¿Influye el entorno en la hiperactividad infantil?

  • Imprimir Amigable y PDF

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es uno de los más diagnosticados entre la población infantil. Comúnmente, esta patología se aborda desde el punto de vista exclusivamente neurológico, sin tener en cuenta cómo puede afectar el entorno en su mejora o empeoramiento.

La interrelación entre ambos factores es lo que pone de relieve el doctor Javier Sempere, coordinador de la Unidad de Atención a Trastornos del Desarrollo, del Aprendizaje y de la Conducta (UDAC) de la Clínica Vistahermosa de Alicante, quien aborda este acercamiento con padres y madres de la asociación alicantina del TDAH.

"Evidentemente, no hay que descartar la cuestión biológica pero no sólo debemos centrarnos en ella, sino tener en cuenta el resto de factores. Concienciarse de esto es, a menudo, difícil, tanto para los psicólogos y psiquiatras infantiles como para las familias. Pero es interesante cuestionarse también si el trastorno puede ser la expresión en el niño de posibles problemas relacionales, familiares o socio-escolares que interfieren en su actividad" asegura Sempere.

Entre estos factores emocionales o relacionales, el coordinador de esta UDAC cita algunos como la relación del pequeño con sus padres y hermanos, la forma de vida familiar, sus relaciones en el ámbito escolar (tanto con sus iguales como con el profesorado), la exigencia sobre él y sus capacidades, o la excesiva intelectualización que puede darse en un centro escolar ante niños con dificultades. En sus propias palabras, "puede ser un problema de actitud, de tristeza, de frustración, inquietud, inseguridad. En resumen: un problema contextual".

"La labor de las familias pasaría, pues, por corregir esa forma de vida que puede influir negativamente o ciertos hábitos educacionales, mejorar la comunicación entre sus miembros, la capacidad de formar equipo, la capacidad de buscar momentos de placer y no sólo centrarse en el estudio o las obligaciones.También es importante intervenir en los colegios para que cuenten con los conocimientos y herramientas necesarias y puedan adaptarse a las necesidades de ese niño".

Otro de los asuntos en los que incide Javier Sempere es la influencia que el trastorno puede tener en otros miembros de la familia, especialmente en los hermanos. "Cuando hay un niño que presenta un determinado problema, éste puede focalizar toda la atención de la familia, mientras que el hermano queda desplazado o tiene que asumir un papel que le impide mostrar sus sentimientos o sus propias quejas. Por eso, los profesionales tenemos que evaluar a toda la familia, incluido los hermanos que viven con él".

Cuando se habla de este trastorno, Sempere matiza que, "hay que tener también en cuenta la existencia de un sobrediagnóstico y el hecho de que sea un cajón de sastre donde muchas veces se incluyen problemas diversos de conducta o de aprendizaje que, en realidad, no tienen nada que ver con la patología en sí". Además, añade Sempere, "los propios niños o padres pueden utilizar la hiperactividad como excusa para disculpar determinadas conductas. Por ejemplo, la hiperactividad no significa robar, no significa maltratar...Hay que entender que un niño pueda ser más impulsivo o tenga problemas de autocontrol pero no siempre justificarlo con este trastorno, sin que antes exista una buena valoración por parte de los profesionales".

La charla en la que participa el coordinador de esta unidad, pionera en realizar un abordaje de la problemática del niño de una forma multidisciplinar (con un equipo formado por Neuropediatra, Psiquiatra Infanto-juvenil, Psicólogo y Logopeda), trata de arrojar luz sobre este tema de forma respetuosa y compatible con la perspectiva médica. "Es un foro orientado a la situación familiar, las condiciones escolares y derivaciones como la presión excesiva o la falta de control que se le aplica al niño. Y como todo foro, trata de encontrar nuevas ideas para afrontar este tipo de problemas", añade Sempere.

Autor: Daniel Moltó
Fuente: Elmundo.es
Fecha: 7 de marzo de 2014

Visto 6376 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

banner concurso2017

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA