"La tentacion diaria de la mediocridad"

  • Imprimir Amigable y PDF
La tentación diaria de la mediocridad
 
 

 Día a día, los maestros que trabajamos con personas con discapacidad intelectual l somos tentados por la mediocridad..

 

• Nos tienta cuando nuestros educandos no son capaces de exigirnos si no se los enseñamos y podemos escoger entre hacer nada o enseñarlos a exigir y tener que darles lo que piden.

 

• Nos tienta cuando salimos a un paseo y regresamos agotados por el nivel de alerta y trabajo extra que esto implica para el docente, pudiendo escoger quedarnos dentro del marco de la institución educativa.

 

• Nos tienta cuando el desarrollo de habilidades adaptativas se confunde con hacer nada, pudiendo escoger entre la improvisación y la planificación y trabajo sistemático para enseñar a vivir.

 

• Nos tienta cuando hablamos de la prioridad que tienen las destrezas sociales sobre las habilidades académicas, pudiendo no incluirlas o haciendo el esfuerzo extra de adaptar los aprendizajes académicos a las necesidades reales de cada educando teniendo que preparar materiales de aprendizaje especialmente ajustados a cada quien.

 

• Nos tienta cuando nos encontramos con algún padre que no valora los esfuerzos que hacemos por su hijo, pudiendo quedarnos enganchados en el argumento de que «no puedo trabajar así» o buscando los apoyos para trabajar en la formación de vínculos adecuados padre-maestro que incluyan la valoración de lo que hacemos.

 

• Nos tienta cuando podemos elegir entre la dependencia al cuaderno de enlace que garantiza que la información siempre llegue, o el enseñar al educando la responsabilidad de transmitir los mensajes oentregar las notas.

 

• Nos tienta cuando podemos elegir entre dar de comer o enseñar a hacerlo por sí mismo, entre vestir y desvestir o enseñar hábitos de independencia.

 

• Nos tienta cuando podemos elegir entre recoger los desastres o permitir al educando hacerlo aunque cree otro todavía peor.

 

• Nos tienta, cuando podemos conformarnos con garantizar vida en la escuela frente a la conformación de grupos de amistad, de la planificación de actividades extra-escuela, etc, que exigen siempre por parte del docente un poco de trabajo adicional.

 

• Le mediocridad nos tienta cuando podemos decir «él no puede» o «eso es mucho para él» en vez de crear los apoyos y las estrategias para que a pesar de sus limitaciones reales, él «si pueda».

 

• La mediocridad nos tienta cuando después de un susto por dar cierta independencia podemos escoger entre decir que las condiciones no se prestan para eso en vez de evaluar lo sucedido para crear apoyos adicionales.

 

• Nos tienta cuando nuestro salario casi mínimo podría justificar la falta de compromiso en vez pensar el pago extra de amor que recibimos.

 

• Nos tienta cuando sabemos que ese niño que no puede hablar es el único que sabe todo el trabajo que realmente se está haciendo, y podemos escoger entre abandonar los esfuerzos que nadie podrá destacar o vivir con la satisfacción de que por lo menos ese niño que no puede hablar sabe todo lo que se está haciendo por él.

 

• Nos tienta cuando sabemos de la capacidad tan maravillosa de dar afecto de nuestros educandos que con muy poco nos regresan una sonrisa y casi por nada nos regalan su afecto, pudiendo entonces elegir entre dar lo mínimo o dar lo máximo de nosotros y recibir siempre mucho de ellos.

 

• La mediocridad está tentándonos en nuestro día a día, y aunque solo el ojo de personas nobles y capaces de conformarse con poco está observando la decisión que tomamos, debemos vencer a la mediocridad si queremos tener el HONOR de hacernos llamar MAESTROS.
 
Nota editorial: Marianella Tovar es una joven psicopedagoga y psicóloga venezolana quien ha tenido la genial idea de compartir conocimientos e inquietudes con sus colegas potenciando el recurso del correo electrónico.
Es así que periódicamente nos regala un comentario, una reflexión, una referencia bibliográfica, todo ésto con el objetivo de favorecer el mejoramiento profesional de sus colegas y ayudar a garantizar el bienestar de nuestros muchachos. Sigue uno de sus «regalos»...
 
Autora: Marianella Tovar.
Publicado en Paso a Paso, Vol. 13 No. 1

 

Visto 1547 veces

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA