Apoyando la autodeterminación: Sugerencias para preparar a su hijo para el éxito

  • Imprimir Amigable y PDF



Ayude a su hijo a desarrollar habilidades para la toma de decisiones
Los muchachos pueden empezar a aprender la toma de decisiones desde muy temprano. Muchos niños pequeños pueden indicar si quieren tomar jugo o agua o si quieren ponerse medias rojas o azules.

 Los niños mayores pueden elegir el tema que trabajarán para un proyecto escolar o qué película verán. Eventualmente, el joven adulto podrá decidir si quiere ir a una escuela vocacional, a un instituto universitario o ingresar al mundo laboral. Los muchachos aprenden de las consecuencias a medida que toman decisiones. Aprender a hacer buenas elecciones les dará autoconfianza, un factor muy importante para la independencia.

Enséñele a su hijo sobre su discapacidad
Comprender el impacto de su discapacidad o problema de salud ayudará al muchacho o joven adulto a determinar sus opciones. Enfocando lo que puede hacer, al igual que las diferentes estrategias que podrían darle buenos resultados, le enseñará cómo y qué adaptaciones pedir en la escuela y en el trabajo.  


Reconozca las fortalezas de su hijo.
La autoestima de los muchachos aumenta a medida que comprenden que tienen cualidades admirables. Agradézcale a su hijo ser paciente o haga algún comentario positivo sobre la perseverancia de su hija en el cumplimiento de una tarea. Los elogios contribuyen a que el niño demuestre sus mejores cualidades, resultando en mayor confianza, aceptación social y buenas destrezas laborales.

Ayude a su hijo a cultivar el apoyo de su comunidad desde muy temprano.
En la medida que su hijo se involucre en su comunidad, mayor será su red de apoyos.
Debemos dar prioridad a la inclusión del joven en su comunidad para fomentar los apoyos al egresar del sistema educativo. Es posible que los padres tengan que enseñarles a los miembros de la familia o a la comunidad en general sobre su hijo. Invite a una cuñada, a un vecino o a amigo de la familia a participar en una de las reuniones para definir el Programa Educativo Individual de su hijo. Organice una tarde de juegos con otros muchachos del vecindario. Matricule a su hijo en clases de arte o de natación en grupo. Permita que las personas de su comunidad conozcan y aprecien a su hijo. Podrían ser ellos quienes le ofrezcan sugerencias, le informen sobre recursos o le consigan un empleo en el futuro.

Infórmese sobre la normativa legal.
Los colegios deberían informar a los alumnos sobre las leyes estatales y federales que afectan a los adultos con discapacidad dentro de su programa de transición. Las leyes afectan el empleo, los cuidados médicos, alternativas de vivienda y otras áreas de interés para adultos con discapacidad. Al entender las leyes, el adulto con discapacidad puede ejercer mejor su auto-representación y defender sus derechos.

Prepare a su hijo para el mundo laboral.
Mientras sus hijos sean pequeños, comparta con ellos sus expectativas, afirmando que se los imagina trabajando cuando sean grandes. Permítales jugar a ser “chef” o “maestro” cuando pequeños y cuando sean más grandes, presénteles a adultos con discapacidad que estén trabajando. Los muchachos que tienen oportunidad de participar en proyectos de voluntariado adquieren destrezas, autoconfianza y contactos. Esos contactos pueden convertirse en un recurso invalorable al momento de buscar trabajo. También recuerde que en la medida que la persona tenga un mejor nivel educativo, mejorarán sus posibilidades de obtener un empleo.

Desarrolle una visión para el futuro.
Los jóvenes adultos con discapacidad y sus familias se pueden beneficiar del proceso denominado “Planificación Centrada en la Persona” que permite al joven adulto identificar intereses y establecer metas. También ayuda a los miembros de la familia y a los profesionales a definir sus respectivos roles para ayudar al joven a alcanzar sus metas.

Prepárese para “soltar” a su hijo.
Una de las cosas más difíciles para los padres es empujar a sus hijos fuera del nido familiar. Esto es particularmente duro para las familias con un hijo con discapacidad que requiere más apoyo que sus hermanos sin discapacidad. El enviar a nuestra hija con dificultades del aprendizaje a la universidad o mudar a nuestro hijo con discapacidad intelectual a una vivienda tutelada podría atemorizarnos. Sin embargo, como padres podremos sentirnos satisfechos por haber hecho todo a nuestro alcance para preparar a nuestro hijo para el mundo adulto.

 

Fuente: Publicado en EP Magazine, Marzo 2005  
Traducción: Angela Couret. Título adaptado.
Publicado en Paso-a-Paso, Vol. 21 No. 3

Visto 4091 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA