¿Las habilidades sociales se enseñan? (Julio 2004)

  • Imprimir Amigable y PDF
Responder a la pregunta sobre si las habilidades sociales se enseñan obedece en parte a poder reconocer que puede pensarse como algo que se puede programar, y apunta además a revisar también la responsabilidad de la escuela en este proceso. 

 


 
"Ni la escuela ni la educación pueden entenderse ya
como meros vehículos de transmisión de las habilidades básicas
que se requieren para ganarse la vida o para mantener la competitividad
económica de los respectivos países. Efectivamente, no sólo de pan
vive el hombre; ni solo de matemáticas, ciencias y de las nuevas
tecnologías de la información. La tarea central es crear un mundo que
dé significado a nuestras vidas, a nuestros actos, a nuestras relaciones".
J. Brunner (1997)
 

Toda persona necesita de un contexto social que lo signifique y con el cual pueda interactuar, esa interacción es clave ya que marca de manera singular la integración o no a determinados ámbitos, dada la cantidad de códigos que se ponen en juego en cualquier intercambio.

 


Es importante saber que todo proceso de socialización no es ajeno a los otros procesos de desarrollo de la personalidad, tales como los procesos cognitivos, al desarrollo fisiológico, al proceso emocional y afectivo, etc. Sabemos y tal vez tengamos muchos ejemplos de personas con un gran desarrollo a nivel académico pero con serias dificultades de relación, de adaptación a distintos contextos sociales, etc lo que implica claramente una distancia en lo que corresponde a un mundo compartido.

 


Los logros adecuados en la escuela implican una mayor o menor adaptación del niño en ese ámbito mientras que la falta de habilidades de relación interpersonales en la infancia se vuelven de gran complejidad mientras la persona avanza hacia la edad adulta.

 


Estudios longitudinales y retrospectivos demuestran que los problemas tempranos en la relación con los iguales están relacionados con problemas de ajustes posteriores. Así mismo, se constata que los problemas interpersonales son una característica definitoria de muchos trastornos emocionales y conductuales, y gran parte, por no decir la práctica totalidad de los problemas psicológicos y categorías diagnósticas psiquiátricas en la infancia , adolescencia y la vida adulta cursan con y/ o incluyen como síntomas característicos las dificultades en la relación interpersonal.(1)

 


Está claro que la infancia se constituye en una etapa clave para el desarrollo y la elaboración del repertorio interpersonal posterior del individuo.

 


Se trata de entender que en cualquier Proyecto Curricular que se precie como de calidad para el desarrollo pleno de la persona deberían estar presentes la enseñanza de hábitos y habilidades sociales para ir avanzando en la integración social de las personas desde lo familiar, las amistades, lo escolar, lo social, la pareja, lo laboral y lo social.

 


Recordemos que muchos niños y jóvenes integrados necesitan hacer explícitos los contenidos que implican una adecuada adaptación al medio y el manejo de dispositivos de adecuación, interpretación y respuesta de conductas interpersonales. De todos modos no son solo ellos que se beneficiarán de este planteo sino muchos niños y jóvenes que sienten mucha frustración por las dificultades de adaptación al medio.

 


Es fundamental considerar a la escuela como el espacio adecuado ya que en la misma se llevan adelante las interacciones entre iguales y según las autoras Díaz Aguado (1988) y Monjas (1993) indican como prioritarias las siguientes funciones:

 


- Conocimiento de sí mismo y de los demás.
En las interacciones el niño va formando su identidad y el otro oficia como un espejo en donde reflejarse. El niño mide y se mide en el tipo de relaciones que va construyendo, su autoconocimiento, sus límites, su capacidad para resolver conflictos le brinda oportunidades para conocerse y conocer el medio. Pensemos que no solo de esto depende el conocimiento de sí mismo sino su socialización.

 


- Desarrollo de determinados aspectos del conocimiento social y determinadas conductas, habilidades y estrategias que se han de poner en práctica para relacionarse con los demás.
Reciprocidad, empatía y habilidades de adopción de roles y perspectivas, intercambio en el control de la relación, colaboración y cooperación, estrategias sociales de negociación y de acuerdos.

 

- Autorregulación de la propia conducta en función del feedback que se recibe de los demás.
La implicancia que tienen los iguales en el control de la conducta, determinando así castigos o refuerzos de determinadas conductas. Saber "leer" dichos límites implica regular la propia conducta.

 


- Apoyo emocional y fuente de disfrute.
La relación con los iguales proveen afecto, intimidad, alianza, ayuda mutua, confianza de sí mismo y del grupo, aliento, sentido de inclusión, sentimientos de pertenencia, aceptación y muchas otras cosas que significan que desde la singularidad de cada uno se construye la pluralidad social. Todo esto es fuente de autosatisfacción y enriquecimiento emocional.


- Aprendizaje del rol sexual, desarrollo moral y aprendizaje de valores.
Es fundamental entender que la posibilidad de relaciones del niño con iguales no solo le sirve de marco experiencial para el desarrollo personal sino para formar parte activa del mundo social.

 

María Elena Festa
Julio 04

 


Bibliografía

 

Díaz-Agudo, M.J. - "La interacción entre companeros. Un modelo de intervención psicoeducativa." Madrid: CIDE.

Festa, María Elena, Giraudo, Mónica - "La autodeterminación en jóvenes con discapacidad mental integrados a la escuela común" - Trabajo de Tesis - Universidad Nacional del Litoral - (2003).

Monjas, I. - "Programa de entrenamiento en habilidades de interacción social. PEHIS." Salamanca. Trilce (1993).

Pérez, Paula Isabel y Alós, Jesús Garanto - "Comprender las habilidades sociales en la educación" FUNDEC (2001).



(1) Ver DSM-IV-R (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 1995)
Autora: María Elena Festa, Santa Fé, Argentina

 

Sobre María Elena: Es Argentina. Es Profesora de Pedagogía Diferenciada, especializada en Insuficientes Mentales. Directora de la Escuela de Educación Especial "C.A.N.Di." de la ciudad de Sunchales, provincia de Santa Fe. Disertante en congresos nacionales y participante en congresos internacionales. Autora de diferentes artículos sobre temas que tienen que ver con la organización de la escuela especial, publicados en revistas especializadas nacionales e internacionales.

 

Licenciada en Educación Especial egresada de la Universidad Nacional del Litoral, profesora de las cátedras de Seminario de Atención a la Diversidad y Seminario de Educación de Alumnos en Riesgo Social del Instituto Superior del Profesorado No 4003
Visto 1748 veces

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA