10 pasos hacia la independencia: Promoviendo autodeterminación en el hogar

  • Imprimir Amigable y PDF

Joven con discapacidad intelectual 

El camino que conlleva a ese momento pudo ser tumultuoso, plagado por  situaciones de conflicto en la adolescencia percibidas por los padres como brotes de terquedad o incluso rebelión.  Sin embargo, esas situaciones a veces son necesarias camino hacia la independencia. Los adolescentes tienen que aprender a hacer elecciones y tomar decisiones, y esto puede ser mucho más importante aún en los adolescentes con discapacidad.

El camino que lleva a una transición exitosa de la infancia a la adultez comienza mucho antes de los años de adolescencia. Comienza cuando los niños empiezan a aprender quiénes son, cuáles son sus fortalezas y debilidades y, al hacerlo, comienzan a valorarse. El recorrido termina cuando, ya adultos, logran tomar control sobre sus elecciones y decisiones, asumiendo responsabilidad por sus acciones. Esto se denomina autodeterminación.

Para los niños con discapacidad intelectual y trastornos del desarrollo, las familias y los maestros posiblemente deban tomar precauciones adicionales para que el proceso se cumpla. Los niños aprenden muchas de las actitudes y habilidades que conllevan a la autodeterminación observando las acciones de su familia. En el caso de los muchachos con discapacidad, debemos procurarles oportunidades para aprender estas lecciones, sin dejarlo al azar. A continuación algunas acciones que la familia puede tomar para promover la autodeterminación de su familiar.

1.  Acostúmbrese a bailar la cuerda floja entre la protección y la independencia. Permita a su hijo explorar su mundo, aunque signifique angustiarse desde la ventana mientras su hijo se presenta con los vecinos, en lugar de salir corriendo a supervisar. Evidentemente deberán establecerse ciertos límites, pero todos los padres tienen que “soltar las riendas” en algún momento y nunca es fácil.

2.  Inste a su hijo a hacer preguntas y expresar opiniones. Los niños necesitan aprender que lo que dicen o hacen es importante y puede tener un impacto en los demás (…). Involucrándolo en las discusiones y toma de decisiones en familia es una forma de brindarle la oportunidad de aprender.

3.  La auto valía y la autoconfianza son condiciones críticas para el desarrollo de la autodeterminación.  Modele una autoestima positiva ante su hijo. Transmítale que Ud. lo considera alguien importante pasando tiempo juntos. Repetimos la recomendación de involucrarlo en las actividades y decisiones familiares.

4.  No rehúya las preguntas de su hijo en relación con las diferencias derivadas de su discapacidad. Esto no significa enfocarse en los aspectos negativos de su condición. Resalte su individualidad y sus habilidades y ayúdelo a aceptar sus limitaciones.

5.  Valoremos el proceso de alcanzar una meta y no únicamente el resultado. Los muchachos deben aprender a esforzarse. Modele las habilidades de organización y el establecimiento de metas. Elabore listas de pendientes o coloque a la vista una cartelera con la agenda familiar, destacando las actividades de cada miembro. Comente los pasos que Ud. tomará para completar una tarea e involucre a su hijo en tareas que conlleven a una meta familiar. Por ejemplo, al planificar las vacaciones.

6.  Desde muy temprano, planifique oportunidades para que su hijo interactúe con niños de diversas edades y en diversos contextos, bien sea en la escuela, en el parque o en un centro comunitario. 

7.  Establezca expectativas realistas pero a la vez ambiciosas. El proverbio que reza que nuestras metas deben superar ligeramente nuestro alcance es cierto en este caso. Participe activamente en la experiencia educativa de su hijo. Conozca su habilidad lectora e identifique libros que presenten el desafío necesario para impulsarlo al próximo nivel lector. No asuma que el progreso deriva únicamente del trabajo en el colegio.

8.  Permita a su hijo responsabilizarse por sus acciones… ¡tanto por los éxitos como por los fracasos! Ofrezca razones válidas para hacer las cosas en lugar de justificarlo simplemente  con un “¡porque yo lo digo!” Al brindar explicaciones razonables al niño, le damos la oportunidad de apropiarse de la actividad.

9.  No deje al azar que surjan oportunidades para tomar decisiones. Aproveche todas las oportunidades que permitan a su hijo hacer una elección: lo que va a ponerse, lo que pedirá en un restaurant, el destino de la vacación familiar. Y, aunque esto no siempre es posible, asegúrese de que las oportunidades para hacer una elección tengan sentido. Por ejemplo, para la mayoría de los niños, la opción entre coliflor o brócoli no representa una verdadera elección! Asimismo, al ofrecerle a su hijo una elección entre varias alternativas, asegúrese de respetar su decisión.

10. Ofrezca feedback positivo y honesto. No enfoque únicamente la conducta o la tarea que debe cambiar. No haga que su hijo se sienta fracasado. Por ejemplo, si su hijo trata de hacer una tarea, digamos una hoja de problemas matemáticos, pero no lo consigue hacer, exprese sus comentarios de forma que su hijo comprenda que el fracaso se relaciona específicamente con la hoja de problemas y no con él como persona. Todos aprendemos de nuestros errores, pero solo si se estructuran de forma que no lleguemos a pensar que el problema somos nosotros.


Autora: Sharon Davis, Ph.D. y Michael Wehmeyer, Ph.D.
Fuente: Self-Determination Took Kit, Alaska Department of Education and Early Development, publicado en The Arc.
Traducción: ángela Couret
Publicado en Paso-a-Paso, Vol. 22.2

Sucede en casi todas las familias. El resultado final del proceso de crianza de los hijos. Un día, el hijo deja el hogar. Y cuando lo vez salir, ruegas que tenga las destrezas y habilidades necesarias para sobrevivir.

 

Visto 5376 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA