Vos, ellos y nosotros: Aprender a escuchar o el oficio de hacer silencio

  • Imprimir Amigable y PDF
Autora: María Elena Festa, Santa Fé, Argentina
 
Sobre María Elena: Es Argentina. Es Profesora de Pedagogía Diferenciada, especializada en Insuficientes Mentales. Directora de la Escuela de Educación Especial "C.A.N.Di." de la ciudad de Sunchales, provincia de Santa Fe. Disertante en congresos nacionales y participante en congresos internacionales. Autora de diferentes artículos sobre temas que tienen que ver con la organización de la escuela especial, publicados en revistas especializadas nacionales e internacionales.

Licenciada en Educación Especial egresada de la Universidad Nacional del Litoral, profesora de las cátedras de Seminario de Atención a la Diversidad y Seminario de Educación de Alumnos en Riesgo Social del Instituto Superior del Profesorado No 4003.

 


Quienes trabajamos en una escuela especial recibimos en diferentes momentos a las familias de un niño con discapacidad, y según el momento por el que atraviesa esa familia será diferente la carga emotiva que traen a la entrevista.

 

De todos modos lo importante es poder escucharlos, algo difícil para quienes trabajamos con personas con discapacidad, los cuales desde la propia formación estamos predispuestos a tener que tener una respuesta para todo y para todos.

 

Tal vez mucha veces los padres esperan que los escuchemos y no que demos a cada cosa que dicen una interpretación, un sentido; tal vez con nuestro silencio podamos acompañar el decir de esa familia.

 

En las entrevistas de admisión se juega un momento clave para dar por iniciada una forma de comunicarnos con las familias, el escucharlos es importante, el poder "sentir" sus relatos implica una actitud de sumo respeto para quienes están atravesando por un tiempo tan crucial en busca de un futuro posible.

 

Los padres llegan cargados de expectativas, con temores y dudas con respecto a lo que el servicio pueda brindarles, por lo tanto es importante que los profesionales brindemos todo nuestro apoyo y asesoramiento para ir saneando las dudas, que ese primer encuentro lleva consigo. El lenguaje sencillo y claro permite un mejor acercamiento. Por qué no también hacer hincapié en la organización física de los participantes, tal vez estar en torno a una mesa redonda o intercalados con los padres hace más llevadera la reunión, que si tomamos posturas enfrentadas; por un lado los padres y por otro los profesionales.

 

Otra de las oportunidades en que se convoca a los padres es para brindar informes sobre el desarrollo del niño; aquí será de suma importancia tener claro lo que queremos informar y hacernos una buena agenda servirá para organizar nuestra ideas en torno a los temas a tocar en el encuentro.

 

No olvidemos que es necesario que siempre se recalquen más los aspectos positivos en torno al desarrollo del niño y si hubiera situaciones que nos preocupan, manifestarlas no como un reclamo hacia la familia sino buscando aspectos en común que puedan ser vistos en el ámbito del hogar. También en esta etapa el escuchar implica tener buena predisposición para lo que vamos a oír.

 

Es importante saber lo que los padres quieren para su hijo, como así también lo que el niño o el joven opina o quiere, de manera de no prolongar nuestros deseos o parámetros valorativos a las familias. Cada familia tiene su propia historia, su propio pasado y presente, sus necesidades y sus búsquedas, y en todo eso merecen nuestro respecto.

 

El quehacer profesional se nutre básicamente de una actitud muy especial con respecto a los padres, quienes a lo largo de la vida del niño atraviesan por diferentes momentos críticos, lo que implica de nosotros poder apreciarlos desde su realidad que le es propia.

 

Visto 1215 veces

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA