Noticias: Madres de niños con TDAH reportan más depresión y conflictos matrimoniales

  • Imprimir Amigable y PDF

El trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH) es el nombre que se le da a un grupo de comportamientos que se encuentran en muchos niños y adultos. Esta enfermedad se caracteriza por dificultad para prestar atención en el colegio, en la casa o en el trabajo. 


Los niños o niñas pueden ser mucho más activos e impulsivos, de lo que es usual para su edad. Estos comportamientos contribuyen a causar problemas significativos en las relaciones, en el aprendizaje y en el comportamiento. Por esta razón, los infantes con TDAH algunas veces son vistos como difíciles o que tienen problemas de comportamiento.

Elena Padrón, psicóloga clínica, explicó -durante las jornadas de actualización sobre los avances en la concepción e intervención de las diferencias en el aprendizaje y TDAH- que los niños con déficit de atención, usualmente, son más rechazados socialmente, porque interrumpen y son impulsivos. Esa situación irrita a los otros niños.

Dentro de este contexto, las personas con TDAH hiperactivas son rechazadas y las que son TDAH desatentas son de entendimiento más lento, se distraen más fácilmente, suelen verse separadas del grupo. Es el individuo que se ve sólo en las esquinas del salón de clase.

Según Eduardo Hernández González, médico pediatra y psicoterapeuta conductual infantil, se distinguen tres tipos de trastornos de acuerdo a las principales características asociadas al desorden:

* TDA-H desatento: Tienen múltiples síntomas de inatención y pocos, o quizá ningún síntoma de hiperactividad e impulsividad. Son niños o niñas que no molestan, no interrumpen y los padres detectan que algo puede estar mal al ver las calificaciones. Estos casos pasan inadvertidos, porque no interrumpen en clase.

* TDA-H hiperactivo/impulsivo: Presenta múltiples síntomas de hiperactividad e impulsividad con pocos o quizá ningún síntoma de inatención. Son niños o niñas inquietos, corren o se trepan inapropiadamente, no pueden jugar en silencio, responden sin esperar, interrumpen a las personas, no se pueden quedar sentados, hablan demasiado, entre otras características.

* TDA-H combinado: Se observan diversos síntomas de inatención, impulsividad e hiperactividad. Al niño o niña no le va bien en el colegio, lo rechazan sus compañeros, tiene problemas afectivos, es desafiante y no escucha.

DINAMICA FAMILIAR

Cuando la madre lleva a su hijo a la consulta de los especialistas para que sea tratado por el trastorno de déficit de atención, a juicio de Elena Padrón, muchas veces se les olvida el entorno familiar y social de los pequeños pacientes.

Según la especialista, la dinámica familiar en los niños con problemas de aprendizaje es muy variada, no lo suficientemente para determinar un patrón y estudiarlo, pero en el déficit de atención, a pesar de ser una categoría heterogénea, sí se ha estudiado cómo son las familias y cuáles son sus cualidades.

“Cuando se piensa en déficit de atención, siempre se imagina a un niño que no puede aprender, que no se puede sentar en el pupitre para hacer la tarea y resulta que hay otros factores detrás de todo esto”.

Entre esos factores están que las madres con hijos que padecen déficit de atención reportan más problemas de depresión, estrés y más conflictos matrimoniales que las mamás de niños con otros problemas y las madres de niños normales. {mospagebreak}

“Esto no quiere decir que estos conflictos familiares causen el déficit de atención. La mayoría de los estudios escogen a un grupo de niños que ya tienen TDAH y estudian a la familia. No se sabe qué vino primero si el TDAH o la familia. Lo más probable es que sea una combinación de ambos”.

Padrón indica que han habido algunos estudios longitudinales -se estudia el antes y el después a través del tiempo- que tomaron a un grupo de mamás y bebés, los cuales arrojaron que aquellas madres que son menos sensibles con sus bebés y que no se amoldan a las necesidades del niño, eventualmente, los pequeños muestran características de TDAH. “Pero esto no quiere decir que las madres generen el TDAH en sus hijos”.

Es necesario que los especialistas que diagnostican estos casos tomen en consideración la gran cantidad de estrés que sufren estas familias, el rechazo social y la falta de habilidades sociales que muestran los niños, quienes además, tienen problemas de comportamiento, especialmente los hiperactivos.

Los padres de niños con déficit de atención de tipo combinado tienden a ser más negativos y dan más instrucciones. Por su parte, los niños con déficit de atención combinado y con problemas de conducta suelen ser más negativos.

“Tenemos entonces, padres más negativos, más deprimidos, con más estrés familiar y menos satisfacción matrimonial. Asimismo, los pequeños reciben una retroalimentación negativa, situación que crea un ciclo”.

Por esta razón, advierte Elena Padrón, no se debe intervenir a un niño que presente estas características sólo en la parte escolar. Se debe tomar en consideración los factores del entorno familiar y social, que aunque no se sabe a ciencia cierta si los causa, mantiene los problemas y los exacerba.

Una combinación de medicamento, terapias de conducta y terapia familiar es la más adecuada para atender esta patología. Recomienda a maestros, psicólogos y pediatras que no olviden los aspectos familiares que rodean a los casos con déficit de atención. (EGP)

INATENCION, IMPULSIVIDAD E HIPERACTIVIDAD

Inatención
* Son menos capaces de mantener el mismo grado de compromiso en las tareas que otros niños.
* No pueden prestar suficiente atención a los detalles.
* Pierden la concentración en tareas rutinarias.
* Sus trabajos suelen ser poco limpios y desordenados.
* Cambian de una actividad a otra sin terminar ninguna de ellas.
* Pierden el material y olvidan las cosas.

Impulsividad
* Son impacientes, les cuesta mucho respetar el turno e interrumpen constantemente a los otros.
* Sufren accidentes al realizar acciones sin pensar los peligros que conllevan.
* No reflexionan sobre distintas alternativas posibles.
* La impulsividad no disminuye con la edad como ocurre con la actividad.
* Incumplimiento de normas básicas del hogar y la escuela.

Hiperactividad
* Excesivo movimiento corporal que se traduce en una actividad casi permanente e incontrolada que se caracteriza por no tener una meta concreta y por aparecer en los momentos menos oportunos.
* Su energía la dirige hacia tareas y objetivos diferentes a los encomendados por sus padres y profesores.
* Falta de flexibilidad y cierto grado de rigidez.
* Sufren caídas y tropezones frecuentemente.
* Suelen ser torpes ante cualquier actividad que requiera coordinación visomotora.

Fuente: Diario EL CARABOBEÑO (Venezuela) 
02 de mayo 2005

Visto 12142 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA