Síndrome de Asperger: Relaciones sociales en el contexto educativo

  • Imprimir Amigable y PDF
En esta guía se describen las dificultades fundamentales que comparten las personas diagnosticadas con el Síndrome de Asperger; se explica cómo éstas pueden crear problemas en la escuela y se ofrecen sugerencias prácticas para su manejo. Aquí compartimos el apartado sobre las Relaciones Sociales. 
 
 

Autores: George Thomas, Penny Barrat, Heather Clewley, Helen Joy, Mo Potter y Philip Whitaker.
Fuente: El Síndrome de Asperger: Estrategias prácticas para el aula. Guía para el profesorado. Publicación del National Autistic Society del Reino Unido. 
Publicado en Paso-a-Paso, Vol. 23.1
Traducción: Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco. Adaptación de A. Couret
 
La información se presenta en el siguiente formato: área de dificultad a ser abordada; Breve frase derivada de un contexto real; 
Claves de comprensión - intentan aclarar la forma en que estas dificultades básicas contribuyen a ese problema en particular; Estrategias útiles - se identifican estrategias a seguir y consejos prácticos derivados de la experiencia de los autores.
 
Participar y hacer amigos
 
Graham intenta participar y hacer amigos, pero parece que sólo consigue sacarlos de quicio...
 
Claves de comprensión
– Las personas con síndrome de Asperger suelen desear la amistad de los demás pero no saben cómo hacer amigos.
– Les puede ser difícil entender las claves que invitan a la interacción social.
– Al intentar mantener una conversación, tienen dificultad para captar las señales no verbales que regulan la alternancia. Asimismo, es posible que no sepan distinguir las pistas que el oyente transmite sobre la relevancia o el interés del tema elegido. Es probable que la persona con síndrome de Asperger hable sin parar sobre temas extraños y en excesivo detalle.
– Algunas personas con esta condición se sitúan demasiado cerca de su interlocutor, utilizan señales no verbales de forma equivocada y a destiempo y hablan en un tono de voz muy monótono.
– Puede costarles dar con el nivel de familiaridad correcto. A veces son excesivamente formales o, por el contrario, tratan a un total desconocido como si fuera un íntimo amigo.
 
Estrategias útiles
– Es posible que Graham necesite que se le enseñen en forma explícita las normas y convenciones que la mayoría capta de forma intuitiva. Por ejemplo, cómo saludar, cómo ceder el turno o finalizar la conversación y cómo determinar si el oyente tiene interés en el tema.
– En caso que a Graham le guste hablar una y otra vez sobre el mismo tema, se pueden poner límites sobre cuándo introducir el tema en la conversación. Por ejemplo, utilizando una señal - un gesto, una palabra o una frase “clave”.
– Es posible que Graham tenga que practicar ciertos modelos “convencionales” de conversación mientras se le corrige para que tome conciencia de las normas y las estrategias que aplican. Un marco como el que se propone en The Social Use of Language [El Uso Social de Lenguaje] (Rinaldi, NFER) puede ser útil a la hora de dividir en objetivos manejables las destrezas de la conversación. Merece la pena tener en cuenta que el estilo didáctico utilizado con mayor frecuencia por los profesores al dirigirse a la clase no es un buen modelo de conversación. 
– Es importante promover entre los compañeros de Graham un sentimiento de tolerancia y comprensión hacia él. Asimismo, animar a los demás niños a aproximarse a Graham, quizás dentro del contexto de actividades de clase estructuradas.
– Puede ser conveniente reducir el tiempo de contacto no estructurado con los compañeros ya que Graham tiende a funcionar mejor en actividades con algún tipo de estructura (por ejemplo en actividades formales grupales, educativas o lúdicas).
– Una manera de incrementar el nivel de contacto social a la vez que se proporciona cierta estructura es organizar juegos en los recreos para los niños más pequeños.
 
Integrarse en los grupos
 
Durante el recreo, lo único que Ranjit hace es pasear solo. En clase no soporta ser el centro de atención.
 
Claves de comprensión
– Los niños con síndrome de Asperger se suelen sentir perdidos o confundidos cuando tienen tiempo libre. El recreo y la hora de comer pueden ser especialmente estresantes debido a la informalidad y al bajo nivel de estructuración que conllevan estas situaciones. Esto puede conducir al aislamiento del chico con Asperger.
– Es posible que tengan dificultad para entender las normas flexibles, no escritas, que se dan en las actividades del patio de recreo. También les cuesta entender las “normas” que rigen las relaciones sociales con los demás.
– Algunos consideran que las exigencias para relacionarse con los demás son demasiado difíciles de superar – incluso en situaciones uno a uno - por lo que prefieren evitar o reducir al máximo estos espacios.
– Cuando no pueden evitar el contacto es posible que intenten controlar la interacción siguiendo rutinas muy rígidas o apegándose a temas de conversación específicos.
– Trabajar en grupos menos estructurados o tener que sentarse junto a un grupo grande de compañeros pueden ser experiencias que generen gran ansiedad en algunos muchachos con síndrome de Asperger.
– El hecho de evitar el contacto con los demás puede ser motivo de intimidación y abuso por parte de los compañeros. Algunos chicos son particularmente susceptibles a este tipo de bromas.
– Estos chicos pueden ser capaces de manejarse con la rutina del aula pero tienen mucha dificultad para participar en actividades que les sean menos familiares.
 
Estrategias útiles
– Si notamos que la hora del recreo resulta muy confusa o incómoda para Ranjit, es mejor proponer actividades más estructuradas para ocupar su tiempo.
– Se puede fomentar un ambiente más relajado y tolerante si los compañeros de Ranjit conocen sus dificultades y le brindan apoyo. Podrían conformarse grupos de apoyo e incluso consultar con el grupo de pares para desarrollar estrategias efectivas. Los “Círculos de Amigos” son una forma de apoyo que podría beneficiar no solo al alumno con síndrome de Asperger sino también a sus compañeros.
– Es posible que Ranjit necesite “desensibilizarse” ante las actividades grupales. Esto implicaría participar gradualmente en actividades con mayor nivel de contacto. Inicialmente trabajaríamos la tolerancia hacia la proximidad física. Seguidamente, aumentaríamos los niveles de contacto y colaboración. Para llevar a cabo actividades cooperativas es probable que se requiera mucha estructura y normas explícitas. Los jóvenes como Ranjit tienen grandes dificultades con la negociación intuitiva y la comprensión compartida que gobiernan estas situaciones.
– Es conveniente recordar que algunos jóvenes no quieren hacer amigos o pasar todo su tiempo en compañía de otras personas. Esto ha de ser respetado.
 
Entender a los demás
 
David no distingue cuándo la gente está bromeando y cuándo no. Tampoco se da cuenta cuándo sus profesores están realmente enfadados con él. Es como si no pudiese “leer” los sentimientos de las personas.
 
Claves de comprensión
– Al conversar con alguien, utilizamos una serie de señales no verbales para hacer llegar nuestros mensajes, como son la expresión facial, el lenguaje corporal o el contacto visual. Las personas con síndrome de Asperger tienen dificultad para entender estas señales.
– En oportunidades se les hace más fácil escuchar y entender a los demás eliminando las señales no verbales (por ejemplo, no mirando a su interlocutor). En esos casos es probable que no entiendan o malinterpreten las señales.
– Es posible que les sea difícil “ponerse en el lugar” de los demás, que no perciban lo que la otra persona está pensando o sintiendo o que no entiendan que alguien quiera únicamente gastar una broma.
– En ocasiones, una forma de ser aceptado socialmente es contar un chiste. Las personas con síndrome de Asperger tienen mucha dificultad a la hora de comprender los “dobles significados” que constituyen una parte esencial del humor.
– Para tratar de superar estas dificultades de comprensión, algunas personas con Asperger imponen normas muy rígidas en estas situaciones.
 
Estrategias útiles
– Ante problemas de esta índole, intentemos comunicarnos de forma clara y lo más calmadamente posible. Subir el tono de voz y utilizar expresiones o gestos forzados podría interferir con la comprensión. Es posible que David llegue a sentirse alarmado o sobrecargado por toda esta información adicional, que se distraiga y no consiga entender el mensaje que tratas de comunicar.
– No debemos aspirar que David “lea entre líneas”. Es necesario explicar exactamente lo que queremos decir, especialmente cuando se trate de comportamientos en situaciones sociales.
– Puede ser necesario enseñarle a David en base a situaciones concretas. Por ejemplo, cómo saber si alguien está bromeando (y no intentando intimidarle); cómo se puede sentir una persona en determinadas situaciones; cómo saber si alguien ha hecho algo “a propósito” (y no por accidente). David probablemente deberá repasar y entender estas situaciones en forma lógica o “siguiendo las reglas”, en lugar de intuitivamente, como la mayoría de nosotros.
– Los juegos y las actividades que requieran que David reflexione sobre el punto de vista de los demás podrían ser útiles, aunque los avances sean lentos y poco predecibles. Por cierto, siempre es importante plantear cómo aplicarían estas experiencias en el día a día.
– Puede ser necesario enseñar comportamientos determinados para situaciones concretas. Por ejemplo, cómo comportarse cuando alguien está enfadado.
 
Es probable que David tenga dificultad para responder de forma natural o intuitiva, pero se le puede enseñar qué hacer para evitar que las cosas empeoren. En realidad se trata de facilitarle un “guión”.
 
¿Qué hacer cuando se rompen las amistades?
 
Tom se enfada y se frustra tanto con los demás que le dan rabietas y se pone a pegar golpes.
 
Claves de comprensión
– Las personas con síndrome de Asperger se dan cuenta de sus propias dificultades y es posible que tengan muchas ganas de hacer amigos.
– Aunque vean a los demás conversando, probablemente no perciban las claves informales que acompañan a este tipo de “charla” social, generando frustración.
 
Claves de comprensión
– Esto puede ser más problemático en la adolescencia cuando las amistades se basan cada vez más en la empatía y en la comprensión mutua.
– Los recurrentes intentos fallidos de hacer amigos y las exigencias derivadas de tratar con la gente suelen ser muy estresantes para las personas con síndrome de Asperger, pudiendo desembocar en comportamientos agresivos.
– Los individuos con síndrome de Asperger no suelen tener mucha conciencia de sus propios sentimientos (de la misma forma en que tampoco son conscientes de los sentimientos de los demás). Aun cuando reconozcan sus propios sentimientos, es posible que no se den cuenta de cómo son percibidos por los demás.
 
Estrategias útiles
– Tom necesita que le ayudemos a percibir sus señales de alerta internas para anticiparse a las situaciones problemáticas. Puede ser útil facilitarle un “guión” o una lista de cosas que hacer cuando se enfade o estrese. Por ejemplo, estrategias que le ayuden a calmarse y/o a eludir la situación. Deberemos instarlo a utilizar estos “guiones”.
– Es imprescindible sensibilizar a los compañeros de Tom para que entiendan sus dificultades. También podemos involucrar a los compañeros en un sistema de apoyo más formal - como los “Círculos de amigos” - para contribuir con su aceptación. Además, sus propios compañeros pueden servir de modelos para el desarrollo de ciertas destrezas.
– Tom podría beneficiarse con sesiones de entrenamiento con un profesor específico y tener a alguien a quien contar su punto de vista.
– Es importante no olvidar el uso diario de las normas conductuales. Los niños y jóvenes como Tom agradecen normas explícitas y concretas y que éstas estén asociadas a recompensas establecidas de antemano.{mospagebreak}
 
¿Qué hacer para evitar las interrupciones?
 
William me interrumpe todo el tiempo, tanto cuando me dirijo a toda la clase como cuando me dirijo a alguien en específico.
 
Claves de comprensión
– Las personas con síndrome de Asperger tienen grandes dificultades para saber cuándo intervenir en las conversaciones. Es posible que no reconozcan las pausas y las señales sutiles que les invitan a participar.
– También es posible que desconozcan la forma de sumarse y participar en una conversación y cómo interactuar con los comentarios de sus interlocutores.
– Las personas con síndrome de Asperger pueden obsesionarse tanto con un tema o pensamiento específico que no pueden evitar compartirlo.
 
Estrategias útiles
– En situaciones grupales, utilizar un objeto - una piedra o una pelota, por ejemplo - estableciendo como norma que sólo la persona que lo sostenga tiene derecho a hablar.
– Explicarle a William que el momento de intervenir en una conversación es cuando se produce una pausa. Es posible que sea necesario practicar esta estrategia para identificar las pausas. Los vídeos de programas de televisión pueden ser recursos útiles en este entrenamiento.
– En caso que William continúe teniendo problemas para reconocer cuándo y cómo intervenir en la conversación, podría acordarse una señal a ser utilizada como forma de apoyo por sus interlocutores, ya sean sus compañeros o los adultos que le acompañan.
 
¿Qué hacer para evitar la descortesía?
 
A menudo Jordan se hace desagradable. Habla como si fuese un adulto, regañando a los demás niños.
 
Claves de comprensión
– Los niños con síndrome de Asperger suelen adquirir sus destrezas de lenguaje copiando el lenguaje que escuchan.
Esto no sólo incluye el lenguaje de los adultos, sino también la entonación y la actitud que adoptan al hablar.
– Muchas personas con síndrome de Asperger carecen de la comprensión intuitiva sobre las normas sociales y no entienden qué se espera de ellos en determinadas situaciones. Es posible que traten a los adultos como a sus compañeros de clase y viceversa.
 
Estrategias útiles
– Utilizar el “Círculo de Amigos” o recurso similar como un espacio de debate donde los compañeros puedan comentarle a Jordan cómo les afecta su lenguaje.
– Jordan necesitará oportunidades para observar cómo hablan e interactúan sus compañeros. Además deberá ensayar y poner a prueba las conductas observadas. El vídeo puede ser un buen recurso en caso que las situaciones “en vivo” sean demasiado estresantes para Jordan.
– Otra estrategia podría ser grabar a Jordan interactuando de forma incorrecta y revisar la grabación, remarcando la forma correcta de comportarse y dando pie a nuevas escenificaciones. Habrá que hacerlo con mucho cuidado para no dañar su autoestima.
 
Visto 35129 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA