¿Es conveniente decirle a los niños que tienen TDA/H?

  • Imprimir Amigable y PDF
 
Muchas veces los padres se preguntan si deben decirle a sus hijos que tienen Trastorno Deficitario de Atención/Hiperactividad. Estas dudas surgen porque los padres piensan erróneamente que los niños se van a sentir diferentes a sus compañeros o que son "raros".
 
 
Generalmente se lleva al niño a consulta cuando el maestro sugiere una evaluación o cuando los padres observan que el niño tiene un comportamiento diferente al de los otros niños, ya sea porque se muestra excesivamente inquieto o distraído, pierde cosas, o le cuesta sentarse a hacer las tareas. Independiente de la conducta que llevó a los padres a acudir a la consulta de evaluación con el especialista, el niño mayor de cinco años sabe que algo "no anda bien con él".

 

Cuando el especialista le pregunta si sabe por qué esta allí, el niño generalmente dice cual es el motivo de la consulta. Dice cosas como: "Me porto mal en clase", "no hago mis tareas", "peleo mucho", etc. Sin embargo los padres piensan que el niño no se da cuenta y prefieren no hablar con él del problema. El Dr. Edward Hallowell, psiquiatra, autor de más de 10 libros sobre el déficit de atención dice que "Todo niño, con edad suficiente para pasar por pruebas psicológicas, es lo suficientemente ‘grande’ para conocer los resultados de las mismas".

 

Los especialistas en el tema del déficit de atención, y especialmente aquellos que trabajan directamente con el niño coinciden en que éste se beneficia de conocer el diagnóstico de Trastorno Deficitario de Atención/Hiperactividad y que adicionalmente, esto incide favorablemente en el tratamiento.

 

El Dr. Larry Silver, psiquiatra infantil y de adolescentes, dice que "Los niños y adolescentes deben entender su problema y cómo les afecta en cada etapa de sus vidas. Así- mismo deben entender el plan de tratamiento y lo que se desea lograr, así como la importancia de su participación en el mismo".

 

Cuando el niño entiende que esa conducta que lo hace diferente a los demás, que no lo deja terminar las tareas a tiempo, que no le permite concentrarse e interrumpir constantemente, no es "su culpa", siente que se quita un gran peso de sus hombros ya que tal conducta se debe a un problema que tiene y por lo tanto queda fuera de su control inmediato. En ese momento el niño se vuelve más colaborador, mejora su autoestima y es capaz de enfrentar el problema con una actitud mucho mas positiva.
 
 
Autora: María Fernanda Bustillos, Psicopedagoga, Especialista en Desarrollo Infantil y sus Desviaciones

 

Visto 9408 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA