¿Qué hay en un nombre? El desordenado mundo de las etiquetas de los TGD

  • Imprimir Amigable y PDF

“Trastorno autista”, “Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD)”, “El síndrome de Asperger”, “Autismo Infantil”. Estos son sólo unas pocas de las muchas etiquetas que se ven comúnmente y que a veces se usan erróneamente en el mundo del autismo y trastornos del desarrollo relacionados. Algunas de estas etiquetas son etiquetas de diagnósticos reales, mientras que otras son ”no-oficiales” o términos ”populares”con un significado menos preciso.

 
A los padres, estos miles de etiquetas les pueden causar una gran confusión. ¿Se refieren etiquetas como ”autismo”, ”autismo infantil” y ”trastorno autista” al mismo trastorno? ¿Existen matices que diferencian un trastorno del otro? ¿Cómo se relaciona el trastorno generalizado del desarrollo no especificado (TGD-NE) con el autismo? ¿Debería el tratamiento y educación de un niño con TGD-NE ser diferente de aquel que esté diagnosticado con trastorno autista?

 

La práctica común de clasificar a los niños como ”levemente”, ”moderadamente” o “profundamente” autista es también confusa. ¿Tiene la severidad alguna implicación con respecto a los tratamientos y resultados? Estos son el tipo de preguntas que necesitan ser contestadas en vuestra búsqueda de información y ayuda para vuestro hijo.

 

Categorías diagnósticas
Aunque pueda llegar a resultar un tanto intimidante al leerlo, el lugar esencial para comenzar a desenredar esta telaraña de etiquetas es en la cuarta edición del Manual Diagnóstico y estadístico de desórdenes mentales (DSM-IV,1994) de la asociación psiquiátrica americana. Los profesionales cualificados, usan las pautas del DSM-IV cuando diagnostican a los niños. El DSM-IV describe una clase de desórdenes denominada ”trastornos generalizados del desarrollo” bajo las cuales se encuentran cinco categorías diagnósticas:

 

• Trastorno autista
• Trastorno de Asperger
• Trastorno generalizado del desarrollo no específico (TGD-NE)
• Trastorno desintegrativo infantil
• Trastorno de Rett

 

Noten que no existe un diagnóstico particular de ”TGD”. Esta ha sido una fuente de gran confusión, ya que la etiqueta TGD se trata regularmente y se aplica a niños. Pero, de hecho, TGD es simplemente el paraguas bajo el cual se incluyen los cinco trastornos mencionados anteriormente.

 

Una mejor forma de pensar.

Es útil entender la relación que tienen entre sí los cinco trastornos. En un trabajo de 1997 patrocinado por los departamentos de educación de California y servicios del desarrollo, que apuntaban hacia mejores prácticas en el campo del autismo, los autores utilizaron el término ”trastornos de espectro autista”(en inglés, ”autistic spectrum disorders” ASD) para referirse a los cinco trastornos clasificados en el DSM-IV:

 

“El término ‘espectro’, usado en el contexto de ASD, sugiere un conjunto de características o actividades relacionadas entre ellas... Los trastornos de espectro autista implican una clase de trastornos del desarrollo que están relacionados y que se superponen pero que son clínicamente distintos y se diagnostican de forma independiente. Estos trastornos se superponen de forma que comparten una parte de sus rasgos clínicos... Se asume que con una evaluación cuidadosa, los trastornos generalizados del desarrollo se pueden diagnosticar diferencialmente”. (Del libro ”Best practices for designing and Delivering Effective Programs for Individuals with Autistic Spectrum Disorders, pg. 17").

 

El término ASD hace ver con más claridad que los cinco trastornos generalizados del desarrollo comparten importantes aspectos similares, a pesar de ciertas diferencias en el área afectada (p.e., lenguaje, cognitiva, etc.) o en el grado relativo del daño (p.e. leve o severo). Sin embargo, un denominador común importante a través de los TGD es la presencia de una alteración significativa en la habilidad del niño para relacionarse con los demás. Esta alteración, que puede estar presente en distintos niveles de intensidad, tiene implicaciones importantes en la habilidad del niño para aprender sobre el medio ambiente.

 

Autores: Richard Irvin y Beth Curry, del Connecticut Families for Effective Autism Treatment. Aquí se presenta la Introducción. 
(Traducción: Alejandra Esquivias)
Publicado en Paso-a-Paso, Vol. 14 No. 1

Visto 29044 veces
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Banner Cirdis2016 291x86

Concurso a partir del 22Mayo (1)

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Integración escolar de los niños con Necesidades Educativas Especiales

 
¿Y qué es trabajar con amor?
Es poner en todo lo que hagas un soplo de tu alma

Gibran Khalil Gibran.

 La experiencia de convivir con los niños y las niñas, nos ofrece la oportunidad de poder observar las cosas de una manera diferente. Cuando nos encontramos con un niño o una niña feliz, los grandes problemas se hacen pequeños, el tiempo no existe, cuando sonríen es tan espontáneo y contagioso, que nos alegra a tal grado que participamos de su mundo mágico.

 
En general, los niños son seres dinámicos, quienes en forma espontánea y dada su propia actividad física y mental, son capaces de obtener del ambiente los elementos necesarios para lograr el conocimiento de ese medio y a la vez lograr su propia integración a dicho medio. Ellos se enfrentan con entusiasmo a las diferentes dificultades que tienen que ir superando en el área del lenjuage ó motora gruesa, por nombrar algunas y por selección y repetición realizan un verdadero aprendizaje. No rehusan el esfuerzo a realizar y el éxito es su mejor recompensa.

 

banner cirdis

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • ExcelsiorGama
  • DHL
  • Bancaribe
  • Banesco
  • Proquim,CA