IV Simposium Internacional sobre Autismo (Mayo 05)

  • Imprimir Amigable y PDF
Familia

En la celebración de la II Jornada del IV Simposium Internacional sobre Autismo, celebrado en Madrid entre los días 4 - 6 mayo 2005, se han tratado los aspectos psicológicos del autismo. La primera ponencia,"Evaluación Temprana en Autismo", ha sido impartida por Catherine Lord, catedrática de Psicología de la Universidad de Michigan (EE.UU), que ha explicado que el autismo se define por dificultades en tres áreas: la cualidad de la reciprocidad social, comunicación y comportamientos repetitivos y restringidos, así como comienzo antes de los 36 meses de edad.

 

 
Sin embargo, Lord ha dicho que "la forma en que comienza el cuadro antes de los 36 meses todavía no se ha determinado". La investigación que ha presentado sugiere que muchos niños que cumplen los criterios formales del autismo en edades posteriores "no mostrarán necesariamente dificultades en las tres áreas". En este trabajo clínico Lord se ha cuestionado si el autismo puede ser diagnosticado de forma fiable en niños de dos años de edad y si hay una razón para distinguir el autismo de otras definiciones más amplias incluidas dentro de los trastornos del espectro autista.

Para ello, esta investigación se ha centrado tanto en los comportamientos positivos (anormales) como negativos (la ausencia de anormalidad), y se ha llegado a la conclusión de que "es posible diagnosticar el autismo de forma fiable a los dos años. Sin embargo, existe mucha variabilidad, particularmente en los niños con diagnósticos realizados con menos certeza".

A continuación, ha intervenido Laura G. Klinger, catedrática del Departamento de Psicología de la Universidad de Alabama (EE.UU), con su ponencia "Alteraciones del aprendizaje implícito en Autismo: implicaciones para el diagnóstico y el tratamiento", en la que ha explicado que la comprensión de las alteraciones cognitivas en los trastornos del espectro autista (TEAs) es crucial para entender la relación entre las anomalías anatómicas encontradas en los TEAs y los síntomas conductuales.

Según ha señalado Klinger, una comprensión mayor de las diferencias fundamentales que se producen en el modo en que las personas con TEA piensan, en comparación con las personas que tienen un desarrollo normal, "puede ofrecernos claves para entender por qué estos sujetos exhiben los síntomas característicos de los TEAs, así como cuáles son las intervenciones más apropiadas para esta población".

Por ello ha explicado que "puesto que los síntomas conductuales de los TEAs están presentes al final del primer año de vida, las alteraciones cognitivas deben necesariamente estarlo también".

Finalmente, ha expuesto la evidencia de que las alteraciones del aprendizaje implícito podrían estar relacionadas con pobres habilidades sociales, de lenguaje y un incremento de las conductas repetitivas y restringidas. Mediante el empleo de modelos de aprendizaje de la discapacidad, ha argumentado que "estos hallazgos tienen importantes implicaciones de cara al tratamiento. Si el aprendizaje implícito se produce de forma más lenta en las personas con TEA que en aquellas con desarrollo normal, el aumento de la sapiencia y la frecuencia de la información que debe ser aprendida sería más efectiva".

El catedrático de Psicología y director del Centro de Autismo y Alteraciones relacionadas de la Universidad de Miami (EE.UU), Peter Mundy, ha ofrecido una ponencia titulada "Atención conjunta y Autismo: teoría, evaluación y neurodesarrollo", en la que ha explicado que un aspecto fundamental de los déficits sociales del Autismo implica la alteración en las habilidades de atención conjunta y de orientación social. Mundy ha sostenido que la atención conjunta emerge en un momento muy temprano del desarrollo y se refiere a la capacidad para seguir la dirección de la mirada y los gestos de señalar de los otros, o a compartir de forma espontánea experiencias sobre un objeto con los otros mediante el uso del contacto ocular, mostrando o señalando. "Puesto que las alteraciones de la atención conjunta constituyen un aspecto fundamental en el Autismo, la investigación de los sistemas neurales implicados en la misma podría ayudarnos a comprender la naturaleza de este trastorno".

Además, este catedrático de Psicología ha esbozado una teoría que sugiere que la atención conjunta refleja la integración de, al menos, dos sistemas: a) Un sistema de atención social que procesa la información sobre otra gente y que es soportada por regiones parietales y temporales cerebrales y b) Un sistema de auto-atención que procesa y monitoriza la información del comportamiento social de uno mismo, mediatizado por los áreas frontales dorsal y medial del cerebro (por ejemplo, el cingulado anterior).

Esta teoría propone que el papel del córtex frontal y del cingulado anterior en la regulación de la atención y en la división de la atención en múltiples canales, especialmente en la integración de la atención de uno mismo y la de otro, podría ser fundamental en la naturaleza del Autismo. Juan Martos, profesor del Departamento de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid, ha tratado sobre "Las Manifestaciones tempranas del trastorno Autista". Según Martos, desde los primeros escritos de Leo Kanner (1943) y Hans Asperger (1944) sobre el autismo, ha existido un gran interés entre la comunidad científica en identificar cuál era el déficit o conjunto de déficits que subyacen al enigmático síndrome autista. "La búsqueda de la teoría explicativa del cuadro ha constituido una de las grandes preocupaciones de los grandes centros de investigación del autismo, para lo cual han desarrollado una estrategia de investigación basada en la definición de los "déficits" del Autismo, soslayando el carácter evolutivo del trastorno".

En opinión de Martos, una estrategia evolutiva de investigación "nos aportaría una visión dinámica del cuadro, que abarca desde las primeras manifestaciones hasta la definición de la conducta Autista en la edad adulta". "Por el momento", ha dicho, "la investigación neurobiológica no ha permitido encontrar un marcador no-conductual del trastorno, por lo que en este sentido nuestros esfuerzos han de centrarse en las primeras manifestaciones conductuales". La identificación de estos primeros comportamientos tiene importantes implicaciones tanto teóricas como prácticas. "Una de las más importantes sería la de desarrollar protocolos de screenings de forma que permitan identificar el cuadro para la puesta en práctica de programas de intervención ajustados a las necesidades", ha concluido.

Eileen Hopkins, directora de nacional de la Sociedad de Autismo del Reino Unido, con la ponencia "Adultos con TEA, ajustando los servicios a una necesidad creciente :la perspectiva del Reino Unido", ha hablado del Trastorno de Espectro Autista en ese país, y Theo Peeters, director del centro de Autismo Opleidings de Bélgica, en su ponencia "Padres y profesionales: colaboración!colaboración?" ha destacado la importancia de tener un diagnóstico, evaluación y orientaciones educativas individualizadas a la edad más temprana posible.

Según Peeters, los profesionales deberían ser más conscientes de qué supone tener un hijo con Autismo en casa y, por otro lado, también los padres deberían tener mejor información acerca de las frustraciones de los profesionales. "Una mejor información recíproca nos llevaría a mejorar la comprensión y las actitudes entre ellos y, de esta forma, tener una mejor colaboración. Estos y otros aspectos deberían ser incluidos en todos los cursos de especialización en los trastornos del espectro autista".

El Simposium Internacional sobre Autismo aborda los aspectos psicológicos
uente: Solidaridad Digit@l>
Madrid-06/05/2005

 
Visto 19495 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

banner concurso2017

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA