, C. y Verdugo Alonso, M.A. (1999). Habilidades sociales en alumnos con deficiencia visual. Comunicación presentada en las III Jornadas Científicas de Investigación sobre Personas con Discapacidad, Salamanca.
Cantavella, F. y otros (1992). Introducción al estudio de las estereotipias en el niño ciego. Barcelona. Masson - ONCE.
Frostig, M. (1994). Programa para el desarrollo de la percepción visual: figuras y formas. Madrid, Médica Panamericana.
Gil, M.C. (1993). La construcción del espacio en el niño a través de la información táctil. Madrid. ONCE.
Lenhardt, M. (1992). El bebé ciego. Primera atención. Un enfoque psicopedagógico. Barcelona. Masson-ONCE.
Leonhardt, M.; Canttavella, F. y Tarrragó (1999). Iniciación del lenguaje en niños ciegos. Un enfoque preventivo. Madrid. ONCE.
Lou Royo, M.A. y López Urquizar (Coords.) (1999). Bases psicopedagógicas de la Educación especial. Madrid. Pirámide.
Lucerga, R. (1990). La iniciación de los niños ciegos y deficientes visuales a la lectura Braille. Conferencia internacional del Braille. Madrid. ONCE.
Lucerga, R.; Sanz, M.J.; Rodríguez-Porrero, C. y Escudero, M. (1992). Juego simbólico y deficiencia visual. Madrid: ONCE.
Martínez, I. (Coord.), (1999-2000). Aspectos evolutivos y educativos de la deficiencia visual. Madrid. ONCE. Vols. I y II.
McInnes J.M., y Treffry, J.A. (1998). Guía para el desarrollo del niño sordociego. Madrid. MEC y Siglo XXI.
Millar (1997). La comprensión y la representación del espacio. Teoría y evidencia a partir de estudios con niños ciegos y videntes. Madrid. ONCE.
Ochaíta, E.; Rosa, A.; Fernández, E., Huertas, J.A. (1988). Lectura braille y procesamiento de la información táctil. Madrid. INSERSO.
Rosa, A. y Ochaíta, E. (1993). Psicología de la ceguera. Madrid. Alianza.
Simón, C. (1994). El desarrollo de los procesos básicos en la lectura braille. Madrid. ONCE.
Verdugo Alonso, M.A.; Caballo Escribano, C. y Peláez Narváez, A. (1999). Calidad de vida en personas con deficiencia visual. Comunicación presentada en las III Jornadas Científicas de Investigación sobre Personas con Discapacidad. Salamanca.

 


 

 

Visto 10271 veces

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA