La diversidad como valor

  • Imprimir Amigable y PDF

Nos hemos paseado por varios colegios de la zona metropolitana de Caracas presentando nuestra charla interactiva y sensibilizadora Respetando las Diferencias. 

 Usualmente en colegios que conciben la diversidad como valor, aunque aún no incorporan en sus filas a alumnos con discapacidades significativas. Tienen uno que otro alumno con Déficit de Atención, con alguna dificultad específica del aprendizaje, con un problema emocional o conductual. Sin embargo, aún no desfilan por sus pasillos y salones compañeros con, digamos, parálisis cerebral o síndrome de Down.

Es así que al plantear el concepto “Discapacidad” mediante un Mapa Conceptual, los muchachos tardan en responder con sus asociaciones en torno a este término. Su conocimiento sobre la discapacidad es limitado, plagado de conceptos equivocados y a veces contaminado por temores y prejuicios que absorben de su entorno.

Esta es la norma. Desconocimiento, curiosidad, ideas desajustadas. Y nos encanta acercarnos y llevar nuestro mensaje allí, donde podemos sembrar tolerancia y respeto.

Sin embargo, hay excepciones a la norma del desconocimiento y la curiosidad.

Muy recientemente visitamos uno de los escasos colegios realmente inclusivos en Caracas. Incluso desde preescolar hasta bachillerato.  En los salones de clase de este colegio comparten la jornada escolar alumnos con discapacidad intelectual, alumnos con parálisis cerebral, alumnos con Autismo y alumnos “del montón.” Donde “el montón” se hace diverso por principio.

Entonces, al plantear ese Mapa de Conceptos partiendo del término “discapacidad”, los muchachos, inclusive los más pequeños, comienzan a lanzar cualquier cantidad de términos “síndrome de Down”, “parálisis”, “los que usan  andadera”, “los que usan computador para escribir”… Wow!

Luego, a lo largo de la charla, al abordar, por ejemplo, los trastornos neuromusculares y describir el cuadro de un compañero con parálisis cerebral, uno dejaba escapar “¡Pero si es igual a Dani!”. ¿El síndrome de Down?…¡Cómo Gabriela!

Confieso que sentí mucha emoción y corroboré lo que ya sabía,  que la mejor forma de sensibilizar es mediante la convivencia y el contacto cotidiano.

Que la mejor forma de comprender las diferencias y apreciar las semejanzas es conociendo la discapacidad no como una definición de diccionario, sino porque es lo que tiene mi amigo, ese que comparte me mesa en el salón.

¡Sí puede ser!, pensé.

Autora: Angela Couret
Editora de Paso-a-Paso


Visto 2552 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA