Problemas organizativos y comienzo del año escolar (Lavoie)

  • Imprimir Amigable y PDF

 

Foto de dos niñas sonrientes
Los padres y maestros comprenden que "dificultades de aprendizaje" (DA) es un término muy genérico. Es decir, los muchachos con DA no solo son "diferentes" de la población general, sino que también son "diferentes" unos de otros. Algunos niños con problemas de aprendizaje tienen gran dificultad para aprender a leer… otros leen con fluidez. Algunos tienen problemas en matemáticas… otros tienen talento especial en esta área. Como los proverbiales copos de nieve, cada niño con DA es diferente, con un patrón único de fortalezas y dificultades.

Sin embargo, si existe un único desafío que la mayoría de nuestros muchachos enfrenta, sería la falta de destrezas organizativas. Se pierden las chaquetas. Se olvidan los bultos. Desaparecen los audífonos. Mamá pasa un día al mes revisando el cajón de "Objetos perdidos" en el colegio y en la iglesia buscando los sombreros, guantes, chaquetas, calculadoras, bufandas y libros errantes de su hijo.

Sencillamente, la mayoría de los niños con trastornos del aprendizaje tienen una estructura interna limitada e ineficiente. Son incapaces de organizar sus pertenencias, priorizar sus acciones, planificar su tiempo eficientemente y cumplir fechas tope. Esta falta de estructura interna ocasiona dificultades importantes en la casa y en la comunidad. Como detallo en mi libro, Da mucho trabajo ser tu amigo: Ayudando al niño con dificultades de aprendizaje a lograr el éxito social, la falta de estructura interna incluso impacta la habilidad del niño para hacer y mantener amistades porque sus retrasos crónicos, falta de predictabilidad y conducta poco fiable les hacen un compañero social poco atractivo.

Pero el sitio donde este déficit tiene el mayor impacto es el salón de clases. A medida que se aproxima el año escolar, sería prudente que los padres se familiarizaran con el concepto de las destrezas organizativas y aprendan algunas estrategias para ayudar a su hijo en esta área crítica.

Una de las cosas más importantes que debemos comprender sobre las destrezas organizativas es la increíble frustración que ocasiona este déficit. Como padre, Ud. reconoce lo frustrante que es para Ud. cuando su hijo tiene dificultades organizativas. Pero siempre debe recordar que tam-bién es frustrante y angustiante para su hijo. Su conducta desorganizada y su mundo confuso no son intencionados. Estos comportamientos en gran parte se escapan de su control. Por lo tanto, los regaños y castigos son tanto injustos como poco efectivos. Su hijo necesita su apoyo, aliento y ayuda. Recuerde el viejo dicho, "¡Los niños necesitan el mayor amor cuando menos lo merecen!"

Yo tengo un TDAH significativo y esto impacta enormemente mis destrezas organizativas. He encontrado -como le pasará a Ud. - que las "herramientas organizativas" tradicionales y tan populares (listas de control, listas de cosas por hacer, agendas, calendarios electrónicos) sencillamente no me funcionan. Pierdo las listas, las agendas y me olvido de comprarles pilas a mis aparatos electrónicos.

Fíjese, quienes tenemos problemas de atención vemos el mundo de manera diferente. Somos extraordinariamente visuales y necesitamos ver las cosas para recordarlas y organizarlas. Por lo tanto, los sistemas complicados de archivo y almacenamiento están destinados al fracaso. Si está fuera de nuestra vista, está literalmente fuera de nuestra mente. Somos "amontonadores" (pilers). Necesi-tamos mantener los documentos y materiales importantes en "pilas" fácilmente visibles y accesibles. Este "sistema" no es bonito, ¡pero funciona! Ud. necesita juzgar el "sistema organizativo" de su hijo basándose en su efectividad… no en su apariencia. Desorden no significa necesariamente desorganización.

Los padres tienen que comprender que los problemas organizativos de su hijo generalmente se relacionan con su dificultad con los conceptos temporales. Tienen dificultad para determinar la cantidad de tiempo que tomaría una tarea específica, por ejemplo. Como resultado, no destinan suficiente tiempo para las tareas, deberes, etc. y se encuentran siempre con que se tardan o no terminan.

También tienen una dificultad significativa para priorizar actividades y decidir cuáles tareas tienen prece-dencia sobre otras. El niño rompe la punta del lápiz haciendo la tarea de matemática y empieza a sacarle punta. De repente recuerda que su abuela le regaló un paquete de 20 lápices nuevos que se encuentran -sin punta- en su gaveta. Piensa que sería una excelente oportunidad para sacarles punta… y la tarea de matemática sigue sin hacer.

Este niño también tiene dificultad con su "diálogo interno" (self-talk). Esta es una destreza organizativa que todos utilizamos cuando abordamos una tarea o actividad. Básicamente repasamos paso por paso el procedimiento que deberemos seguir para completar la tarea. (Voy al centro comercial así que necesitaré mi chaqueta, las llaves del auto y mi billetera. También debería llevar el certificado que me obsequiaron para comprar en Borders y el sweater que debo devolver en Macy's. Tengo que trancar al perro, encender la contestadora, apagar el equipo de sonido y activar el sistema de alarma.) Los muchachos con problemas de aprendizaje y atención son incapaces de dividir la tarea principal (visitar el centro comercial) en sus componentes y priorizar esas tareas.

Nuevamente, es importante recordar que estas conductas preocupantes y molestas no son ocasionadas por la vagancia, la desmotivación o la insensibilidad. Más bien, son ocasionadas por las dificultades neurológicas innatas del niño. {mospagebreak}

Siguen algunas sugerencias que podrían ser útiles al enfrentar las dificultades del primer día de clases.

- Los cuadernos para anotar las tareas serán poco efectivos e inútiles si no se complementan con un sistema de monitoreo donde los maestros, los auxiliares y/o los padres se aseguren que las tareas sean anotadas correc-tamente. Incluso un compañero podría ayudar en esto.

- Si el niño olvida constantemente sus libros en la escuela y no puede terminar su tarea, pregunte si podrían asignarle dos juegos de libros… uno que permanezca en casa y otro en la escuela.

- Mantenga un calendario mensual en la pared del dormitorio del niño. En la noche del domingo, comente con su hijo las actividades de la próxima semana (fechas de entrega, prácticas deportivas, citas). Así reduciremos las "sorpresas" que pueden ser catastróficas para los muchachos con necesidades especiales.

- De manera informal, juegue con su hijo a estimar cuánto le tomaría determinada actividad ("Michael, tengo que ir a la tintorería, al autolavado y pasar por el cajero automático antes de recoger a papá en la oficina. ¿A qué hora deberíamos salir de casa para poder hacer las diligencias y estar a tiempo para recoger a papá?")

- Coloque listas de control (checklists) en el cuarto del niño detallando los pasos que tiene que seguir a la hora de dormir, en la mañana, para cumplir sus deberes de fin de semana, etc.

- Procure mantener un entorno estructurado, ordenado y predecible en casa estableciendo un horario regular para las horas de comida, ir a la cama, despertarse, estudiar, etc. Esta estructura predecible será reconfortante para su hijo.

- Es interesante notar que muchos niños con problemas organizativos responden bien a las fechas tope. Juegue a "ganarle al reloj". Ayude a su hijo a estimar cuánto tiempo le tomará limpiar su closet. Utilice una alarma de cocina para medir el tiempo predicho. Pídale al niño completar la tarea antes de que suene la alarma.

- Utilice notas autoadhesibles (Post-its) para recordar y persuadir ("Benjí, no te olvides de alimentar al perro.")

- El bulto de su hijo puede ser su mejor amigo… o su principal contrincante. Debido a que los niños con problemas de aprendizaje no son capaces de distinguir entre "valioso" e "inútil", tienden a guardarlo todo. El bulto se convierte en un hoyo negro para las hojas, folletos, volantes, peda-zos de papel, tareas, juguetes, sándwiches a medio comer, etc.

Decirle al muchacho simplemente "limpia tu bulto" será tanto inútil como frustrante para ambos. Sería más efectivo pedirle al niño que vacíe su bulto completamente una vez a la semana. Seguidamente ayúdele a decidir qué materiales necesita para funcionar efectivamente en la escuela (por ej., libro de historia, cuaderno de ciencia, regla, cinco bolígrafos, tres lápices, una borra). Uno por uno, coloque estos objetos en el bulto. Una vez que los artículos necesarios estén en el bulto, permítale al niño seleccionar una o dos cosas que él desea (en contraste con lo que necesita) llevar al colegio (un yo-yo, las barajitas de baseball, la revista de baseball) y permítale poner esos objetos en el bulto. Lo que quede en la pila será desechado o colocado en otro sitio. Así eliminamos el "fenómeno del hoyo negro" y el muchacho tendrá a la mano lo que necesita para la escuela.{mospagebreak}

- El dormitorio del niño se convierte en su "oficina" a lo largo del año escolar y es importante prepararlo para el próxi-mo año escolar. Un dormitorio ordenado y eficiente puede ser una gran ventaja para el niño con problemas de aprendizaje, pero mantener esta estructura presenta un importante desafío. Los padres deben recordar que la "limpieza" del dormitorio del niño debe medirse con criterios diferentes que los aplicables al resto de la casa. Ese cuarto es la única parte del "inmueble familiar" que le pertenece. Tiene derecho a cierto grado de privacidad y respeto. Un padre prudente permite que el niño cuelgue sus afiches, decore, diseñe y adorne su cuarto como le parezca. Pase por alto el desorden y la desorganización ocasional. Tranquilícese. Cierre la puerta. Escoja sus batallas. 

Implementando un código por colores y un sistema de repisas abiertas podría ayudar al muchacho a mantener el cuarto ordenado. Con frecuencia se ha dicho que el entorno más ordenado es el del salón de kindergarten. Todas las cosas y cada actividad tiene su sitio. Cada sección del cuarto está diseñada con un propósito específico. Hay un área de juegos, un área de lectura, un área para manualidades, etc. Todas las herramientas y los materiales relacionados a una actividad específica están almacenados y son utilizados en un área específica. Este modelo resulta útil para el dormitorio de su hijo. Designe un área de estudio, un área de proyectos, un área para video juegos, etc. Las tareas y la lectura deben hacerse en un área específica, no en la cama. Su proyecto de arte debe hacerse en la mesa de la esquina, etc. Una vez que el cuarto esté organizado y ordenado, tómele fotografías desde diversos ángulos y colóquelas en una cartelera en el dormitorio. Indíquele a su hijo que se refiera a las fotos cuando ordene su cuarto. Cuando el cuarto luzca como en la foto, ¡listo! Coloque ganchos en el cuarto para facilitar colgar la ropa en lugar de dejarlas en el piso. Rotule los entrepaños y las gavetas para recordarle donde debe almacenar las cosas. Mantenga un "kit de limpieza" en su cuarto (esponja, escoba, etc.) para que pueda limpiarlo fácilmente.
 
- Mantenga una caja de zapatos en el cuarto con los insumos escolares básicos (bolígrafos, engrapadora, tape, marcadores, etc.) y revísela de vez en cuanto para mantenerla surtida. De esta forma evitamos la búsqueda nocturna de materiales a la hora de las tareas.

 - Tenga una pizarra blanca en el salón del niño para anotar recordatorios y memos.

 - Establezca un tiempo y lugar específicos para que el niño realice sus tareas.

 - Póngale etiquetas y rótulos a sus libros, ropa, materiales escolares, calculadora, etc.

En mi nuevo libro, El Gran descubrimiento motivacional (The Motivation Breakthrough), Touchstone/Simon & Schuster, Octubre 1, 2007, ofrezco sugerencias y estrategias más específicas para utilizar con muchachos con DA. Debido a que estos muchachos tienen una estructura interna mínima, los maestros y los padres deben proporcianarles una estructura externa consistente y predecible.

El éxito de su hijo este año escolar será determinado en gran parte por la habilidad y disposición suya para prepararlo para el año escolar. Mi experiencia me muestra que un final exitoso para el año escolar depende de un comienzo exitoso.


Autor: Rick Lavoie, asesor en el área de Dificultades de Aprendizaje para varias agencias y organizaciones norteamericanas e internacionales. 
Fuente: LD OnLine www.ldonline.org
Publicado en Paso-a-Paso, Vol. 18 No. 1
 
Leer también de Rick Lavoie...

Comprendiendo las conductas de los muchachos

Visto 11712 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

banner concurso2017

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA