La etapa escolar en la parálisis cerebral

  • Imprimir Amigable y PDF

La etapa educativa en el niño con parálisis cerebral (P.C.) es fundamental en su desarrollo personal, social y afectivo, tan importante como la de cualquier otro niño. El alumno con P.C. muestra la misma curiosidad, idénticos deseos y anhelos, variando tan solo los apoyos que precisa para lograr sus objetivos.



Superada la vieja visión en la atención a las personas con P.C. basada en un modelo médico y asistencialista, y efectuado el cambio a un modelo educativo, habilitador y ecológico, nos encontramos con el derecho y la exigencia de prestar una educación de calidad; la calidad entendida como un compromiso ineludible, el cual nos corresponsabiliza a todos los actores del proceso educativo: administraciones, profesionales, familias y alumnos. La cali ad en la atención al alumno con P.C. se traduce en una educación centrada en la persona, desde una perspectiva práctica y contextual que facilite el acceso a todos y la formación para la vida.

La escolarización del alumnado con P.C. viene determinada por los dictámenes de escolarización que elaboran los profesionales de los equipos psicopedagógicos de la administración, en los cuales, a partir de las características y necesidades de apoyos que precise y con el consentimiento de la familia, se le orienta hacia la integración en la escuela ordinaria o hacia los centros específicos. Esta última se origina, normalmente, cuando a la alteración motora propia de la P.C. se le unen otros trastornos asociados dando lugar a un diagnóstico de pluridiscapacidad.

Manifestaciones específicas

Determinar las manifestaciones específicas de la problemática de una persona con P.C. supone una tarea complicada y compleja por:
• El carácter global del trastorno.
• La diversidad de ámbitos en los que se puede manifestar.
• La variedad de consecuencias que pueden aparecer en cada uno de ellos.

Todas las manifestaciones que se exponen a continuación tienen un carácter meramente enunciativo y descriptivo, es decir, toda persona con P.C. no tiene por que tener afectados todos los ámbitos ni presentar todas las manifestaciones que se recogen en ellos. Es destacable que todo sujeto con P.C. va a presentar trastornos motores y puede, además, presentar otros trastornos asociados como, el sensorial, el lenguaje y la comunicación, el cognitivo, etc., que se pueden dar en unas combinaciones y no en otras. Se ha de tener igualmente presente que todos los ámbitos están íntimamente relacionados.

Como se desprende de la definición de la Parálisis Cerebral, las manifestaciones del ámbito motor son las que predominan en la persona con Parálisis Cerebral.

Estas manifestaciones variarán de una persona a otra, pudiéndose presentar en mayor o menor grado y con mayor o menor gravedad e intensidad.

Necesidades y respuestas

Las manifestaciones de los diferentes ámbitos son las que van a determinar las necesidades educativas especiales que posibiliten el máximo desarrollo personal de los alumnos con Parálisis Cerebral y discapacidades afines y al mismo tiempo permite establecer cual ha de ser la respuesta del Sistema Educativo y de qué manera se debe proporcionar esta atención para que sea más eficaz.

Se entiende como Necesidades Educativas Especiales (NEE) aquellos aspectos básicos que se deben contemplar en cada uno de los ámbitos para lograr el máximo desarrollo personal. Las necesidades pueden ir de leves y transitorias a graves y permanentes. Siempre será precisa una individualización de la enseñanza que responda a las necesidades y modos de aprendizaje de cada persona a lo largo del proceso educativo.

La Respuesta Educativa hace referencia a las adaptaciones que debe realizar el medio educativo para proporcionar la atención correcta a las necesidades que los alumnos puedan precisar a lo largo de su etapa escolar. Estas adaptaciones pueden ser de dos tipos:

Adaptaciones en los elementos de acceso al currículo: recursos personales, materiales y formales imprescindibles para que el alumno con P.C. y discapacidades afines pueda tener acceso al currículo básico.

Adaptaciones en los elementos básicos del currículo: Objetivos y/o contenidos, estrategias de enseñanza aprendizaje y evaluación. Se mantiene el marco de ámbitos y no el de áreas curriculares ya que se trata de profundizar en la especificidad de esta población, realidad que se ha de tener en cuenta para la elaboración de adaptaciones al currículo ordinario y de proyectos curriculares.

Asimismo, se considera importante resaltar la introducción del ámbito de salud y bienestar que recoge necesidades relacionadas con este área que pueden estar presentes o aparecer a lo largo del desarrollo del alumno y la respuesta educativa que habrá de abordarse. Esta respuesta puede ir desde la satisfacción de dichas necesidades (no recogido en el currículo) hasta el trabajo de hábitos de salud y bienestar ya presentes en el currículo oficial.

Como ya se ha indicado anteriormente, las N.E.E. de los alumnos con P.C. y discapacidades afines dependen básicamente de los problemas que aparecen en el ámbito motor.

En este ámbito, se especificarán las N.E.E. en función de la clasificación nosológica (espástico, atetoiode y atáxico) sin olvidar que en el alumno con parálisis cerebral es probable que se de la combinación de dos de ellas, encontrando frecuentemente formas mixtas.

Los alumnos con Parálisis Cerebral y discapacidades afines presentan necesidades educativas en el ámbito de lenguaje y la comunicación que están determinadas por la dificultad o imposibilidad para hablar. La lesión neurológica condiciona la realización de movimientos de los músculos fonoarticulatorios necesarios para la articulación de los sonidos del habla.{mospagebreak}

Objetivos

La descompensación entre la capacidad comprensiva y las posibilidades expresivas son el punto de referencia para determinar la respuesta educativa que hay que aportar al alumno. Esta respuesta tiene como objetivo compensar dichas dificultades posibilitando que su comunicación no esté limitada por su capacidad expresiva y evitando que ésta no condicione la adquisición y desarrollo de aprendizajes.

Los objetivos educativos en este ámbito no se diferencian de los planteados al alumno en general, que son:

• Potenciar al máximo las capacidades de sus aspectos afectivos, físicos, cognitivos y sociales, compensando y optimizando aquellas situaciones que pueden afectar los procesos de aprendizaje y desarrollo personal.

• Posibilitar el acceso al mayor número de saberes que les permita participar de forma adecuada en los distintos entornos y actividades que se pueden encontrar.

• La existencia de un Retraso Mental exigirá individualizar el programa de adquisiciones o estudios, teniendo en cuenta las consecuencias de los otros ámbitos, para satisfacer las necesidades, capacidades y modo de aprendizaje de cada alumno.

En el ámbito cognitivo, el alumno tiene necesidad de mejorar/potenciar sus capacidades específicas del
procesamiento de información (percepción, atención y memoria) teniendo presentes las dificultades que presenta mediante aplicaciones de programas de aprendizaje específicos.

Abordamos en el ámbito sensorial las necesidades educativas especiales relacionadas sólo con la sensación,
contemplando los aspectos perceptivos en el ámbito cognitivo.

• Desarrollar la sensibilidad ante estímulos auditivos, táctiles y visuales.
• Acceder a los distintos estímulos.
• Compensar déficits visuales.
• Compensar déficits auditivos.

Interacciones sociales

Las primeras interacciones afectivo sociales se producen en el ámbito de la familia y se continúan en el centro educativo. La estabilidad y continuidad de dichas relaciones, en un ambiente adecuado, contribuyen a que el desarrollo y la madurez de la personalidad de los alumnos siga un curso normalizado. Si los ambientes son pobres en interacciones sociales, pueden dar lugar a la aparición de necesidades educativas especiales.
• Tener un entorno emocional y social consistente.
• Mantener un contacto normalizado con otras personas y desenvolverse en entornos lo menos restrictivos posible.
• Adquirir y desarrollar los hábitos de autonomía que le proporcionen independencia: alimentación, aseo, conducta…
• Desarrollar la comunicación para su integración social.
• Adquirir y desarrollar habilidades sociales: regulación del comportamiento, interacción social en diferentes entornos (familiar, educativo, recreativo) y organizar sus tiempos.
• Lograr independencia y ajuste personal que le proporcione bienestar físico y emocional.
• Vivenciar una sexualidad normalizada.

Salud y educación

Las necesidades educativas que se detectan en el área de salud y bienestar deben considerarse como un aspecto más a trabajar en el entorno educativo ya que condicionan el desarrollo general del sujeto. En la población de alumnos con Parálisis Cerebral y discapacidades afines aparecen de una manera más frecuente y, en algunos casos, crónica, por lo que se hace imprescindible tener especialmente en cuenta este ámbito. Deben formar parte de la globalidad de la planificación educativa.

Estas necesidades implican no sólo el desarrollo de unas habilidades físicas para satisfacerlas, sino también el conocimiento y utilización de pautas para un comportamiento adecuado. Para dar una respuesta educativa correcta a estas necesidades habrá que tener en cuenta la preparación de los profesionales en este ámbito.

• Desarrollar habilidades motoras necesarias para la: succión, masticación, deglución, etc.
• Tener una nutrición e hidratación adecuadas.
• Regular ritmos biológicos: sueño/vigilia y hambre/saciedad.
• Regular funciones excretoras y de micción.
• Tener una higiene corporal y bucal adecuada.
• Tener una atención preventiva de alteraciones dentofaciales.
• Desarrollar una respiración adecuada.
• Recibir atención preventiva de infecciones respiratorias.
• Eliminar secreciones bronquiales y nasales.
• Recibir respuesta a las crisis epilépticas.
• Recibir respuesta adecuada ante situaciones de malestar: molestias de aparatos ortopédicos, dolor, fiebre, etc.
• Recibir la medicación prescrita.

Educación y calidad de enseñanza

Presentamos una serie de reflexiones que son consideradas de interés para mejorar la educación y la calidad de la enseñanza de esta población. Si bien es cierto que para la mayoría de los alumnos son aspectos importantes, para los alumnos con P.C. y discapacidades afines se convierten en aspectos muy relevantes y significativos. Estas son:

• Las necesidades educativas de este tipo de alumnado son específicas y diferenciales con respecto a otros alumnos con discapacidad y, por tanto, requieren de una respuesta educativa específica.
• Sus necesidades educativas especiales se evidencian desde el momento en que se produce la lesión, y
permanecerán, en mayor o en menor grado, a lo largo de toda su vida. Por este motivo, es necesario que se contemple todo el proceso educativo desde la Atención Temprana hasta la Educación Permanente de Adultos.
• La evaluación inicial del alumno, desde una perspectiva multidisciplinar, es básica para establecer el grado de competencia en los distintos ámbitos y áreas curriculares, así como para establecer las necesidades específicas en cada uno de ellos. Este dictamen deberá revisarse y actualizarse periódicamente.
• El tratamiento precoz es fundamental, entendiendo éste no sólo como el conjunto de actividades educativas y habilitadoras sino como atención global que ayude a padres y profesionales a analizar la situación en que se encuentra el niño y dar una respuesta adecuada.
• El proceso educativo ha de extenderse más allá del entorno escolar más inmediato al alumno (aula, gabinetes), a todo el contexto escolar en que el alumno se desenvuelve (comedor, aseos, transporte…). Es preciso entenderlo como una forma de intervención sobre el alumno que se abre a distintos entornos: familia, grupo social cercano, etc. pues en ellos también es preciso que se contemple la actividad
educativa.
• La coordinación entre los distintos profesionales es imprescindible para tener una visión global de las
características y necesidades y poder establecer una distribución racional de la atención específica que pueda precisar, de manera que no interfiera en otras necesidades educativas.

Parálisis Cerebral: Definición

La Parálisis Cerebral es un trastorno global de la persona consistente en un desorden permanente y no inmutable del tono, la postura y el movimiento, debido a una lesión no progresiva en el cerebro antes de que su desarrollo y crecimiento sean completos. Esta lesión puede generar la alteración de otras funciones superiores e interferir en el desarrollo del Sistema Nervioso Central (SNC).

El sentido que se aplica a los términos utilizados es el siguiente:

- Desorden permanente. La lesión neurológica es irreversible y persistente a lo largo de toda la vida. Las células nerviosas destruidas no se regeneran.
- No inmutable. Que la lesión neurológica no es progresiva no quiere decir que las consecuencias no cambien involutiva o evolutivamente.
- Desorden del tono, la postura y el movimiento. El trastorno neuromotor es el elemento característico.
- Lesión no progresiva en el cerebro. La lesión no aumenta ni disminuye, es decir, no es un trastorno degenerativo.
- Antes de que su desarrollo y crecimiento sean completos. La lesión se produce en un período de tiempo en el cual el sistema nervioso central está en plena maduración.
- Otras funciones superiores. La lesión puede afectar además de la función motora al resto de funciones superiores: atención, percepción, memoria, lenguaje y razonamiento. El número de funciones cerebrales dañadas y la intensidad del daño van a variar en función de: el tipo, localización, amplitud y disfunción de la lesión neurológica y del nivel de maduración anatómico en que se encuentra el encéfalo cuando esta lesión se produce.
- Interferir en el desarrollo del S.N.C. Una vez producida la lesión va a repercutir en el proceso madurativo del cerebro y por lo tanto en el desarrollo del niño.

Autores: Grupo técnico de educación. Confederación ASPACE 
Fuente: Minusval, Mayo-Junio 2006 
Publicado por Paso a Paso Vol. 17 Nº 2
 

 

Visto 12868 veces

Banner Cirdis2016 291x86

banner concurso2017

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA